Archivo de la etiqueta: palabra

3 tentaciones, 3 fuentes y 3 armas. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 4, 1-11

EVANGELIO
Jesús ayuna cuarenta días y es tentado
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 4, 1-11

En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre.
El tentador se le acercó y le dijo:
« Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes».
Pero él le contestó:
«Está escrito: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”».
Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso en el alero del templo y le dijo:
«Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: «Ha dado órdenes a sus ángeles acerca de ti y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras”».
Jesús le dijo:
«También está escrito: “No tentarás al Señor, tu Dios”».
De nuevo el diablo lo llevó a una monte altísimo y le mostró los reinos del mundo y su gloria, y le dijo:
«Todo esto te daré, si te postras y me adoras».
Entonces le dijo Jesús:
«Vete, Satanás, porque está escrito: “Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto”».
Entonces lo dejó el diablo, y he aquí que se acercaron los ángeles y lo servían.

Palabra del Señor.

3 tentaciones, 3 fuentes y 3 armas.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Espíritu no se equivocó llevando a Cristo al desierto para ser tentado. Es en las tentaciones donde superamos las pruebas en las que demostramos que elegimos a Dios sobre todas las cosas. Si hay tentaciones es porque proceden de algún sitio: Del mundo, del Demonio o de la Carne. Son las tres fuentes de tentaciones. En última instancia, el Demonio está detrás de todas ellas. Son las mismas tentaciones que recibe Jesús: Una que procede de una necesidad corporal, otra en la que el Demonio le incita a desviarse de su vocación de Salvador como Siervo de Dios, recurriendo a su condición Divina, y una tercera en la que se le ofrece el poder sobre el mundo.

Éstas mismas tres, son las que atentan contra nuestro matrimonio: Las pasiones y deseos desordenados (fundamentalmente mediante el deseo sexual), el afán por las cosas del mundo que absorben nuestras ilusiones y aspiraciones (El poder, las riquezas, los triunfos, la imagen personal…), y los engaños del Demonio que intenta desviarnos también de nuestra vocación (La búsqueda de la felicidad fuera de nuestro matrimonio, incluso la búsqueda de Dios fuera de nuestra vocación).

Para superar las tentaciones, tenemos fundamentalmente tres armas: La Palabra, la oración y el sacrificio. La Palabra es la revelación a través de la que educamos nuestras conciencias para tener clara la voluntad de Dios en cada momento y saber cómo Dios pensó el matrimonio. La oración y los sacramentos que nos dan la gracia y el poder para superarlas. Y el sacrificio, la renuncia que me ayuda en el autodominio que me libera de las pasiones y deseos desordenados.

Estas tres armas son las que utilizamos en Proyecto Amor Conyugal para construir un matrimonio verdadero, sobre roca.

Madre,
Qué poco nos gustan las tentaciones, porque nos muestran nuestra debilidad, pero tenemos que aprender a verlas también como oportunidades para demostrar que amamos a Dios y a nuestro esposo. Sólo en los momentos de tentación, tenemos oportunidad de amar de verdad. Tengo que tomarme más en serio esa lucha contra las tentaciones, porque es donde me lo juego todo. Cuento con Tu ayuda, Madre. Amén.

Abrir las puertas a la Gracia. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 47-54

EVANGELIO
Se le pedirá cuenta de la sangre de los profetas, desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 11, 47-54
En aquel tiempo, dijo el Señor:
-« ¡Ay de vosotros, que edificáis mausoleos a los profetas, a quienes mataron vuestros padres!
Así sois testigos de lo que hicieron vuestros padres, y lo aprobáis; porque ellos los mataron, y vosotros les edificáis mausoleos.
Por eso dijo la Sabiduría de Dios: “Les enviaré profetas y apóstoles: a algunos de ellos los matarán y perseguirán”; y así a esta generación se le pedirá cuenta de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo; desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que pereció entre el altar y el santuario.
Sí, os lo repito: se le pedirá cuenta a esta generación.
¡Ay de vosotros, maestros de la ley, que os habéis apoderado de la llave de la ciencia: vosotros no habéis entrado y a los que intentaban entrar se lo habéis impedido!».
Al salir de allí, los escribas y fariseos empezaron a acosarlo implacablemente y a tirarle de la lengua con muchas preguntas capciosas, tendiéndole trampas para cazarlo con alguna palabra de su boca.

Palabra del Señor.

Nota: ProyectoAmorConyugal organiza un retiro para matrimonios y familias en Madrid, entre los días 21 y 23 de octubre. Pedimos vuestras oraciones.

Para más información pulsa aquí: http://wp.me/p6AdRz-wY

Abrir las puertas a la Gracia.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Si he recibido los sacramentos de iniciación cristiana, y estoy esforzándome por seguir al Señor, oro con frecuencia y voy a la confesión y a la Eucaristía, es porque el Señor me ha dado la llave de la ciencia. He tenido un encuentro con el Señor. Si además me he unido a mi esposo por el Sacramento del Matrimonio, es que Dios me ha hecho ministro de la gracia de Dios para él/ella.

Y ahora la pregunta es ¿Qué hago con esa llave? ¿La utilizo para entrar en el reino de Dios o por el contrario le dificulto con ella el acceso a mi esposo? Todo lo que sé sobre el Evangelio, sobre doctrina de la Iglesia… puede que lo esté utilizando para recriminar a mi esposo, para corregirle insistentemente, para exigirle que siga mis costumbres “piadosas”… y al final, con esa actitud, en lugar de animarle a seguir, le estoy desanimando.

Preguntas capciosas, tendiéndole trampas para cazarlo… Si esta es mi actitud con mi esposo, pendiente de ver si cae para restregárselo como él/ella probablemente me lo restregó a mí antes, pendiente de demostrarle que no es tan bueno como se cree… entonces, ¡Ay de mí!. ¿No estaré quitando efectividad, “matando” de alguna manera la ley y los profetas con mi actitud?

Sin embargo, si las llaves de la ciencia, si toda la sabiduría que he recibido de Dios, la utilizo para aplicármela a mí, para amar más, para ser manso y humilde, para ser más comprensivo, más cortés, más delicado… Para ser más servicial… entonces, estaré avanzando hacia el reino de Dios y mi esposo, seguro que se siente seducido por ese camino de alegría y paz interior. Abriendo de par en par las puertas a la Gracia, para que quepamos los dos.

Madre:
Qué peligroso es saber para exigir al otro. Es muy cierto que “la ciencia hincha más la caridad edifica” (San Pablo). Ayúdame a utilizar las llaves de la ciencia para la caridad, que no son para envanecerme, sino para descubrir mi verdad y la Verdad que es Dios y humillarme. Por eso los grandes santos se castigaban tanto, quizás para reconocer constantemente su pequeñez. Ayúdame a vivir las humillaciones que merezco cada día, como ese remedio para caer en cuenta de lo pequeño que soy y lo necesitado que estoy de Dios y de mi esposo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Lo que me hace feliz. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 27-28

EVANGELIO
Bienaventurado el vientre que te llevó. Mejor, bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 11, 27-28
En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a la gente, una mujer de entre el gentío, levantando la voz, le dijo:
-«Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te criaron».
Pero él dijo:
-«Mejor, bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen».

Palabra del Señor.

Nota: ProyectoAmorConyugal organiza un retiro para matrimonios y familias en Madrid, entre los días 21 y 23 de octubre. Pedimos vuestras oraciones.

Para más información pulsa aquí: http://wp.me/p6AdRz-wY

Lo que me hace feliz.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Es verdad que puedes llevar a Jesús en tu corazón, pero desde un sentimentalismo. Pero Dios es Dios y es el que es, no el que yo quiero que sea. La única manera de llevar verdaderamente a Jesús es escucharle y hacer lo que me dice. Podría seguir una fe llena de actividades que me hagan sentir bueno, y a lo mejor Dios quiere de mí otra cosa. No puedo vivir mi fe en las nubes, sino en mi vida concreta.

Así, podría repasar el Evangelio y plantearme si lo estoy siguiendo, porque si no soy feliz en mi matrimonio es porque algo me falla. Cuando doy ¿No sabe mi mano izquierda lo que hace mi derecha? ¿Me basta con las penas de cada día? Lo que deseo para mí ¿Lo hago para mi esposo? ¿Le juzgo? ¿Oro por él/ella en los momentos de enemistad? ¿Le presento la otra mejilla? ¿Cómo puedo amar a Dios a quien no veo si no amo a mi esposo a quien veo?, etc. Si no hago todo esto, ¿Cómo pretendo tener un matrimonio feliz?

Por eso María, no es tanto dichosa por haber llevado a Cristo en su seno, sino por haber sido fiel a Dios.

Madre:
En este Evangelio se cumple aquello que decías en el Magníficat “Desde ahora me llamarán Bienaventurada todas las generaciones”. A pesar de los elogios que te dedica Jesús, no te ahorró ni un ápice de sufrimiento y de dolor. Eso sí, por ello no dejaste de ser Bienaventurada, pues en esas circunstancias también escuchaste la Palabra de Dios y la pusiste en práctica. Por eso, no es más feliz el que menos sufre, sino el que más sigue al Señor con su cruz a cuestas. Bendita Madre, damos gracias por todos los dones que Dios nos entrega a través de ti.

De poder a Poder. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 15-26

EVANGELIO
Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, es que el reino de Dios ha llegado a vosotros

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11, 15-26
En aquel tiempo, habiendo expulsado Jesús a un demonio, algunos de entre la multitud dijeron:
«Por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios, echa los demonios».
Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo del cielo. Él, conociendo sus pensamientos, les dijo:
«Todo reino dividido contra sí mismo va a la ruina y cae casa sobre casa. Si, pues, también Satanás se ha dividido contra sí mismo, ¿cómo se mantendrá su reino? Pues vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú. Pero, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros.
Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros, pero, cuando otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte su botín.
El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama.
Cuando el espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por lugares buscando un sitio para descansar; pero, como no lo encuentra, dice:
“Volveré a mi casa de donde salí.”
Al volver, se la encuentra barrida y arreglada.
Entonces va y toma otros siete espíritus peores que él, y se mete a vivir allí.
Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio».

Palabra del Señor.

Nota: ProyectoAmorConyugal organiza un retiro para matrimonios y familias en Madrid, entre los días 21 y 23 de octubre. Pedimos vuestras oraciones.

Para más información pulsa aquí: http://wp.me/p6AdRz-wY

De poder a Poder.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Sólo hay dos poderes, dos fuerzas enfrentadas. El poder de Dios y el poder de Belzebú.
¿Cómo saber con cuál de ellos colaboro? Está claro que sabiendo diferenciar el bien del mal. Pero no siempre es tan fácil, pues Satanás es el maestro del engaño. Ese es “el arte de Belzebú”.

Belzebú trata de que el hombre se autodestruya y provoca en el matrimonio eso que define Jesús como “Todo reino dividido contra sí mismo va a la ruina y cae casa sobre casa”. El Demonio me seduce para que vaya contra mi esposo creyendo que con ello defiendo mi dignidad y no me dejo pisotear, me hace creer en defender mis razones… Sin embargo, yendo contra mi esposo estoy yendo contra mí mismo, porque mi matrimonio será un “reino dividido contra sí mismo que va a la ruina y cae casa sobre casa”.

Por el contrario, si echo demonios de mi matrimonio con el dedo de Dios, entonces el reino de Dios ha llegado a nuestro matrimonio. Puedo echar los demonios de mi orgullo, mi egoísmo, mi pereza, mi soberbia, mi falta de caridad, mi falta de misericordia, mi falta de delicadeza, mi falta de comprensión… Si confío en mis fuerzas y en mi poder, puede llegar otro más fuerte (el Demonio, mis pasiones o el mundo), asaltarme, vencerme y repartir el botín: Mi esposo con otro, hijos a tiempo parcial, mi amor destruido, mi vida deshecha y mi vocación a la santidad corrompida.

¡No! No me puedo confiar. He visto demasiados matrimonios que no pensaban llegar al nivel de destrucción a que han llegado y sus vidas y las de sus hijos han quedado rotas. Así que tengo que “recoger” con el Señor. Recoger a mi familia en torno a Él y tapar todos los huecos de nuestro corazón con la gracia de Dios a base de oración, sacramentos, Su Palabra, aprender sobre la Verdad revelada, ponerla en práctica… Para que los espíritus inmundos no tengan cabida en nuestro pequeño trocito del reino de Dios.

Hace unos días el Papa decía que el Matrimonio es la cosa más bella creada por Dios ¿Es así el mío?.

Madre:
Quiero cuidar el amor de mi esposo, quiero mimarle para que se sienta unido a mí, para que desee estar conmigo. Ya lo decía San Pablo: “El que ama a su mujer se ama a sí mismo. Porque nadie aborreció jamás su propia carne; antes bien, la alimenta y la cuida con cariño, lo mismo que Cristo a la Iglesia”. Quiero que mi matrimonio sea la cosa más bella del mundo. Ayúdame a construirlo con las armas de Dios. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Autoridad contra el mal. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 4, 31-37

EVANGELIO
Sé quién eres: el Santo de Dios

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 4, 31-37
En aquel tiempo, Jesús bajó a Cafarnaún, ciudad de Galilea, y los sábados les enseñaba.
Se quedaban asombrados de su enseñanza, porque su palabra estaba llena de autoridad.
Había en la sinagoga un hombre poseído por un espíritu de demonio inmundo y se puso a gritar con fuerte voz:
-«¡Basta! ¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios».
Pero Jesús le increpó diciendo:
-«¡Cállate y y sal! de él».
Entonces el demonio, tirando al hombre por tierra en medio de la gente, salió sin hacerle daño.
Quedaron todos asombrados y comentaban entre sí:
-« ¿Qué clase de palabra es esta? Pues da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen».
Y su fama se difundía por todos los lugares de la comarca.

Palabra del Señor.

Autoridad contra el mal.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Demonio conoce perfectamente a Dios. Reconoce a Jesús inmediatamente, cosa que muchos del pueblo de Israel no eran capaces de hacer. Y el Demonio teme a Dios, porque sabe que no tiene ningún poder ante Él.

Pero ¿Y yo? ¿Tengo fuerza ante el Demonio?. Está claro que él es mucho más inteligente que nosotros y tiene mucho más poder. Pero Dios nos ha hecho libres, y eso significa que me ha dado el poder para decidir (autodeterminación), es decir, que los malos espíritus no pueden hacer nada contra mí si yo no les abro la puerta. Es impresionante saber que cada vez que el mal ha entrado en mí es porque se lo he permitido.

Los demonios lo que hacen es vestirme de bien aquello que destruye el amor, mediante razonamientos. En las tentaciones a Jesús, utilizó textos de la Palabra de Dios, desviando su sentido verdadero. ¿Qué no hará conmigo?.

En mi matrimonio utiliza constantemente argumentos para compararme con mi esposo, para valorar sus acciones, convencerme de mis derechos… Tengo que estar atento a todos estos razonamientos y plantearme si me llevan a amar más a mi esposo o no. Si aportarán un bien común o no. A veces es tan sencillo como esto.

Pero aun así, puede que se me cuele por muchos huecos, distracciones y puede que mis propias debilidades abran la puerta de mi corazón a los malos espíritus a pesar de que soy consciente de que no estoy haciendo lo correcto.

Por eso es tan importante contar con el poder de la Palabra, que transforma el corazón y por lo tanto, la vida. Esa de la que dicen en el Evangelio: -«¿Qué clase de palabra es esta? Pues da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen». Tiene autoridad, porque va en nombre del que le ha enviado; que habla no para lucirse, sino con el corazón porque ama a sus receptores; expresada con convicción porque es consecuencia de una verdad vivida… Es la palabra del Señor, la que leemos juntos los esposos todos los días, la que nos va educando, mostrando la verdad y dando fuerzas, porque nos habla con autoridad.

Madre:
Protégenos del Maligno, instrúyenos en las sendas de Jesús, para que teniendo nuestro corazón abierto a Dios, contemplando al Señor, no nos distraigamos con otras opciones. Para que llenos del Señor no dejemos hueco para el Maligno. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.