Archivo por días: 8 octubre, 2015

Pedimos mali o male o mala. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 5-13

EVANGELIO
Pedid y se os dará

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11, 5-13
En aquel tiempo, dijo Jesús a los discípulos:
-«Si alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche para decirle:
“Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle.”
Y, desde dentro, el otro le responde:
“No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos.”
Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite.
Pues así os digo a vosotros:
Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca halla, y al que llama se le abre.
¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra?
¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?
Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden? »
Palabra del Señor.

Pedimos mali o male o mala.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

En la relación de pedir y dar, los que pedimos somos nosotros y el que da es Dios. Si alguno de los dos no hace lo correcto en esta relación, evidentemente somos los que pedimos, porque el Padre es bueno y fiel. A este respecto, dice San Cirilo: ‘Las palabras “así os digo (pedid y se os dará…)”, tienen fuerza de juramento, porque Dios no miente. Siempre que afirma a sus oyentes alguna cosa con juramento, manifiesta la pequeñez inexcusable de nuestra fe.’

Pedimos mal:
Dice San Agustín que “Cuando nuestra oración no es escuchada es porque pedimos aut mali, aut male, aut mala. Mali, porque somos malos y no estamos bien dispuestos para la petición. Male, porque pedimos mal, con poca fe o sin perseverancia, o con poca humildad. Mala, porque pedimos cosas malas, o van a resultar, por alguna razón, no convenientes para nosotros”. (La ciudad de Dios, 20, 22).

Por tanto, la 1ª cuestión es ¿Estamos bien dispuestos? ¿Estamos en gracia de Dios? ¿Nos hemos confesado? Si hemos levantado un muro entre Dios y nosotros ¿Cómo pretendemos que nos escuche?. ¿Estamos respondiendo a nuestra vocación, a Su llamada? Si no intentamos responderle ¿Pretendemos que Él nos responda?.

La 2ª cuestión es ¿Cómo pedir bien?. Crisóstomo dice que: pedir es orar; buscar se refiere a hacerlo con interés, con detenimiento como el que busca un brillante perdido; y llamar, alude a una puerta cerrada, lo que significa que es necesaria la insistencia, para que pidamos encarecidamente.

La perseverancia es fidelidad. El Padre nos escucha y nos comprende. Pero Él además ve nuestro futuro, el plan que tiene para nosotros. Entonces ¿Estoy dispuesto a serle fiel? Se es fiel cuando se mantiene un compromiso para siempre, en cualquier situación. Él no nos va a fallar. Si le conocemos algo sabremos que su corazón sólo puede darnos cosas buenas. Todo lo que me dé es mejor de lo que podríamos pedir, porque Él sabe más.

Pensemos en Zacarías e Isabel. Pedían un hijo y no llegaba. Después de muchos muchos años, cuando ya tenían que haber tirado la toalla, ellos seguían con su petición. Seguramente no entenderían por qué Dios no respondía. En su vejez, Isabel concibió ni más ni menos que a Juan el Bautista. “el mayor hombre nacido de mujer” según palabras de Cristo. ¿Qué mejor don?.

No es lo mismo valorar las cosas desde la perspectiva de este mundo pasajero que desde la perspectiva de la vida eterna. Lo peor que me puede pasar es la muerte, y Dios ve nuestra muerte como el abrazo con Jesús. Visto así ¿Quién no desea ese abrazo?.

Esposos: Además no olvidemos el “cuando dos o más se reúnan en mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos”. Los esposos orando juntos, tienen mucha fuerza. Recordemos que Él está en el Sacramento matrimonial que nos une.

La 3ª cuestión es qué pedir:
‘Cuando oramos valientemente, el Señor nos da la gracia, e incluso se da a sí mismo en la gracia: el Espíritu Santo, es decir, ¡a sí mismo! Nunca el Señor da o envía una gracia por correo: ¡nunca!
¡La lleva Él mismo! ¡Él es la gracia! Lo que pedimos es un poco como el papel en que se envuelve la gracia. Pero la verdadera gracia es Él que viene a traérmela. Es Él. Nuestra oración, si es valiente, recibe lo que pedimos, pero también aquello que es lo más importante: al Señor.’ (Cf. S.S. Francisco, 10 de octubre 2013, homilía en Santa Marta).

Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida. Si pedimos el Pan de Vida (el Esposo que nos entrega su cuerpo), busco el Camino (vocación de esposos en el Esposo), y llamamos a la puerta de la Verdad (Nuestra comunión con Él que es la Verdad), pedimos lo mejor ¿No os parece?.

Pedid, buscad y llamad, pero ninguna de estas tres cosas con tibieza. Siempre con confianza. Cualquier petición debería acabar con las palabras “Pero “hágase tu voluntad” (como Cristo en Getsemaní); “Lo que tú quieras, como tú quieras, cuando tú quieras” (Como Madre Maravillas de Jesús); “Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío”.

Oramos especialmente por el sínodo:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/