Excelentísimo esclavo. Comentario de Evangelio para Matrimonios: Mateo 20, 17-28

EVANGELIO
Lo condenarán a muerte

Lectura del santo evangelio según san Mateo 20, 17- 28
En aquel tiempo, mientras iba subiendo Jesús a Jerusalén, tomando aparte a los Doce, les dijo por el camino:
«Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas, y lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles, para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen; y al tercer día resucitará.»
Entonces se le acercó la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó:
«¿Qué deseas?»
Ella contestó:
«Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.»
Pero Jesús replicó:
«No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?»
Contestaron:
«Lo somos.»
Él les dijo:
«Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre.»
Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo:
«Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo.
Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.»

Palabra del Señor.

Excelentísimo esclavo.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús nos enseña qué es ser grande. O lo que es lo mismo, tener un corazón grande. El suyo es infinitamente grande.
“Quien quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro esclavo”. Quién lo diría… ¡Excelentísimo esclavo! ¿De mi esposo?

Ser grande en este mundo consiste en tener poder para tiranizar y oprimir a otros. Despreciarlos, mirarlos por encima del hombro, vivir separados en apartados VIP. “Exclusividad” ¿Qué es esto de “exclusivo”?: “Que excluye o tiene fuerza y virtud para excluir.”

La segunda derivada viene con la envidia: “Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los hermanos”. ¿Pues no lo hacen igual de mal?. ¿No lo hacemos nosotros igual de mal cuando mi esposo “se aprovecha” de mí o me intenta controlar? ¿Nos indignamos o no?.

No miremos el uno lo que hace el otro, unámonos. Recordamos aquel llamamiento típico de las manifestaciones: “No nos mires, únete”.

Jesús nos pregunta si estamos dispuestos a beber voluntariamente el cáliz del sufrimiento. No es lo mismo un sacrificio voluntario o un sometimiento voluntario, que un sufrimiento que nos viene y no tenemos más remedio que aguantar. Al igual que nuestro Maestro, no he venido a este mundo a que me sirva mi esposo, sino a servirle y dar mi vida por su rescate. ¿Estamos dispuestos a beber ese cáliz? De lo contrario, nunca descubriremos la verdadera grandeza+belleza+plenitud del matrimonio. Ese cáliz, es el de Cristo y es una oportunidad que nos brinda: Participar de lo que Él llama “Mi cáliz”. No venceremos el desamor a base de entregar amor. A mayor padecimiento con Cristo, mayor gloria.

Cristo anuncia que va a entregar su vida por nosotros, para resucitar después. ¿Nos unimos a Su anuncio? He aquí los esclavos de la Esclava del Señor.

Oramos por los frutos del sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *