Piedras de toque. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 6, 30-34

EVANGELIO

Andaban como ovejas que no tienen pastor
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 6, 30-34

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo:
«Venid vosotros a solas a un lugar desierto a descansar un poco».
Porque eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para comer.
Se fueron en barca a solas a un lugar desierto.
Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y se compadeció de ella, porque andaban como ovejas que no tienen pastor; y se puso a enseñarles muchas cosas.

Palabra del Señor.

Notas: Próximas misiones.

  • Retiro en Madrid: 7, 8 y 9 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro en Madrid: 14, 15 y 16 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro Málaga y Mallorca en Málaga y campamento para los niños: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana. Se abrirá el plazo de inscripción mañana lunes 23 de julio a las 19h. Infórmate aquí: https://wp.me/p6AdRz-1hs
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana).
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)

Piedras de toque.

Empiezo el día con muy buenos propósitos. Según van pasando las horas, me voy encontrando con las mismas “piedras de toque”. Las piedras de toque se utilizan para conocer la pureza de una pieza de oro o plata. Según la marca que dejan sobre ella al rallarla, se sabe el grado de pureza de la joya. Fijaos ¡Qué descriptivo!

Pues eso, que me voy encontrando con las mismas “piedras de toque”, cada vez que me coge dinero sin decírmelo y en la calle me encuentro que no tengo el dinero que creía tener, cada vez que le digo de ir a ver a mis padres y me contesta que hace mucho que no vamos a ver a los suyos, cada vez que le hablo y sigue leyendo el whatsapp sin prestarme atención, etc. Son “piedras de toque” que prueban la pureza de mi corazón. Puedo expresarlo o no, pero reconozco que a veces siento rabia, o pienso mal de él/ella, o me enerva…

Al final del día, llega mi corazón con todo esto encima, a ese gran momento de la oración. Ese rato en el que el Señor nos lleva a los esposos a un lugar desierto, con Él, y trae de nuevo la calma a nuestro corazón. Me muestra mis desórdenes, me vuelve a poner las prioridades en su sitio, y devuelve la paz a mi interior. Pido perdón a mi esposo y ya estoy listo para volver a experimentar la belleza del matrimonio, que nos hace santos día a día, con esas “piedras de toque” y la ayuda del Señor.

Listos para ir con el Señor a anunciar a la multitud sedienta, la belleza de nuestra vocación, aunque no tengamos tiempo casi ni para comer.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ana: Estamos mal, se respira cierta tensión en casa, caras largas, de amargura… Nada de lo que digo, le parece bien y a mí tampoco me parece bien lo que dice él.
Matrimonio Tutor: Cristo entregó Su Cuerpo y por su Santa Sangre, ha abolido todas esas diferencias para haceros uno en Él. Contemplarle a Él, aprended de Él. Intimad con Él.
(Rezando juntos Ana y Carlos, su esposo)
Ana: Carlos, ya no es lo que piensas tú, ni lo que pienso yo. Cristo nos ama con un amor de comunión, que se dona y acoge, y es así como nos llama a amarnos. Así que dejemos de querer las cosas a nuestra manera y empecemos a amar a la manera de Dios hecho hombre, que se entregó hasta el extremo.
Carlos: Sí, podemos quedarnos toda la vida con este amor mundano y raquítico o podemos empezar a amarnos como Él y vivir algo grande.

Madre,

Cuánto nos ayudas en estos momentos de oración juntos. Gracias a ti y gracias a Dios por querer estar con nosotros hasta el fin de nuestros días. Alabado sea el Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *