Siempre tan atento. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 7, 11-17

Es el corazón de Cristo el que nos conmueve para salir al rescate de muchos matrimonios. Él siempre está atento a nuestro sufrimiento.

EVANGELIO

¡Muchacho, a ti te lo digo, levántale!
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 7, 11-17

En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, y caminaban con él sus discípulos y mucho gentío.
Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la ciudad la acompañaba.
Al verla el Señor, se compadeció de ella y le dijo:
«No llores».
Y acercándose al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo:
«¡ Muchacho, a ti te lo digo, levántate! ».
El muerto se incorporó y empezó a hablar, y se lo entregó a su madre.
Todos, sobrecogidos de temor, daban gloria a Dios, diciendo:
«Un gran Profeta ha surgido entre nosotros», y «Dios ha visitado a su pueblo.»
Este hecho se divulgó por toda Judea y por toda la comarca circundante.

Palabra del Señor.
Notas: Próximas misiones.

  • Retiro Málaga y Mallorca en Málaga y campamento para los niños: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana. Infórmate aquí: http://proyectoamorconyugal.es/?p=4926
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana).
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)

Siempre tan atento.

Señor, en este Evangelio, me muestras cómo es Tu corazón. Rodeado de ruido y de gente, reparas en aquella viuda a la que se le había muerto su hijo. Esto significaba que estaba perdida, que no tendría sustento y tendría que morir ella también.

Tu Corazón es así. Es tan grande que puede permitirse estar atento a las necesidades de cada uno de nosotros. Algunos opinan que no se puede amar con heridas, pero yo veo tu corazón y rodeado de espinas, con las llagas abiertas. Cada llaga representa a uno de nosotros. Una de ellas soy yo, y a pesar de ser tan infiel contigo y con el compromiso de entrega total a mi esposo, a pesar de causarle tanto dolor y por tanto causártelo a ti, me tienes en Tu Sagrado Corazón esperando a que vuelva a ti cada vez que me desvío, dispuesto a volver a hacer lo que sea por recuperarme.

Así es Tu Corazón, un corazón que desea llevarnos a cada hijo de la mano hasta el Padre. Alabado seas, Señor.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Pedro (Matrimonio Custodio): Jaime y Ana están fatal. Tenemos que hacer algo. Parece que Jaime no está dispuesto a venir al retiro. ¿Te parece si le llamo?
María (Esposa de Pedro): Sí, yo también la llamaré a ella para orientarla y que no vaya en plan exigente con él.
(Al día siguiente)
Pedro: Ya he hablado con él. Estaba muy cerrado, porque le cuestan mucho estas cosas. Las ve como cosas de su mujer que está siempre queriendo meterle en retiros… Le he explicado que la mayoría de los hombres viene muy tentado y vienen “arrastrados” por sus mujeres, pero que realmente el la Virgen quien les llama, y que el último día, dan un testimonio precioso y dan muchas gracias a sus mujeres por haberles animado a ir.
María: Claro, somos vuestra ayuda adecuada.
Pedro: Jajaja, pues sí, así es. Sois el auxilio de Dios para nosotros. Y viceversa ¿eh?
María: Sí, y viceversa. El auxilio de Dios. Cuánto nos ama!!

Madre,

Dios nos creó el uno para el otro. Te pido que yo sepa ir en Su nombre en mi relación con mi esposo y que le acoja también como un don Suyo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *