Más claro que el agua. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 25, 31-46

EVANGELIO

Cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos, más pequeños, conmigo lo hicisteis
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 25, 31-46

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.
El separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.
Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha:
“Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme.”
Entonces los justos le contestarán:
“Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?”
Y el rey les dirá:
“En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos, más pequeños, conmigo lo hicisteis.”
Y entonces dirá a los de su izquierda:
“Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis.”
Entonces también estos contestarán:
“Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?”
Él les replicará:
“En verdad os digo: lo que no hicisteis con uno de estos, los más pequeños, tampoco lo hicisteis conmigo ”
Y estos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Anuncios en Sevilla en febrero:
    • 23: Real Club de Golf de Sevilla. 20:30 Organiza Parroquia de San Juan Pablo II
    • 24: COF de Triana-Los Remedios Parroquia San Joaquín 17:15 a 19:15 C/Papa Juan Pablo I s/n cruce C/ Samuel Morse s/n
    • 25: Parroquia del Corpus Christi 11:30 Avda, de la Palmera 39.
  • Anuncio en Pamplona: Domingo 11 de marzo a las 13h en la Parroquia de San Fermín.
  • Retiro en Sevilla: 4 a 6 de mayo (No se ha abierto aún la convocatoria. Os mantendremos informados)
  • Anuncio en Mallorca: 20 y 21 de abril de 20 a 21:30 horas.

Más claro que el agua.

El Señor considera que todo lo que haga o no haga con mi esposo, es a Él a quien se lo hago o se lo dejo de hacer. Muchas veces he podido caer en la tentación de pensar que mi relación con Dios es algo separado de mi relación con mi esposo, pero eso no es así. Esto es muy serio. Por un lado puede causarme vértigo de pensar en cómo he tratado a mi esposo, pero por otro, puede causarme esperanza de pensar todo lo bueno que puedo darle a mi esposo y así, dárselo también al Señor.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Marta: Esposo, ¿qué te parece si nos trazamos un plan para calmar el hambre y la sed del Señor?
Ramón: Me parece fenomenal.
Marta: (Rezando) Hoy empezaré por calmar Su hambre. ¿De qué puede tener hambre el Señor? Me lo preguntaré de otra manera ¿De qué puede tener hambre mi esposo? Ah! Ya sé. Últimamente se queja mucho de que no estoy con él. Voy a sacar un rato para sentarme con él y que me sienta a su lado.
(Al día siguiente)
Ramón: Marta ¿rezamos?. Hoy es martes. (Rezando a solas con Dios) Señor, hoy es martes ¿De qué tienes sed? Ya sé. Marta hace tiempo que se queja de que no tengo un detalle con ella. Hoy lo voy a tener.
(Y así día tras día…)
Marta: Hoy quiero Señor acogerte cuando eres forastero, es decir, cuando nadie te quiere acoger. Ramón está hoy nervioso, un poco inaguantable. Hoy es el día de acogerle con cariño.
Ramón: (Desnudo y me vestisteis) Marta necesita que la arrope, se siente débil y sola. Voy a hacerle compañía, Señor, y a escucharla.
Marta: (Enfermo y me visitasteis) Hoy Ramón está triste, necesita compañía. Voy a dejar la casa como está, aunque está todo por alto, pero él es la prioridad.
Ramón: (En la cárcel…) A Marta le cuesta perdonar. Está presa de su resentimiento. Voy a intentar que se sienta comprendida y después intentarla ayudar a que salga de esa prisión que la tiene encerrada en su dolor.
(Al acabar la cuaresma, el amor entre Ramón y Marta estaba más fuerte que nunca. El Señor se había hecho presente entre ellos en todas esas circunstancias y había fortalecido su amor. El domingo de Resurrección, Ramón y Marta tenían mucho que celebrar, y el cielo también).

Madre,

Cuánto nos cuesta muchas veces entender nuestra vocación. Los más espirituales tienden a centrarse en su relación con Dios y olvidar a sus esposos. Los más terrenales, tienen a centrarse en las cosas de este mundo y olvidarse de Dios. Combinar ambas cosas, nos cuesta, pero hoy el Señor nos lo deja muy claro. Él está en mi esposo. Gracias Señor por marcarnos el rumbo. Más claro que el agua. Amén.

Vía Crucis del Matrimonio 5

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *