Sembrados. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 26-34

EVANGELIO
Echa simiente, duerme, y la semilla va creciendo sin que él sepa cómo

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 26-34
En aquel tiempo, Jesús decía al gentío:
-«El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo fruto sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.»
Dijo también:
-« ¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después de sembrada crece, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden anidar en su sombra».
Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

Palabra del Señor.

Sembrados.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Parece fácil. El Reino de Dios ¿Crece solo?, ¿Se trata de echarnos a dormir y ya está?.

Todos recibimos al Señor cuando acogemos su Palabra, el Evangelio: “Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él.”

Perseverar en acoger todos los días su Palabra JUNTOS si no lo hacemos ya, y la Eucaristía JUNTOS. Es la semilla que se va sembrando en nuestra tierra. No es lo mismo la oración juntos que separados. Pensémoslo, por qué diría Cristo aquello de “Cuando dos o más se reúnan en mi nombre ahí estaré yo en medio de ellos”. Hemos visto muuuchos milagros en muuuchos matrimonios “solo” con hacer esto. Si tu esposo no quiere, sedúcele. Sí, utiliza todas tus armas para que se sienta a gusto a tu lado cada vez que rezáis. Que sea el mejor momento del día, el momento en que más note tu cariño, en que más le transmitas el amor de Dios. Entrad en sintonía con el Corazón de Cristo.

San Juan Pablo II nos dijo que “la verdadera religión consiste en entrar en sintonía con el Corazón de Jesús, rico en Misericordia”.

Una vez que le hayamos acogido, es Él quien da los frutos. No dejamos de caminar, pero vemos que se van arreglando las cosas entre nosotros “sin saber cómo” y surge en nosotros una nueva unión “sin saber cómo”.

Ya en Sus manos, confiamos en Él, todo será en su momento, cuando Dios quiera, donde Dios quiera y como Dios quiera. Habrá momentos de poda, de pruebas duras, y es imprescindible seguir confiando con paciencia para poder avanzar, porque de esa prueba Él quiere sacará de nosotros algo mejor.

Oración:
Madre, queremos exponernos a la gracia, que toda la siembra del Señor penetre en nosotros. Juntos de la mano la recibimos, juntos lucharemos en la poda, juntos recogeremos los frutos. Haz de mí y de mi esposo/a ________ tierra buena del Señor: Dóciles, abiertos, ensanchados, fértiles. Sembrados. Por Jesucristo nuestro Señor, amén.

2 pensamientos en “Sembrados. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 26-34

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *