En las situaciones difíciles. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 21, 12-19

EVANGELIO

Todos os odiarán a causa de mi nombre, pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 12-19

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a las cárceles y haciéndoos comparecer ante reyes y gobernadores, por causa de mi nombre. Esto os servirá de ocasión para dar testimonio.
Por ello, meteos bien en la cabeza que no tenéis que preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro.
Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os entregarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas».

Palabra del Señor.

Notas: 

  1. Proyecto Amor Conyugal realiza un Anuncio en Madrid, sobre la verdad y la belleza del matrimonio, el día 2 de diciembre a las 12h. en el colegio Montealto. Calle La Masó 76
  2. Retiro para matrimonios en BARCELONA 15 a 17 de diciembre. Se han quedado libres 3 habitaciones. Inscríbete y accede a toda la información aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

En las situaciones difíciles.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Los cristianos estamos llamados a dar testimonio de nuestra fe, y en última instancia podemos estar llamados al martirio. Sin llegar a esos extremos, podemos estar dando testimonio de la verdad cuando somos capaces de pasar dificultades con alegría por amor a Dios o a nuestro esposo como respuesta a la vocación a la que nos ha llamado. En las situaciones fáciles no damos testimonio, pues esas las vive cualquiera. Son precisamente en aquellas que son complicadas de superar humanamente, en las que damos testimonio de que para Dios no hay nada imposible.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ana: ¿Sabíais que Juanjo estuvo enganchado a la pornografía?
Marta: Tuvo que ser muy duro de soportar para Marga. Cuando sabes que tu marido está en el salón viendo tías y después viene a la cama a desahogarse contigo. Muy duro…
Ana: Sí, además era un celoso compulsivo, con mucha ira… En fin, una joyita de hombre.
Marta: Qué fuerte. ¿Y ella?
Ana: Marga al principio también tenía tela. Se creía muy buena y no admitía a su alrededor a nadie que no la adulase. Descartaba a la gente que no era como ella. Se dedicaba a criticar a unos y a otros. Era su principal afición, despellejar a la gente. Además era una rencorosa de estas que te hace la cruz… Y sin embargo, estaba encantada de conocerse.
Marta: O sea, que ese matrimonio era una auténtica bomba de relojería.
Ana: No lo sabes tú bien.
Marta: Y ¿Cómo han pasado a vivir la unión que viven ahora?
Ana: Se convirtieron, se enamoraron del Señor y después de mucha oración juntos y de trabajar duramente su matrimonio, hoy en día viven una comunión que ni ellos mismos se pueden creer.
Marta: Alucinante. Es una pasada. Los veo ahora y no me puedo creer lo que me cuentas de ellos en su etapa antigua.
Ana: Ellos reconocen que con sus fuerzas el cambio que han experimentado hubiera sido imposible, que Cristo ha actuado en ellos.
Marta: ¿Y sus hijos?
Ana: Tienen una fe… increíble.
Marta: Jo, qué envidia.
Ana: Dios ha actuado, pero porque ellos se lo han currado, desde luego.

Madre,

No podemos avergonzarnos del Señor después de haberse entregado por nosotros y por nuestra salvación. Merece que estemos dispuestos a dar la vida por ser sus testigos. Cuánto más, a superar las pequeñas cosas del día a día de nuestro matrimonio. Envíanos el Espíritu del Señor, para que nos dé la fortaleza necesaria y haga posible lo imposible. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *