Sin garantías externas. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 5, 33-37

El Señor quiere que confiemos el uno en el otro, en nuestra palabra. Confiar en ti te ayudará a merecerte mi confianza.

EVANGELIO

Yo os digo que no juréis en absoluto
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 5, 33-37

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No jurarás en falso” y “Cumplirás tus juramentos al Señor”.
Pero yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, que es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del Gran Rey. Ni jures por tu cabeza, pues no puedes volver blanco o negro un solo cabello. Que vuestro hablar sea sí, sí, no, no. Lo que pasa de ahí viene del Maligno.

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones:

Sin garantías externas.

Dios le ha dado una dignidad suficiente al hombre como para no necesitar garantías externas para defender su palabra. El juramento toma protagonismo porque recurrimos a la mentira y por tanto perdemos el valor de nuestra palabra. Jesús, que es la Verdad, no puede negociar con lo que viene del padre de la mentira, el Maligno. El Señor nos llama a ser testigos Suyos, testigos de la Verdad: Que vuestro hablar sea sí, sí, no, no.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Alberto: Perdóname, Ana. Sé que hice mal mintiéndote aquella vez que me fui con los compañeros de trabajo a tomar una cerveza y te dije que había estado trabajando.
Ana: Pero ¡Me mentiste! ¡Júrame que en esta ocasión es verdad!
Alberto: Te mentí porque tenía miedo a tus represalias, porque sabía que no me podía costear ese lujo de irme y dejarte sola toda la tarde con las tareas del hogar. Sé que actué mal, pero por favor, no me pidas que te jure que esta vez es cierto que he estado trabajando. No me empujes a hacer otra cosa mal. Necesito que recuperes tu confianza en mí.
Ana: ¿Cómo voy a confiar en ti?
Alberto: Sé que es difícil, pero si intento ser fiel al Señor no jurando, entenderás que no voy a dejar de serlo por mentir. El Señor quiere que confiemos el uno en el otro, en nuestra palabra. Eso me pide a mí y eso te pide a ti también.
Ana: De acuerdo, Alberto. Sé que confiar en ti te ayudará a merecerte mi confianza. Así que, confío en ti porque confío en Él.

Madre,

El Señor quiere que Su reino esté entre nosotros, y en él reina la Verdad, porque Él es veraz. Decimos no a los engaños, no a los dobleces, no a la exageraciones… y decimos sí a la verdad, la autenticidad, la confianza. Una base necesaria en cualquier relación de amor. Damos gracias a Dios porque Él se fía de nosotros, y espera que nosotros hagamos también lo mismo. Amén.

2 pensamientos en “Sin garantías externas. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 5, 33-37

  1. Lorena De Moral Capin

    Pues si pienso que el amor verdadero se basa en la comunicacion y confianza…no es bueno mentir pues se es muy difícil recobrar la confianza… Aprendamos a ser maduros y sobre todo a no ser egoístas y pensar solo en nosotros ya no somos 2 sino 1 solo…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *