Archivo por días: 16 octubre, 2015

Un lugar común para lo auténtico. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 12, 1-7

EVANGELIO
Hasta los pelos de vuestra cabeza están contados

Lectura del santo evangelio según san Lucas 12, 1-7
En aquel tiempo, miles y miles de personas se agolpaban hasta pisarse unos a otros.
Jesús empezó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos:
-«Cuidado con la levadura de los fariseos, o sea, con su hipocresía.
Nada hay cubierto que no llegue a descubrirse, nada hay escondido que no llegue a saberse.
Por eso, lo que digáis de noche se repetirá a pleno día, y lo que digáis al oído en el sótano se pregonará desde la azotea.
A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden hacer más.
Os voy a decir a quién tenéis que temer: temed al que tiene poder para matar y después echar al infierno. A éste tenéis que temer, os lo digo yo.
¿No se venden cinco gorriones por dos cuartos? Pues ni de uno solo se olvida Dios.
Hasta los pelos de vuestra cabeza están contados.
Por lo tanto, no tengáis miedo: no hay comparación entre vosotros y los gorriones.»

Palabra del Señor.

Un lugar común para lo auténtico.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús es muy claro sobre lo detestable que es la hipocresía, y nos hace ver que además es absurda, porque todo llegará a saberse. El único juicio es el de Dios que lo ve todo. Aquello de lo que nos avergonzamos, se sabrá.

La hipocresía es un auto engaño, en que uno se acostumbra a presentarse ante los demás mejor de lo que es. El problema tiene dos vertientes, por un lado el problema de la falta de autenticidad, que lleva a la desconfianza: (CIC 2469 “Los hombres no podrían vivir juntos si no tuvieran confianza recíproca, es decir, si no se manifestasen la verdad” (S. Tomás de Aquino, s. th. 2-2, 109, 3 ad 1) y por otro la injusticia que se comete con los demás: En justicia, “un hombre debe honestamente a otro la manifestación de la verdad” (S. Tomás de Aquino, s. th. 2-2, 109, 3)

Por tanto, entre los esposos, no presentarnos el uno ante el otro tal como somos, provoca una desconfianza recíproca que impide la comunión, y además no se le da al esposo el derecho que tiene a vivir con la persona que eligió para amar, tal como es.

Hay esposos que se piensan que no mostrándose toda su verdad, protegen su relación. Nosotros creemos que esto no es cierto. Más bien al contrario, se impide la convivencia, la ayuda mutua, la construcción de una intimidad común. Qué pérdida de tiempo, qué matrimonio más infructuoso el que se esconde su verdad.

Ya lo dice el Señor, no tengas miedo del esposo que puede no comprenderte o “regañarte” o echarte en cara… quizás hasta nos lo merezcamos. Lo importante es luchar contra el que “tiene poder para matar y después echar al infierno”. ¿No dijo Dios que somos una ayuda mutua? No tanto para hacer las camas, que también, sino para avanzar en nuestro camino espiritual hacia Él.

Dos esposos que apuestan por la santidad, por hacerse uno con el Señor, que colaboran en su camino de purificación. Como dice San Juan Pablo (Cat. 3/12/80), cuando se conecta con la profundidad del ser, ahí no cabe la concupiscencia. Es nuestra solución, conectarnos en una intimidad profunda, donde veamos toda nuestra belleza y fragilidad. Tal como Dios nos ve. Ahí, entre los dos y con la ayuda del Señor, encontraremos el amor auténtico.

Oramos especialmente por el sínodo:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/