Yo no me avergüenzo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 7, 1-2. 10. 25-30

EVANGELIO

Intentaban agarrarlo, pero todavía no había llegado su hora
Lectura del santo Evangelio según san Juan 7, 1-2. 10. 25-30

En aquel tiempo, recorría Jesús la Galilea, pues no quería andar por Judea porque los judíos trataban de matarlo. Se acercaba la fiesta judía de las tiendas.
Después que sus hermanos se hubieron marchado a la fiesta, entonces subió él también, no abiertamente, sino a escondidas.
Entonces algunos que eran de Jerusalén dijeron:
«¿No es éste el que intentan matar? Pues mirad cómo habla abiertamente, y no le dicen nada. ¿Será que los jefes se han convencido de que éste es el Mesías? Pero este sabemos de dónde viene, mientras que el Mesías, cuando llegue, nadie sabrá de dónde viene».
Entonces Jesús, mientras enseñaba en el templo, gritó:
«A mí me conocéis, y conocéis de dónde vengo. Sin embargo, yo no vengo por mi cuenta, sino que el Verdadero es el que me envía; a ese vosotros no lo conocéis; yo lo conozco, porque procedo de él y él me ha enviado».
Entonces intentaban agarrarlo; pero nadie le pudo echar mano, porque todavía no había llegado su hora.

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Anuncio en Madrid: 6 de abril a las 21:15 Parroquia San Josemaría (Aravaca)
  • Anuncio en Madrid: 7 de abril a las 18h Parroquia de San Antonio
  • 1ª catequesis en Sevilla: Para nuevos grupos. Día 13 de abril, a última hora de la tarde en la parroquia San Juan Pablo II. 14 de abril a las 11:30 en la parroquia del Corpus Christi.
  • Anuncio en Mallorca: 20 y 21 de abril de 20 a 21 horas.
  • Retiro en Sevilla: 4 de mayo (a las 18;30) al 6 de mayo (a las 17:30). Casa de Betania C/ Mayor s/n San Juan de Aznalfarache(No se ha abierto aún la convocatoria. Os mantendremos informados).
  • Retiro en Madrid: 8, 9 y 10 de junio.
  • Retiro en Córdoba: 29 y 30 de junio y 1 de julio.

Yo no me avergüenzo.

De dónde venimos. Qué importante es la respuesta a esta pregunta para determinar quienes somos. De ello depende mi dignidad, mi categoría, mi misión en la vida… ¿Por qué habrá tanta gente que se empeñe en no querer provenir de Dios? Obviamente, no como Cristo que es Hijo, pero sí como hijos adoptivos en Cristo. Pues sí, yo no me avergüenzo ¿Por qué iba a hacerlo? Dios es mi Padre, es mi Creador, y Cristo es mi Salvador. Y me siento muy honrado de serlo. Que se avergüence el que piense que proviene del mono ¿No os parece?

En este Evangelio, Jesús habla del “Verdadero”, que es quien le envía. Le envía el que es la Verdad. Nosotros también somos enviados por el Verdadero a través de Cristo. No vamos por nuestra cuenta, no vamos contando nuestro parecer, no nos hemos inventado una ideología, sino que vamos a transmitir la Verdad lo más fielmente que seamos capaces de hacerlo. Sin añadir o quitar nada. ¿Qué todo es lo mismo y que da igual lo que cada uno piense? Pues no, la Verdad es única y no la poseo yo, sólo me limito a transmitirla. ¿Qué me llaman fundamentalista y me quieren echar mano? Pues que sea lo que Dios quiera, pero yo seguiré hablando sobre el que es el Verdadero, y seguiré transmitiendo Su Gloria para la sanación y la salvación de muchos.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Marta: Jesús, el colegio de los niños es bueno, pero en lo que respecta a la fe, deja mucho que desear.
Jesús: Pues los cambiamos inmediatamente.
Marta: Sí, pero es un colegio de mucho prestigio y está muy cómodo, cerquita de casa…
Jesús: Pero no les transmiten lo principal. ¿De qué les sirve a nuestros hijos tanto estudio si pierden su alma? Además, luego vienen las influencias de sus compañeros. El ambiente es importantísimo. Es muy grave, cuando empiezan a enseñar un cristianismo “light”, descafeinado, que ha perdido toda la belleza y la grandeza de la Verdad. Empiezan a enseñarles ideologías en lugar de enseñarles cuál es la voluntad de Dios, y les confunden. Marta, tenemos mucha responsabilidad con nuestros hijos. Busquemos un buen colegio que transmita a nuestros hijos, sobre todo, nuestra fe y las virtudes evangélicas. Todo lo demás es muy secundario ¿No te parece?
Marta: Tienes razón. Vamos a mirarlo juntos hasta que encontremos uno que nos convenza de verdad. Oye, y tú y yo, no nos podemos dormir en los laureles… Vamos a sentarnos a leer juntos la catequesis de San Juan Pablo, que tenemos reunión de matrimonios este fin de semana ¿Vale? Cuando las vemos juntos, me ayudan mucho a descubrir la verdad de nuestra vocación. Ese una pasada lo que Dios pensó para nosotros.
Jesús: Y tanto… Doy muchas gracias a Dios por tenerte, Marta. Eres una bendición.
(Ella se sonríe. Se besan)

Madre,

Tú que estás en este momento contemplando al Verdadero, pide para nosotros Su Sabiduría, para poder vivir juntos la verdad y transmitírsela a muchos para ayudar a su conversión conyugal. Te lo pedimos, por Jesucristo Ntro. Señor. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *