La prueba - Proyecto Amor Conyugal

La prueba. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 6, 16-21

EVANGELIO

Vieron a Jesús caminando sobre el lago
Lectura del santo Evangelio según san Juan 6, 16-21

Al oscurecer, los discípulos de Jesús bajaron al mar, embarcaron y empezaron la travesía hacia Cafarnaún. Era ya noche cerrada, y todavía Jesús no los había alcanzado; soplaba un viento fuerte, y el lago se iba encrespando.
Habían remado unos veinticinco o treinta estadios, cuando vieron a Jesús que se acercaba a la barca, caminando sobre el mar, y se asustaron.
Pero él les dijo:
«Soy yo, no temáis».
Querían recogerlo a bordo, pero la barca tocó tierra en seguida, en el sitio a donde iban.

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

Nota: Próximas misiones

  • 1ª catequesis en Sevilla: Para nuevos grupos.
    • Día 14 de abril a las 11:30 en la parroquia del Corpus Christi.
  • Anuncios en Mallorca:
    • 20 de abril a las 19h: Parroquia Santa Martarita (Inicio calle San Miguel) y
    • 21 de abril a las 20h Parroquia Sant Marçal (Sa Cabaneta)
  • Retiro en Sevilla: 4 de mayo (a las 18:30) al 6 de mayo (a las 17:30). infórmate en el siguiente enlace: https://wp.me/p6AdRz-XT.
  • Retiro en Madrid: 8, 9 y 10 de junio.
  • Retiro en Córdoba: 29 y 30 de junio y 1 de julio.

La prueba.

Los discípulos comienzan una travesía en la que esperaban terminar reuniéndose con Jesús. Noche cerrada, soplaba un viento fuerte, el lago se iba encrespando… Una prueba sin duda. Pero ellos remaban, no dejaban de remar. Paulatinamente iban superando la prueba, hasta que, poco antes de llegar a su destino se les acerca el Señor demostrándoles un dominio absoluto sobre aquellas aguas. Una prueba que Él permite, sin duda.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Pedro: Echamos la mirada atrás y me doy cuenta de que en esas situaciones de crisis que hemos vivido hemos experimentado la prueba de nuestro amor. La diferencia entre unas y otras es si nos hemos unido ante esas pruebas o las dificultades nos han separado. Hay aún alguna cosa que no hemos superado.
Marta: Sí. Ante las que nos quedan pendientes, me pregunto si he remado a fondo para superarlas o me he acomodado en mi manera de verlas o en mis criterios. Lo que es seguro es que, también estas dificultades que tenemos pendiente resolver, son para crecer en nuestro matrimonio.
Pedro: Como decía el Padre Pío: “Bendita la crisis que te hizo crecer, la caída que te hizo mirar al cielo, el problema que te hizo buscar a Dios”. Pedimos al Señor que las crisis que vivamos no sean para mirarme a mí mismo, mis derechos y mis reclamos, sino para mirar hacia el cielo y buscar a Dios.

Madre,

A ti llamamos, los desterrados, hijos de Adán y Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos. Y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *