No a mí, Sí a Ti. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 9, 22-25

EVANGELIO

El que pierda su vida por mi causa la salvará
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 22-25

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día».
Entonces decía a todos:
«Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz cada día y me siga. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se arruina a sí mismo?».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Anuncios en Sevilla en febrero:
    • 23: Real Club de Golf de Sevilla. 20:30 Organiza Parroquia de San Juan Pablo II
    • 24 COF de Triana
    • 25: Parroquia del Corpus Christi 11:30 Avda, de la Palmera 39.
  • Anuncio en Pamplona: Domingo 11 de marzo a las 13h en la Parroquia de San Fermín.
  • Retiro en Sevilla: 4 a 6 de mayo (No se ha abierto aún la convocatoria. Os mantendremos informados)

No a mí, Sí a Ti.

Traduzcamos la primera frase del este Evangelio a nuestra vocación: El esposo que es hijo de Dios, tiene que padecer mucho, ser desechado, morir a sí mismo, y resucitar con Cristo como la unión de dos. La frase suena bastante fuerte, pero el Señor insiste: Si algún esposo quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, cargue sobre sí los pecados de su cónyuge cada día y me siga. Habrá que probar a seguirle ¿no?

Aterrizado a la vida matrimonial:

Paco: Ya viene con el careto. Verás la que me va a caer… me toca tragarme el orgullo y escucharla. Señor, ayúdame. Si es posible, pase de mí este cáliz… (Oración en el huerto)
Marta: Me dijo que era una mandona, sólo porque me preocupo de que las cosas de la casa estén en condiciones… (El juicio injusto)
Juan: Es como un castigo, un maltrato sicológico. Tenías que ver cómo se pone conmigo… Me insulta, me amenaza… Eso no es admisible. (Flagelación)
Julia: Me toma por tonta, me ridiculiza, se mofa de mí (La coronación de espinas)
Andrés: Está siempre quejándose de mí delante de todo el mundo… (Carga con la cruz)
Marga: Pasa de mí, no me tiene en cuenta para nada… ya no tiene ningún detalle conmigo. (No lloréis por mí)
Jaime: Veo mi orgullo, me doy cuenta de que soy incapaz de no defenderme cuando me acusa de algo injustamente. Y salto como un resorte. No lo puedo evitar. ¿Cuándo me librará Dios de esta carga? (1ª caída)
Ana: Lo intento, una y otra vez, pero no hay manera. No puedo con este hombre. Nuestro matrimonio no va a ningún lado… (2ª caída)
Ramón: Una vez más, te pido que no metas a tu madre en nuestros asuntos… (Se reparten sus vestiduras y lo dejan desnudo)
Laura: No puedo perdonarle lo que me hizo. Una infidelidad, es mucho. No puedo quitármelo de la cabeza. Quiero, pero no puedo. Es superior a mis fuerzas. (Clavado en la cruz)

(El esposo que quiera amar como yo amo, que coja su cruz y me siga).

Madre,

Sé que tú estás también a los pies de mi cruz. Dame el consuelo que necesito, porque quiero decirle que Sí al Padre, para que resucite nuestro matrimonio. Amén.

Vía Crucis Conyugal:

Vía Crucis del Matrimonio 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *