La virtud de la benedicencia. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 5, 20-26

EVANGELIO
Vete primero a reconciliarte con tu hermano

Lectura del santo evangelio según san Mateo 5, 20-26
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Si no sois mejores que los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No matarás”, y el que mate será procesado. Pero yo os digo: Todo el que esté peleado con su hermano será procesado. Y si uno llama a su hermano “imbécil”, tendrá que comparecer ante el Sanedrín, y si lo llama “renegado”, merece la condena del fuego.
Por tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda.
Con el que te pone pleito, procura arreglarte en seguida, mientras vais todavía de camino, no sea que te entregue al juez, y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último cuarto.»

Palabra del Señor.

La virtud de la benedicencia.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Qué importantes somos a tus ojos, Señor, que te hiere cuando alguien nos llama imbécil. Gracias Señor por amarme así.

Dos de las cosas que aprendimos de la espiritualidad de un sacerdote:
– La virtud de la benedicencia, que es siempre hablar bien de los demás. Sólo con aplicar esta virtud, daríamos un gran avance en nuestro matrimonio.
– La otra es que, cuando amas con todo, no hay corazón que se resista. Estamos convencidos de que esto es un verdad. Dios lo hace, y así nos conquista a los que tenemos la suerte de conocerle.

Señor, Tú cambias las leyes de los fariseos por la de “ser perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”. Es decir, amar con Su misma misericordia.
La ley de los fariseos era exigente, pero Tu ley del amor lo es mucho más. La pena por llamar “imbécil” al esposo, la equiparas a la pena para el que mata, según la ley de los fariseos. Lo cierto es que en el fondo, cualquier asesinato, empezó por un insulto como podría ser “imbécil”. Es el comienzo de las consecuencias que trae el dejarse llevar por el Diablo y abandonar el camino del Espíritu.

Llamarlo imbécil: es un menos-precio, dudando de sus capacidades, de los dones que Dios le ha dado, ofende a Dios en su juicio, su obra y su plan para nosotros a través de él. Éste tendrá que comparecer ante el Sanedrín.

Llamarlo renegado: es el que ha renegado de su fe, y esto para Jesús es algo que merece la condena de fuego, pues Dios nos ha puesto en el corazón el deseo de santidad, de Dios, de salvación.

Pero como seguro que hemos fallado a nuestro compromiso con un amor mutuo tan exigente, hoy Señor, nos animas a retomar Tu camino. A reconciliarnos como esposos y volver a emprender la senda de la comunión. Volver al “principio”, al plan de Dios para nuestro matrimonio.

Alabado seas por siempre.

Oramos por los frutos del sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *