Sintonizando con el Amor. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 14, 1. 7-14

EVANGELIO
El que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido

Lectura del santo evangelio según san Lucas 14, 1. 7-14
Un sábado, Jesús entró en casa de uno de los principales fariseos para comer y ellos lo estaban espiando.
Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les decía una parábola:
«Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y venga el que os convidó a ti y al otro y te diga:
“Cédele el puesto a éste”.
Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto.
Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga:
“Amigo, sube más arriba”.
Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales.
Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».
Y dijo al que lo había invitado:
«Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; y serás bienaventurado, porque no pueden pagarte; te pagarán en la resurrección de los justos».

Palabra del Señor.

Sintonizando con el Amor.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

San Juan Pablo II nos habla de cómo el corazón humano está afectado por la triple concupiscencia: De los ojos, de la carne y la soberbia del mundo. Este afán de querernos colocar en los primeros puestos corresponde a esta última. Pero nuestra naturaleza ha sido redimida por Cristo, aunque requiere de nuestro esfuerzo. Tengo que recordar que todo viene de Dios y todo le pertenece. Mis méritos son Sus méritos, mis habilidades son talentos recibidos, y mis fuerzas proceden de Su gracia.

En cuanto me descuido, busco privilegios frente a otros, destacar, ensalzarme. Esa no es la lógica del amor de Dios. Caemos en la cuenta de esto, cuando vemos a otro que se ensalza, nos provoca cierto rechazo y vemos que en cierto modo hace el ridículo. Ensalzarme frente a mi esposo, no me hace más deseable ni me hago querer más actuando así. Al contrario, produce rechazo o anima a mi esposo a entrar en una pugna para ver quién de los dos es más y mejor.

La lógica del amor de Dios no es esa. Si queremos un matrimonio santo, que cada vez esté más lleno de amor, tengo que esforzarme para entrar por el camino de la humildad. Desear ser siempre el último. Así dicho, suena un poco duro, pero… si amo a mi esposo, ¿No debería desear el mejor puesto para él/ella? Y dar sin esperar recompensa, pues doy por amor lo que he recibido, y no por interés ¿Correcto?.

Cambiando nuestras actitudes en estas dos direcciones, mi matrimonio cambia y sintoniza con el amor de Cristo.

Madre:
Contemplamos con admiración Tu respuesta ante las alabanzas de tu pariente Isabel: Enseguida las rediriges hacia Dios, porque Tú sabes que todo viene de Dios y todo le pertenece. Esta es la verdadera actitud de humildad que queremos aprender de ti.
Que proclame nuestra alma la grandeza del Señor y se alegre nuestro espíritu en Dios, nuestro salvador, porque pueda ver en nosotros la humillación de sus hijos, para que así el Poderoso, pueda hacer obras grandes por nosotros. Alabado sea el Señor por siempre. Sólo a Él, gloria y alabanzas por los siglos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *