Muchas cosas y poco tiempo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 10, 38-42

EVANGELIO
Marta lo recibió en su casa. María ha escogido la parte mejor

Lectura del santo evangelio según san Lucas 10, 38-42
En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Ésta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.
Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo:
-«Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.»
Pero el Señor le contestó:
-«Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán. »

Palabra del Señor.

Nota: ProyectoAmorConyugal organiza un retiro para matrimonios y familias en Madrid, entre los días 21 y 23 de octubre. Pedimos vuestras oraciones.

Para más información pulsa aquí: http://wp.me/p6AdRz-wY

Muchas cosas y poco tiempo.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Un mal endémico de estos tiempos es que tenemos demasiadas cosas que hacer y poco tiempo para hacerlas.

Lo que puede llevarnos a confusión sobre el Evangelio de hoy, es que, si Marta y María se hubiesen sentado a escuchar a Jesús, en esa casa no se cena. Supongamos que además hay niños…

El problema no es que Marta esté haciendo lo que no debe. El problema es que “anda inquieta y nerviosa con tantas cosas…” Seguramente Jesús observó que había muchas cosas superfluas de las que Marta podía prescindir y podía haber sacado tiempo para estar con Él. En cualquier caso ¿Por qué Marta anda inquieta y nerviosa?.

Dios ha creado también el tiempo, y no puede haberse equivocado en el número de horas que tiene el día. Por tanto, quizás el problema no es de falta de tiempo, sino de “demasiadas cosas”. Y quizás el problema también es no reconocer nuestra limitación y aceptarla. Si no podemos hacer más, al menos, que hayamos hecho lo principal. “Ser perfeccionista produce agobios enormes. La perfección no está en la cosa sino en el amor con el que se hace. Y eso permite construir, ver cómo está presente Dios y estar en lo que se hace porque está Dios.” (Juan Pérez Soba Charla sobre “Construir sobre Roca”).

Lo primero son las personas, y no las cosas. Lo primero tampoco es dejar que los niños “gobiernen” nuestra vida (¿Niños pequeños que se acuestan después de las 21:30h?) y no quede tiempo nada más que para caer rendidos en la cama. Lo primero tampoco es el fútbol, ni el whatsapp, ni las series de televisión, ni internet… Recordemos que hablar con el esposo es también descansar. Sí, sí, muchos matrimonios ponen como excusa que no hablan, que no se dedican tiempo, porque llegan muy cansados. Para construir un hogar, tenemos que tener muy en cuenta la frase de San Pablo: “La caridad edifica”.

En esto, las familias tenemos que aprender de las órdenes religiosas. La beata Madre Teresa de Calcuta, estableció un horario para la oración. Llegada esa hora, dejaban de atender a los pobres y a los enfermos. Parece cruel, pero ella sabía que si no lo hacían así, si no se alimentaban del que es Amor, se quedarían sin fuerzas para atenderlos. Las familias deberíamos tener un horario y ser estrictos en cumplirlo, para evitar que lo superfluo se apodere de lo importante. La familia no es importante por las funciones que se realizan en ella, sino porque configura la identidad de las personas que la forman.

Evidentemente, Marta no fue capaz de reconocer que lo principal en aquel momento era estar con Jesús. ¿No habríamos dejado todo en su situación para poder escuchar un rato a Jesús?. Pues hagámoslo!! Las prioridad es el amor: Lo primero la oración, segundo el esposo, tercero los hijos y si sobra tiempo, lo demás. Seguro que así irán desapareciendo de nuestra vida las inquietudes y los nervios.

Madre:
A Ti nos consagramos. Pon orden en nuestra vida, en nuestro interior. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

3 pensamientos en “Muchas cosas y poco tiempo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 10, 38-42

  1. María

    De nuevo, gracias, por ayusarnos a recordar qué y quién es el primero. La vida se hace más sencilla, cobra su sentido. Nada se le escapa a Dios, nada, ni el tiempo.

    Responder
    1. Proyecto Amor Conyugal Autor

      Él es el Alfa y el Omega.
      Gracias María por tu participación y vuestra colaboración en el retiro.
      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *