La regla familiar. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 2, 22-40

EVANGELIO
El niño iba creciendo y se llenaba de sabiduría

Lectura del santo evangelio según san Lucas 2, 22-40
Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.» .
Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo.
Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:
– «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»
Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.
Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre:
– «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. y a ti, una espada te traspasará el alma.»
Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén.
Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret.
El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

Palabra del Señor.

La regla familiar.

En todos los conventos, en los que se vive en comunidad para adorar a Dios, existe una regla. Nosotros creemos que en la familia debería ser igual. Al fin y al cabo, hemos sido reunidos por el Espíritu en una casa de Dios que es nuestro hogar.
De esto precisamente nos habla San Pablo, y un día como hoy: “Día de la Sagrada Familia”, no hemos podido evitar pegar aquí también la segunda lectura, en la que centraremos el comentario:

SEGUNDA LECTURA
La vida de familia vivida en el Señor

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 3,12-21
Hermanos:
Como elegidos de Dios, santos y amados, vestíos de la misericordia entrañable, bondad, humildad, dulzura, comprensión.
Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro.
El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo.
Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada.
Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo.
Y sed agradecidos. La palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; corregíos mutuamente.
Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados.
Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.
Mujeres, vivid bajo la autoridad de vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.
Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso le gusta al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan los ánimos.

Palabra de Dios.

La misericordia entrañable, no consiste en corregirnos unos a otros incesantemente (correcciones a las que solemos añadir quejas). Consiste en unirnos al otro en lo más profundo, en la raíz del problema que le lleva a cometer ese pecado. Por eso le añade San Pablo el apelativo de “entrañable”. Buceemos en las entrañas de nuestro esposo/a para detectar qué dolor o qué necesidad hay detrás de cada tentación que vive. Abrazándonos a ésta, su cruz, estaremos listos para ayudarlo/a con “misericordia entrañable”, como Cristo, que se hizo hombre, buceó en nuestra naturaleza, sufrió nuestras mismas tentaciones, y desde ahí nos salvó.

El perdón no es una opción, sino una obligación, porque Dios nos perdonó primero y mucho más que todas las ofensas que puedan cometer contra nosotros. Por tanto, no exijamos nada a cambio de perdonar, porque Dios no nos lo exige a nosotros.

“Y por encima de todo el amor que es el ceñidor de la unidad consumada” Es decir, el Espíritu Santo, que es quien realmente nos une. Por eso es tan importante la oración en el matrimonio y en la familia, porque es ahí donde invocamos al Espíritu que nos une y cuya fuerza de unión es inmensamente mayor que cualquier otra que pueda provenir de nosotros.

“Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús” Todo con Él y por Él. Así no os equivocaréis. Cualquier decisión, cualquier esfuerzo, cualquier momento de disfrutar juntos, cualquier nuevo don recibido, cualquier dolor, cualquier dificultad… todo en su nombre. Que lo oigan nuestros hijos, que se acostumbren. No hay mejor lección.

Hermosa regla para nuestra familia ¿No os parece?.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *