Mi instrumento y mi partitura. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 9, 18-22

¿Quién soy? Hijo de Dios y esposo de mi cónyuge, eso es lo que me define. Soy un don que tiene una tarea que Dios me ha encomendado: Colaborar en la salvación de mi esposo/a haciéndome uno con él/ella.

EVANGELIO

Tú eres el Mesías de Dios. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 18-22

Una vez que Jesús estaba orando solo, lo acompañaban sus discípulos y les preguntó:
«¿Quién dice la gente que soy yo?»
Ellos contestaron:
«Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha resucitado uno de los antiguos profetas».
Él les preguntó:
«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?».
Pedro respondió:
«El Mesías de Dios».
Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. porque decía:
«El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día».

Palabra del Señor.
Notas: Próximas misiones.

  • Experiencia de Amor Matrimonial Málaga y Mallorca, en Málaga y Campamento para los niños: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana. Infórmate aquí: https://wp.me/p6AdRz-1hs
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana). Infórmate aquí: http://wp.me/p6AdRz-1mY
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)
  • Retiro en Madrid: 25-27 de enero (Casa Oblatos)
  • Retiro en Sevilla: 15-17 de febrero en Betania
  • Retiro en Madrid: 8-10 de marzo (Casa Oblatos)
  • Retiro en Barcelona: 15-17 de marzo (Casa de Espiritualidad María Inmaculada, Tiana)

Mi instrumento y mi partitura.

Me quedé perplejo cuando descubrí que hay dos elementos que definen perfectamente a Cristo: De quién procede y cuál es su misión. “El Mesías de Dios”. Cuando me pregunto quién soy, tengo que aplicar estos mismos dos parámetros. Porque no soy mis circunstancias actuales, ni mis pecados forman parte de mí, ni soy mis habilidades, ni mis títulos o mi profesión, ni mi carácter, ni mi físico… Entonces ¿Quién soy?

Lo que realmente soy es el fruto de una invitación y una respuesta. Santa Teresa ya no es alta ni baja, ni simpática o antipática, ni de temperamento… Es la santa que reformó el Carmelo. Soy un don que tiene una tarea. Soy hijo de Dios y esposo de mi cónyuge. Y probablemente, en esa misión que Dios me ha encomendado, para la que me ha creado, tendré que padecer mucho, ser desechado muchas veces y ser ejecutado física o emocionalmente. Pero eso es lo que soy y para eso he venido al mundo. Así que, basta ya de lloriqueos y quejas, y manos a la obra, que tengo una tarea de Dios que realizar. La gran tarea que Dios me ha encomendado: Colaborar en la salvación de mi esposo haciéndome uno con él/ella, y así, colaborar con la salvación de muchos. Gloria a Dios!!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Paco: Y la suegra se mete en nuestras cosas, y mi mujer está desequilibrada, y mis hijos son unos desagradecidos…
Matrimonio Tutor: Y tú has venido al mundo para, en estas circunstancias, amar a tu esposa como Dios te ama a ti. Esa es tu misión. ¿Difícil? Sí, pero grande, hermosa. Mira Paco, Dios ha creado una sinfonía maravillosa, que todo el que la oye queda encantado. A cada uno le ha asignado un instrumento y una partitura. También hay un director de orquesta, que es Cristo. A cada uno le toca coger su instrumento, su partitura, y seguir las pautas que marca Cristo. Como no lo hacemos, el mundo en lugar de sonar como una sinfonía maravillosa, suena a rayos. Pero tú y yo, no tenemos que arreglar el mundo. Eso se escapa de nuestras manos. Tú y yo tenemos que coger nuestro instrumento, nuestra partitura, y empezar a tocar siguiendo a Cristo. Lo demás es cosa de Dios.
Paco: Ya. Me doy cuenta que de tanto mirar a los que no cogen su instrumento y su partitura, yo también descuido los míos. Tienes razón. Lo mejor que puedo hacer es cumplir mi misión, la que Dios me ha encomendado, y dejar a Dios ser Dios.
Matrimonio Tutor: ¡Ole! Paco. Buena reflexión. Gloria a Dios!!

Madre,

El demonio quiere distraernos de nuestra misión para que no alcancemos a ser aquello a lo que hemos sido llamados. Ni mirar al pasado, ni mirar al futuro, ni mirar el mal de los otros, ni mirarme a mí mismo. Mirar a Dios, y centrarme en mi misión para con los demás. En mi caso, con mi esposo. Gracias Señor por mostrarme quién soy. Alabado seas por siempre.

Un pensamiento en “Mi instrumento y mi partitura. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 9, 18-22

  1. Petry

    Jesús sale al encuentro de Natanael porque sabía que éste tenía una crisis de fe… Y, lo hace uno de sus 12 primeros discípulos. Le llama Bartolomé… También sale, Jesús, a nuestro encuentro en el matrimonio. Muchas veces, aunque no nos damos cuenta, porque las parejas tenemos muchas veces crisis conyugales…
    Madre, haz como en las bodas de Canaán, que Jesús convierta lo inconvertible(para Él no hay imposibles) en cada cónyuge para que no haya más ruptura matrimoniales…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *