Liberarse para amar más. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 10, 17-27

EVANGELIO
Vende lo que tienes y sígueme

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 10, 17-27
En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: -«Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?» Jesús le contestó: -« ¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre». Él replicó: -«Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño». Jesús se le quedó mirándolo, lo amó y le dijo: -«Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dáselo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego ven y sígueme». A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó triste, porque era muy rico. Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: -«¡ Qué difícil les será entrar en el reino de Dios a los que tienen riquezas!». Los discípulos quedaron sorprendidos de estas palabras. Pero Jesús añadió: -«Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios». Ellos se espantaron y comentaban: -«Entonces, ¿quién puede salvarse?». Jesús se les quedó mirando y les dijo: -«Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo».

Palabra del Señor.

Liberarse para amar más.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

“Una cosa te falta”. El joven rico, cree que el Señor le está pidiendo algo ¿Acaso el dinero era para quedárselo?. ¡No! Desea liberarle de lo que le estorba para seguir creciendo en el amor. No es cuestión de renunciar a un bien. Es una cuestión de escoger “un camino mejor” como decía San Pablo.

¿Crees que renuncias a algo? No es tanto renunciar, sino comprender el camino de la verdad, aprovechar las oportunidades que Dios me da para construirnos como personas según nuestra dignidad y construir una relación que sólo crece con la entrega. El camino del amor, es una escalada de entregas mutuas, de manera que en cada entrega y en cada acogida, crecemos ambos y crece nuestra comunión.

Cuando tienes un amor “tacaño” como el del joven rico, en el que estás pendiente de lo que das y de lo que te cuesta dar, tu amor se vuelve raquítico y tú te quedas triste. El amor produce alegría ¿Estás alegre por lo mucho que estás amando? ¿Estás alegre porque hoy te has entregado más que ayer?.

El amor es como una escalada, y cuanto menos pesa tu mochila, más rápido subes y cada vez te cansas menos. La mayor mochila está en mi corazón. De él sale todo lo que me impide amar: El orgullo, la soberbia, el egoísmo… para llegar antes a la comunión con mi esposo y con Dios.

«Amar es, por tanto, esencialmente entregarse… Para poder amar de verdad, conviene desprenderse de todas las cosas y, sobre todo, de uno mismo, dar gratuitamente, amar hasta el fin. Esta desposesión de sí mismo es exhaustiva y exultante. Es fuente de equilibrio. Es el secreto de la felicidad» (San Juan Pablo II).

“Una cosa te falta”.

Madre:
Qué suerte tener un Dios que nos ha dado un esposo, nos ha puesto la ayuda adecuada que necesitamos a nuestro lado para liberarnos de nuestras ataduras. Qué suerte tener a alguien a quien entregarle todo en nombre del Señor. Que al acabar el día, estemos alegres. Alabado sea por siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *