Un ¡Ay! de Dios. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 42-46

¡Ay de vosotros esposos que cumplís vuestras tareas pero no os esforzáis por amar como Dios ama! Pero un corazón contrito y humillado, el Señor no lo desprecia.

EVANGELIO

¡Ay de vosotros, fariseos! ¡Ay de vosotros también, maestros de la Ley!
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 11, 42-46

En aquel tiempo, dijo el Señor:
«¡Ay de vosotros, fariseos, que pagáis el diezmo de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de hortalizas, mientras pasáis por alto el derecho y el amor de Dios!
Esto es lo que había que practicar, sin descuidar aquello.
¡Ay de vosotros, fariseos, que os encantan los asientos de honor en las sinagogas y los saludos en las plazas!
¡Ay de vosotros, que sois como tumbas no señaladas, que la gente pisa sin saberlo!».
Le replicó un maestro de la Ley:
«Maestro, diciendo eso nos ofendes también a nosotros».
Jesús replicó:
«¡Ay de vosotros también, maestros de la ley, que cargáis a los hombres cargas insoportables, mientras vosotros no tocáis las cargas ni con uno de vuestros dedos!».

Palabra del Señor.
Notas: Próximas misiones.

  • Anuncios en Sevilla:
    • Viernes 19 de octubre 20:30 h. Parroquia de San Sebastián (Salón San Juan Pablo II)
    • Sábado 20 de octubre 18:30 h. Parroquia Santiago el Mayor. Calle Ponce de León s/n. 41710 Utrera (Sevilla)
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana). Infórmate aquí: http://wp.me/p6AdRz-1mY
  • Anuncios en Madrid noviembre:
    • Viernes 16 a las 20h en San Jorge
    • Fuenlabrada: Domingo 18 a las 18:30 en San Esteban Protomártir
    • Martes 20 a las 20:30h en San Juan Crisóstomo
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)
  • Ver más en http://proyectoamorconyugal.es/misiones-y-noticias/

Un ¡Ay! de Dios.

Destacar mis pequeños gestos y pasar por alto lo grave, ir de bueno y honorable, arrastrar a los demás hacia la muerte y ser muy exigente con los demás, son las 4 cosas que merecen un ¡Ay! de Jesús. Un ¡Ay! de Dios, no es nada bueno… Voy a tener que tomarme mi vida en serio.

Aterrizado a la vida matrimonial:

De Jesús a los esposos: ¡Ay de vosotros que cumplís vuestras tareas pero no os esforzáis por acogeros tal como sois, ni os entregáis el uno al otro, encerrándoos en vuestro dolor! ¡Ay de vosotros que os encanta quedar bien ante los demás y no guardáis esos gestos de cariño y esas sonrisas amplias para vuestros esposos en casa! ¡Ay de vosotros que os ponéis la zancadilla en actitud de oposición mutua o despreciándoos mutuamente para haceros caer! ¡Ay de vosotros que os creéis mejores y exigís al esposo la perfección, pero no hacéis nada por amar como Dios ama, con misericordia, con humildad y mansedumbre!
Esposos: Señor, perdóname porque soy un pecador.
De Jesús a los esposos: Un corazón contrito y humillado, el Padre no lo desprecia. Anda y no pequéis más.

Madre,

Estamos muy pendientes de las cosas pequeñas y no estamos siendo fieles a la vocación a la que Dios nos ha llamado: El matrimonio. Es nuestra manera concreta de responder al Amor de Dios. Necesitamos mucha ayuda, Madre. Querida Madre, no nos dejes que perezcamos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Un pensamiento en “Un ¡Ay! de Dios. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 42-46

  1. Petry

    ¡Los “ay” del Señor!…
    ¡Hoy, el Señor está fino conmigo!
    Digo conmigo porque tanto en la 1ra lectura de S. Pablo a los Gálatas, como en el evangelio de Luc 11, Jesús me está haciendo señas, como a cónyuge, para que no me desvíe de la senda…
    Es muy fácil y más cómodo “cargar fardos al otro”…. Fácil, porque vemos cómo deben hacerse las cosas para que el matrimonio funcione cristianamente(cómo debería hacerse entre hermanos, no sólo entre cónyuges)… Y, más cómodo, porque el peso de esa carga no recae sobre nuestros hombros y, aunque sepamos que duele su peso, no lo experimentamos sobre nosotros…

    ¡MADRE, cuánto tenemos que aprender de TI y de JESÚS, échanos una vez más TUS Y SUS BENDITAS MANOS!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *