Archivo por días: 2 septiembre, 2016

¡¡Chapeau!! Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 5, 33-39

EVANGELIO
Les arrebatarán al esposo, y entonces ayunarán

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 5, 33-39
En aquel tiempo, los fariseos y los escribas dijeron a Jesús:
«Los discípulos de Juan ayunan a menudo y oran, y los de los fariseos también; en cambio, los tuyos, a comer y a beber».
Jesús les dijo:
-«¿Acaso podéis hacer ayunar a los invitados a la boda mientras el esposo está con ellos? Llegarán días en que les arrebatarán al esposo, entonces ayunarán en aquellos días».
Les dijo también una parábola:
«Nadie recorta una pieza de un manto nuevo para ponérsela a un manto viejo; porque, si lo hace, el nuevo se rompe y al viejo no le cuadra la pieza del nuevo.
Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque , si lo hace, el vino nuevo reventará los odres y se derramará, y los odres se estropearán.
A vino nuevo, odres nuevos.
Nadie que cate vino añejo quiere del nuevo, pues dirá: ” El añejo es mejor”».

Palabra del Señor.

¡¡Chapeau!!
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús nos trae la buena nueva del Evangelio, pero su mensaje no consiste en romper con lo revelado por el Padre a través de los profetas, sino en volver al principio y llevarlo a su plenitud.

Cualquier planteamiento “moderno” de tipo rupturista, que desprecia todo lo revelado y que se ha construido durante muchos siglos con el esfuerzo de muchas generaciones, como puede ser el matrimonio y la familia, es como el paño nuevo que lo intentas encajar con el resto de las cosas de la vida, y no cuadra por ningún sitio.

Claro que, el que ha probado el vino añejo, no quiere otra cosa, porque no es comparable ni de lejos. He probado el vino del sacramento del matrimonio, viviéndolo como Dios lo creó y ya no quiero otra cosa. Es verdad que sigo empañándolo con mis orgullos, vanidades y egoísmos, pero lo he probado y sólo puedo descubrirme ante el Señor y decirle: ¡¡Chapeau!! Menuda obra hermosa que has creado para nosotros, los esposos.

Quien saborea, aunque sea parcialmente el amor verdadero, no quiere otra cosa. Qué dolor tan profundo saber de tantos esposos que no luchan y se lo pierden.

Así que, hoy (cuando lo leas será ayer día uno) celebramos con gran gozo nuestro 26 aniversario de bodas. Es día de no ayunar, porque estamos con el Esposo (Cristo), festejando este inmenso don que hemos recibido. No ayunar no significa relajarse y darse gustos, pues para mantenerse junto al Esposo en nuestra vocación conyugal, son necesarios muchos sacrificios y mucha oración, pero mientras estamos con Él un día tan grande como este, sólo podemos celebrarlo y decirle juntos: Alabado seas Señor, por siempre. Gloria a ti Señor.

Madre:
Gracias por guiarnos, por acompañarnos, por amarnos tanto. Como dice el Papa Francisco, contigo, los cristianos no tenemos derecho a sentirnos huérfanos. Gracias Madre.