Feliz Dolorosa. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 19, 25-27

¡Mujer sé lo que eres! ¡Lucha por la vida de fe en tu matrimonio y tu familia! Si tú dices sí, junto a la Cruz, verán la luz. Muchos son los esposos que por sus esposas acogen la vida de fe. ¡Benditos hombres que la reciben como algo propio!

EVANGELIO

Triste contemplaba y dolorosa miraba del Hijo amado la pena
Lectura del santo Evangelio según san Juan 19, 25-27

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena.
Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que tanto amaba, dijo a su madre:
«Mujer, ahí tienes a tu hijo»
Luego, dijo al discípulo:
«Ahí tienes a tu madre».
Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio.

Palabra del Señor.
Notas: Próximas misiones.

  • Retiro en Madrid: 14, 15 y 16 de septiembre (Casa de Cristo Rey) Completo. Rezad por nosotros.
  • Retiro Málaga y Mallorca en Málaga y campamento para los niños: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana. Infórmate aquí: http://proyectoamorconyugal.es/?p=4926
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana).
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)

Feliz Dolorosa.

Celebramos hoy la memoria de la Bienaventurada Virgen María de los Dolores. ¿Feliz por sus dolores? Algo parece estar mal ¿No os parece?.

Era necesario que la mujer estuviera junto a la Cruz de Jesús, para acoger el don de la Vida. A la mujer Dios les dio la custodia de la vida. A través de la mujer nacen los hombres, tanto físicamente como, la mayoría de las veces, espiritualmente. Es la mujer la que los da a Luz.
Ser mujer, madre que da a luz, hija de la vida, esta es la misión para la que ha sido creada la mujer: Dar vida, acoger a la vida, cuidar la vida, llevar hasta la Vida.

¡Mujer sé lo que eres! ¡lucha por la vida de fe en tu matrimonio y tu familia! ¡No te canses de tirar del carro, de estar junto a la Cruz de Jesús. Si tú dices sí, aun pasando los dolores de parto en el alma, verán la luz. Di “sí” al Amor corredentor, di “sí” a la voluntad de Dios.

Junto a Su Madre, estaba el discípulo al que amaba. Juan representa esos hombres en minoría, pero elegidos por Dios que acogen la Vida por la Mujer, la Madre. Muchos son los esposos que por sus esposas acogen la vida de fe, otros son sacerdotes, que la acogen por su madre. ¡Benditos hombres! Que desde aquella hora la recibieron como algo propio.

Aterrizado a la vida matrimonial:

María: (con entonación animosa y cariñosa) vamos niños a rezar.
Los niños: ¡Uf qué rollo! (Y caras largas).
Antonio: (Sin decir nada, termina lo que estaba haciendo).
(Por fin todos juntos)
María: intentando esconder su dolor en el amor y con gran ánimo, dice: Venga ¿Quién lee lo que nos dice hoy Jesús? (Después de no ver muchas ganas, como si no se diera cuenta, anima al pequeño).
(Y así un día y otro día…)
Antonio: (Presente, pero interiormente avergonzado y sin mucha colaboración).
María guardaba la Vida, la Luz, en su alma y deseaba con todo su corazón que su familia lo acogiera y siguiera el Camino. Ella supo estar a los pies de la cruz de Jesús y eso hizo que, después de dos años, su familia acogiera el don de la Vida y la Luz.

Madre,

Tú eres nuestra Madre. Gracias a aquella hora, te compartimos con Cristo como Madre. Nosotros te acogemos como algo nuestro y Tú nos llevas hasta Jesús dándonos la Vida ¡Bendita seas por siempre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *