La prueba irrefutable. Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 29-33

EVANGELIO
Cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios

Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 29-33
En aquel tiempo, expuso Jesús una parábola a sus discípulos:
-«Fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que el verano está cerca.
Pues, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. Os aseguro que antes que pase esta generación todo eso se cumplirá. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán.»

Palabra del Señor.

(Nota: Mañana no podremos publicar el comentario del Evangelio porque estaremos de peregrinación en Fátima (sin acceso a internet) hasta el domingo con un grupo de familias. Pedirle a María Santísima por los frutos de esta peregrinación).

La prueba irrefutable.

Un conocido nos planteaba que por qué el Señor no viene y se presenta delante de todos, y hace un gran milagro para que todo el mundo crea. Le contestamos que el Señor no es así, porque Dios es amor y el amor no actúa de esa manera.

El amor no apabulla, no es llamativo ni coarta la libertad del amado con grandes aspavientos. Dios es amor y vino al mundo, y la señal era “un niño envuelto en pañales recostado en un pesebre”. Sólo se puede amar desde la humildad, desde la humillación de uno mismo. Lo malo de las grandes estrellas es que todo lo que les rodea queda en sombra, porque brillan tanto… Dios no es así.

Es habitual en el mundo de la fe, hablar sobre el testimonio de conversión. Qué te hizo creer. Cristo dice hablando de los árboles: “cuando echan brotes, os basta verlos para saber que el verano está cerca”. Pues eso. Cuando caminas según el Evangelio y ves que cambia tu vida, es que Dios está cerca. No lo ves, pero experimentas los brotes en tu vida. Esa fe (recibida como don del Espíritu), no te la quita ya nadie.

Hoy queremos hacer con vosotros una apuesta. Si todos los días rezáis juntos, si al menos una vez al mes dedicáis un par de horas a trabajar temas del magisterio de la Iglesia sobre el matrimonio y si vivís los sacramentos: Confesión cada 15 días, Eucaristía (Cuanto más mejor, a ser posible –que lo es- diariamente) y acudir al Sacramento del Matrimonio que se reaviva esforzándose todos los días por la entrega mutua: “Yo me entrego a ti, en las alegrías y en las penas todos los días de mi vida; si hacéis esas tres cosas, vuestro matrimonio irá siempre a mejor ¿Alguien apuesta?.

Si veis los frutos en vosotros, sabréis que Dios está cerca.

Oramos por los frutos del sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *