Ji ji ji ji… Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas, 17, 20-25

EVANGELIO

El reino de Dios está dentro de vosotros
Lectura del santo Evangelio según san Lucas, 17, 20-25

En aquel tiempo, los fariseos preguntaron a Jesús:
«¿Cuándo va a llegar el reino de Dios?».
Él les contesto:
«El reino de Dios no viene aparatosamente, ni dirán: “Está aquí “o “Está allí”, porque, mirad, el reino de Dios está en medio de vosotros».
Dijo a sus discípulos:
«Vendrán días en que desearéis ver un solo día del Hijo del hombre, y no lo veréis.
Entonces se os dirá: “Está aquí “o “Está allí”; no vayáis ni corráis detrás, pues como el fulgor del relámpago brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su día.
Pero primero es necesario que padezca mucho y sea reprobado por esta generación».

Palabra del Señor.

Nota: Retiro para matrimonios en BARCELONA: Accede a toda la información aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

Ji ji ji ji…

El mundo busca fuertes sensaciones. En lo religioso, puede parecer que cuanto más llamativo, más de Dios es. Pero la realidad es que aunque Tú lo puedes todo y puedes hacer el milagro más llamativo, tu proceder es sencillo y silencioso. Cada día haces milagros en mí cuando estoy abierto a recibirlos, deseoso de buscarte y admirarte en cada momento. Deseoso de tenerte en cuenta y actuar como Tú sin dejarme llevar por mí. Entonces, haces el gran milagro y el más hermoso: Me haces avanzar un poquito hacia la santidad.

Jesús gracias por haber padecido tantísimo por mí y mi familia para dejarnos Tu Reino de Amor. Te pido perdón por las veces que no estoy dispuesto a padecer renunciando a mis tendencias egoístas.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Teresa (Hija de María): Mamá.
María: Dime hija.
Teresa: ¿Por qué se pelean tanto los padres? Ayer, en casa de Laura, sus papis se enfadaron mucho y se decían cosas muy horribles.
María: Vaya por Dios, pero ¿Estaban delante de vosotras?
Teresa: No. Estaban en su cuarto, pero se les oía mogollón. Como gritaban tanto… Vosotros no os enfadáis casi y si os enfadáis no decís cosas tan horribles y además os dura poquito y os pedís perdón en seguida. ¿Por qué vosotros no os enfadáis casi y los otros padres se enfadan mucho?
Teresa: Eso es porque rezamos juntos, y nos esforzamos por hacer lo que el Señor nos dice. Y también tenemos ese secreto de pedirnos perdón en seguida. Así no nos hacemos más daño y cuesta menos arreglarlo ¿Verdad?. Eso se llama hacer presente el reino de Dios en esta casa: Que reine Él y no hagamos lo que queramos, sino Su voluntad.
Teresa: ¡Qué guay! ¡El Reino de Dios! Que venga, que venga… ¿Sabes que no conozco a ningunos padres que se quieran tanto como vosotros?
María: ¿Ah sí?
Teresa: Sí. Estoy muy contenta de que estéis tan enamoraditos y os deis muchos besitos. Ji ji ji ji

Madre,

¡Oh dulce y bendita Madre! Tú que fuiste una con Jesús dile que queremos que nuestra única preocupación sea, cómo vivir bien cada momento según Él y así vivir el amor recíproco y la paz entre nosotros. En medio de este mundo, viviremos Su reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *