La intimidad de Dios. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 16, 13-19

EVANGELIO
Tú eres Pedro, y te daré las llaves de] reino de los cielos
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 16, 13-19

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:
-«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»
Ellos contestaron:
-«Unos que Juan Bautista, otros que Ellas, otros que Jeremías o uno de los profetas.»
Él les preguntó:
-«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Simón Pedro tomó la palabra y dijo:
-«Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»
Jesús le respondió:
-«¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo.
Ahora te digo yo:
Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.
Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.»

Palabra del Señor.

La intimidad con Dios.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Hoy celebramos San Pedro y San Pablo. Se puede afirmar que, gracias a su santidad, se extendió el cristianismo por el mundo.
En el Evangelio, Pedro entra en la intimidad de Dios, que se revela a él a través del Espíritu Santo, y le muestra quién es Jesús. Dios le entrega Su intimidad a Pedro, y él, en representación de la “Iglesia Esposa”, la acoge. Después Dios le entrega las llaves de Su Casa.

¿En qué consiste mi misión de esposo? En construir una intimidad común con mi cónyuge a imagen de la de Dios mismo. Cuando esté en mi esposo y mi esposo en mí, entonces tendré las llaves de su corazón, y podré construir en él/ella. Esta es mi misión. Si no la llevo a cabo, habré perdido mi identidad, pues como Jesús, lo que me identifica es mi procedencia (hijo de Dios) y mi misión (esposo).
El Señor nos revela su intimidad en la santidad de ser esposos. Viviendo nuestra comunión, nos acercamos a vivir la Suya y Él nos muestra grandes tesoros.

A través de la santidad (los que llegan a la unión íntima con Dios), Él entrega los tesoros del cielo, no hay más que ver los legados de los santos: Los ejercicios de San Ignacio, Camino de perfección de Santa Teresa, La infancia espiritual de Santa Teresita o la Verdad del Amor Humano de San Juan Pablo II.

Aterrizado a la vida matrimonial.
Andrés: He mejorado mucho con mi esposa. Ahora colaboro mucho más en casa y ya no me quejo por el tema del dinero. En cambio ella, no para de quejarse de mí, y a veces hasta me falta al respeto. Me echa en cara mis errores del pasado, cosas que ocurrieron hace años. Y me desprecia.
Juan: Ya Andrés. Está muy bien que hayas mejorado en algunas cosas, pero ¿Has conseguido llegar al corazón de tu esposa? ¿Has entrado en su intimidad y te has empapado de ella? Tu esposa te necesita mucho, necesita que tú seas su confidente, su amigo, su apoyo en los momentos difíciles. Necesita que seáis un solo corazón, y mientras tú no satisfagas esa necesidad de unión íntima con ella, estará nerviosa, triste, irascible… Te necesita, Andrés. Más de lo que te crees. Hasta que no entres en su intimidad, en su mundo, ella no te dará las llaves de su corazón. Ese día, podrás ayudarle en su camino de santidad.
Andrés: Perdona, Juan. Nadie me había hablado así del matrimonio. Te lo agradezco mucho, porque ahora descubro que no estoy siendo un buen esposo.
Juan: San Juan Pablo II dice que al hombre se le ha dado desde el principio el encargo de ser custodio del amor verdadero. Esa es la hermosa misión que tienes. Si la cumples, Dios te mostrará grandes tesoros para ti y a través de ti, al mundo.

Madre,
Que centremos nuestra vida en el camino de santidad que nos tiene preparado, para que lleguemos a la belleza y la plenitud que nos quiere mostrar. Alabado sea Dios, por crear algo tan hermoso como es el matrimonio. Que aprendamos a acogerlo como el don precioso que es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *