Sí, puede haber secretos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 6, 1-6.16-18

EVANGELIO

Tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 6, 1-6.16-18

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tenéis recompensa de vuestro Padre celestial.
Por tanto, cuando hagas limosna, no mandes tocar la trompeta ante ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles para ser ser honrados por la gente; en verdad os digo que ya han recibido su recompensa.
Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vean los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará.
Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas que desfiguran sus rostros para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo que ya han recibido su paga.
Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no los hombres, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Anuncios en Sevilla en febrero:
    • 23: Real Club de Golf de Sevilla. 20:30 Organiza Parroquia de San Juan Pablo II
    • 24 COF de Triana
    • 25: Parroquia del Corpus Christi 11:30 Avda, de la Palmera 39.
  • Anuncio en Pamplona: Domingo 11 de marzo a las 13h en la Parroquia de San Fermín.
  • Retiro en Sevilla: 4 a 6 de mayo (No se ha abierto aún la convocatoria. Os mantendremos informados)

Sí, puede haber secretos.

Hoy, miércoles de ceniza, empezamos la cuaresma. Proponemos que recéis juntos ese Viacrucis del matrimonio que distribuimos desde Proyecto Amor Conyugal. Una estación cada día, durante los 40 días. Una estación que viviremos con el Señor, uniendo nuestros sacrificios a los de Él, para unirnos así a Él en Su Pasión. Y también es día de los enamorados ¡Felicidades esposos! A celebrarlo, mejor el fin de semana, para respetar el ayuno y la abstinencia…

Solemos hablar de compartirlo todo entre los esposos, pero si algo no hay que compartir, es el esfuerzo que hacemos el uno por el otro. Así, tu sacrificio quedará en lo secreto, y Tu Padre que ve en lo secreto, te lo recompensará. Si tu esposo no reconoce tu esfuerzo, alégrate, porque si te lo reconociese, ya has recibido tu paga. Sin embargo, si no te lo reconoce, tu Padre que ve en lo escondido, te recompensará.

Una de esas estaciones del Viacrucis, es esa en la que Jesús se encuentra con las mujeres que lloran. Y Él, en lugar de auto compadecerse, les dice: No lloréis por mí, llorad por vosotras… ¿Tenía Jesús motivos para que llorasen por Él en Su pasión, cargado con la Cruz, flagelado, con la corona de espinas, condenado injustamente…? Sin embargo, Él ofrece Su sacrificio, no para que se lo reconozcan y le alaben por ello, sino por nuestra salvación. Y el Padre, que ve en lo secreto, se lo recompensó y nos perdonó.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ramón: Llevo un día de trabajo intenso. Llego a casa y mi esposa me pide que haga esto y aquello… Y más cosas… y mañana madrugo mucho y ella no lo está teniendo en cuenta. Y esta es la oportunidad que me das, Señor, de ofrecer este sacrificio uniéndolo al Tuyo, por la salvación de mi esposa y de mis hijos.
María (esposa de Ramón): Han surgido hoy tantos inconvenientes… Estoy que no doy más de sí, no puedo tirar de mí, he superado mi límite, y tengo que seguir. Pero doy gracias a Dios por estas oportunidades que me da para unirme a Él por la salvación de mi esposo y de mis hijos.
(Y el matrimonio de Ramón y María dio mucho fruto, entre ellos y a su alrededor).

Madre,

Qué valor más grande tiene el sacrificio humano, desde que Cristo lo elevó y nos dio esa capacidad tan grande de unirnos a Él, de ser corredentores con Él. Alabado sea el Señor que nos une a su obra redentora. Nosotros tenemos también mucho que purificar, y para ello, el sacrificio nos viene de cine. No nos gusta, pero purifica y redime. Esta cuaresma tenemos la oportunidad. A aprovecharla!! Gracias, Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *