Archivo por días: 23 octubre, 2014

Esposos avispados. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 12, 54-59

EVANGELIO
Si sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente?

Lectura del santo evangelio según san Lucas 12, 54-59
En aquel tiempo, decía Jesús a la gente:
-«Cuando veis subir una nube por el poniente, decís en seguida: “Chaparrón tenemos”, y así sucede. Cuando sopla el sur, decís: “Va a hacer bochorno”, y lo hace.
Hipócritas: si sabéis interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente? ¿Cómo no sabéis juzgar vosotros mismos lo que se debe hacer?
Cuando te diriges al tribunal con el que te pone pleito, haz lo posible por llegar a un acuerdo con él, mientras vais de camino; no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y el guardia te meta en la cárcel.
Te digo que no saldrás de allí hasta que no pagues el último céntimo. »

Palabra del Señor.

Esposos avispados.

Jesús en cierto modo nos regaña. ¿Cómo somos tan inteligentes y avispados para tantas cosas y se nos pasan algunas obviedades que Dios nos muestra?
¿No nos damos cuenta de que todo lo que está sucediendo es porque hemos sacado a Dios de nuestra vida? Familias que se rompen, corrupción, atentados contra la vida, crisis económica que proviene de una crisis moral…

¿En qué queda la solidaridad, la paz, la igualdad que tanto proclama esta sociedad? Sin Dios, todos estos valores quedan vacíos. No puede haber solidaridad si no hay entrega de sí, no puede haber paz si no se sufre por los demás, no puede haber igualdad si queremos ser los primeros, imponernos a los demás, competir, si no somos humildes, si no consideramos que tenemos un mismo Padre que nos ama de igual manera.

Los verdaderos valores o mejor, las verdaderas virtudes, son las que Dios establece, no las que nos inventamos, y se aprenden en la familia. ¿Qué hace que el ser humano aprenda a entregarse? Vivir en una familia, el lugar donde hay una entrega desinteresada. ¿Cómo se consigue la paz? Experimentando la fuerza de la cruz. La entrega por obediencia a Dios (en la indisolubilidad, por ejemplo), y de ésta deben ser testigos los esposos. ¿Dónde se experimenta la igualdad? En que los esposos son un igual el uno para el otro, y en que los hijos son iguales ante sus padres y reciben el mismo amor y la misma entrega. Así se aprenden las verdaderas virtudes, siempre y cuando sepamos los padres ser imagen de Dios para nuestros hijos y ayudemos a nuestros hijos a ¡practicarlas!.

El hombre mira a la mujer, y en su cuerpo observa que está preparada para su entrega a ella. Dios la ha creado así. Y la mujer ve al hombre y observa igualmente en su cuerpo que está preparado para acogerle. En realidad, es un acto de entrega mutua. De esto habla San Juan Pablo II largo y tendido en sus catequesis sobre el Amor Humano. Le llama la “Teología del Cuerpo”, porque observando el cuerpo descubrimos las intenciones del Creador, su voluntad. Y del amor de ambos, surge la vida.

Esto lleva a San Juan Pablo II a interpretar que, como además somos “personas” (a imagen de Dios), es decir, criaturas a los que Dios ama por sí mismas (por tanto únicos e irrepetibles) y con capacidad para donarse libremente, es válido pensar que Dios ha puesto a esta esposa y a este esposo, concretamente a él-ella para que nos donemos el uno al otro. Esta es la voluntad de Dios, esta es la semejanza entre nuestra entrega conyugal y la de Cristo en la cruz. O dicho de otra forma, esta es nuestra cruz que nos permite colaborar con Cristo en la redención mutua. El resultado, es (unidos a Cristo) la paz (Mi paz os dejo). Esto es lo que tienen que aprender nuestros hijos. Después, podremos hablar en serio de alcanzar la paz del mundo.

Oramos por los frutos del sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__