Jesús enseña a amar - Proyecto Amor Conyugal

No tienes nada conmigo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 13, 1-15

EVANGELIO

Los amó hasta el extremo
Lectura del santo Evangelio según san Juan 13, 1-15

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.
Estaban cenando, ya el diablo había suscitado en el corazón de Judas, hijo de Simón Iscariote, la intención de entregarlo; y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.
Llegó a Simón Pedro, y éste le dijo:
– «Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?».
Jesús le replicó:
– «Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde».
Pedro le dice:
– «No me lavaras los pies jamás».
Jesús le contestó:
– «Si no te lavo, no tienes parte conmigo».
Simón Pedro le dice:
– «Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza».
Jesús le dice:
– «Uno que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. También vosotros estáis limpios, aunque no todos».
Porque sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: «No todos estáis limpios».
Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo:
– «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis “el Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Retiro en Sevilla: 4 de mayo (a las 18;30) al 6 de mayo (a las 17:30). infórmate en el siguiente enlace: https://wp.me/p6AdRz-XT.
  • Anuncio en Madrid: 6 de abril a las 21:15 Parroquia San Josemaría (Aravaca)
  • Anuncio en Madrid: 7 de abril a las 12h en Parroquia Virgen Peregrina de Fátima y a las 18h Parroquia de San Antonio de la Florida
  • 1ª catequesis en Sevilla: Para nuevos grupos. Día 13 de abril, a última hora de la tarde en la parroquia San Juan Pablo II. 14 de abril a las 11:30 en la parroquia del Corpus Christi.
  • Anuncio en Mallorca: 20 y 21 de abril de 20 a 21 horas.
  • Retiro en Madrid: 8, 9 y 10 de junio.
  • Retiro en Córdoba: 29 y 30 de junio y 1 de julio.

No tienes parte conmigo.

Amar es servir al otro, y Cristo nos amó hasta el extremo.
Es ahora cuando Jesús nos enseña que amar no es un estado emotivo ni un sentimiento recíproco hacia los que se portan bien con nosotros. Jesús ese día también le lavó los pies a Judas, a pesar de que ya sabía que le iba a traicionar: (“Vosotros estáis limpios, aunque no todos”). Es impresionante, que adopte una actitud que en aquella época se interpretaba como de esclavo, ante aquel que sabe que le va a traicionar. Esto es amor. La fe sin obras está muerta y el amor sin obras no es amor. Para que nuestro amor vaya bien, no necesitamos ir al sicólogo, sino servirnos más mutuamente.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Teresa: Cariño, me da cosa que te tengas que levantar cada dos por tres.
Paco: Teresa, estás enferma, tienes fiebre ¿cómo no voy a cuidarte?
Teresa: Ya, pero lo paso mal aquí, sin poder levantarme.
Paco: Déjate querer, preciosa. Nuestra relación consiste en eso, en servirnos el uno al otro. Mira Jesús lo que dice en el Evangelio de hoy. Si no te dejas servir no tienes parte conmigo. No hay relación. Unas veces me necesitas y otras veces tengo que reconocer que te necesito, para que haya relación. Y en cada entrega y acogida mutua, se hace presente Cristo por nuestro Sacramento y hace crecer nuestro amor transformándolo en Caridad Conyugal. ¿No es una pasada?

Señor,

Lávanos la cabeza de tantas ideas que nos desvían por caminos equivocados, alejados del amor. Queremos seguirte. Tú eres nuestro Maestro y te ciñes y te haces nuestro esclavo. Señor, quiero agacharme ante mi esposo y lavarle los pies. Tú lo has puesto en mis manos y me has puesto en las suyas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *