Archivo por días: 7 febrero, 2017

La herencia. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 7, 1-13

EVANGELIO
Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 7, 1-13
En aquel tiempo, se reunieron junto a Jesús los fariseos y algunos escribas venidos de Jerusalén; y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. (Pues los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos, restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas).
Y los fariseos y los escribas le preguntaron:
«¿Por qué no caminan tus discípulos según las tradiciones de los mayores y comen el pan con manos impuras?».
Él les contestó:
«Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito:
“Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos.”
Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres».
Y añadió:
«Anuláis el mandamiento de Dios por mantener vuestra tradición. Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre” y “el que maldiga a su padre o a su madre es reo de muerte”. Pero vosotros decís: “Si uno le dice a su padre o a la madre: los bienes con que podría ayudarte son ‘corbán’, es decir, ofrenda sagrada”, ya no le permitís hacer nada por su padre o por su madre, invalidando la palabra de Dios con esa tradición que os trasmitís; y hacéis otras muchas cosas semejantes».
Palabra del Señor.

La herencia.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Lo único que deberíamos transmitir los padres a nuestros hijos y los esposos a nuestro alrededor, es la imagen de Dios. ¿Me lo he planteado? Por ejemplo ayer ¿En qué actos he comunicado a imagen de Dios?. Él nos ha puesto como administradores temporales de Su paternidad divina, como modelo de relación de amor. Y efectivamente, la imagen de Dios que llevamos inscrita en nosotros como un don de Dios, se la transmitimos a nuestros hijos, lo cual es un misterio inmenso, porque todos la llevamos inscrita. Pero nosotros también ponemos nuestras leyes en sustitución de las de Dios, y es ahí donde estamos transmitiendo una imagen falseada y no completa de la Verdad, que ellos heredan.

Según nuestra experiencia en el trabajo con matrimonios en crisis, cuando unos padres enseñan a sus hijos comportamientos contrarios a las leyes de Dios, por ejemplo, hijos de padres divorciados, éstos lo tienen luego mucho más difícil para mantener un matrimonio indisoluble. Parece que están casi “condenados” a caer en la misma falta que sus padres y tienen que hacer un esfuerzo ímprobo para superar la mala herencia recibida. Por eso es importante lo que nos dice San Juan Pablo II. Él nos habla del ‘camino hacia una pureza de corazón, que le es posible (a cada uno de nosotros) y accesible también en la situación de estado hereditario de pecado. Esta es la pureza del “hombre de la concupiscencia” que, sin embargo, está inspirado por la palabra del Evangelio y abierto a la “vida según el Espíritu”’.

Nuestra responsabilidad hacia nuestros hijos es enorme, y hacia los esposos de nuestro entorno y hacia los hijos de nuestros hijos… de generación en generación. Podemos influir para bien o para mal en ellos. Depende de si elegimos estar inspirados por la palabra del Evangelio y abiertos a la vida según el Espíritu o no.

Madre,
A veces no soy consciente de hasta dónde puede llegar la onda expansiva del mal que cometo. Hoy en día se defiende el “que cada uno haga lo que quiera”, como si no afectase a nadie más. Pero afecta y mucho. Por eso, Madre, quiero pedirte especialmente fuerzas para trabajar esa pureza del corazón y así descubrir en mí y transmitir a los demás, la bella imagen de Dios. Te lo pedimos, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.