Esposos ¿buenos o malos conductores de la Luz de Cristo?. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 21-25

EVANGELIO
El candil se trae para ponerlo en el candelero. La medida que uséis la usarán con vosotros

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 21-25
En aquel tiempo, dijo Jesús a la muchedumbre:
-«¿Se trae el candil para meterlo debajo del celemín o debajo de la cama, o para ponerlo en el candelero? Si se esconde algo, es para que se descubra; si algo se hace a ocultas, es para que salga a la luz.
El que tenga oídos para oír, que oiga.»
Les dijo también:
-«Atención a lo que estáis oyendo: la medida que uséis la usarán con vosotros, y con creces.
Porque al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene.”

Palabra del Señor.

Esposos ¿buenos o malos conductores de la Luz de Cristo?

Para que la Luz brille, que no esté escondida debajo del celemín (tras nosotros mismos) y vean las obras buenas que hace el Padre a través de nosotros, es necesario que antes de hablar o actuar, nos preguntemos qué haría o diría Cristo. Tomar conciencia de que actuamos en su nombre, según la hermenéutica del don de San Juan Pablo II que ya hemos visto en otras ocasiones.

Ser la Luz del mundo, la del Señor, es iluminar con la luz del Evangelio. Ser Luz y no lucirse. Cuando buscamos lucirnos, ¡nos lucimos bien lucidos!.
Cuando no lo buscamos, pero tampoco buscarnos al Señor, también el resultado es “oscuro”. Atención a esto que oímos, porque la medida que usemos, la usarán con nosotros y con creces: Si respondo a mi esposo/a de malas maneras, me contestará mal y si nuestros hijos nos oyen, también lo harán…

Creer en Cristo es aceptar en nosotros su luz y a la vez comunicar con nuestras palabras y obras esa misma luz a nuestro esposo/a cuando ande a oscuras, a nuestros hijos, al mundo. ¿Soy luz que ilumina a mi esposo/a con las cosas que hago o digo? ¿Manifiesto a Cristo o solo manifiesto mi yo?
¿Escucho a mi esposo/a, le perdono cuando me ha ofendido, le ayudo cuando lo necesita, empatizo en su dolor y en su alegría, me entrego etc…?

Pues si Dios me ha dado unos dones para darlos: alegría, servicio… Y si no los utilizo para entregarme, sino que me los quedo, o los escondo… con el tiempo desaparecen y nos dirán con tristeza: “Tú antes no eras así”. Si nos entregamos con la Luz que se nos ha sido dada, nos dirá: ¡qué feliz me haces!
Ser Luz, es transmitir alegría, un bien común.

Papa Juan Pablo II: “Familia, sé lo que eres” “si sois lo que debéis ser prenderéis fuego al mundo entero”. Nosotros podríamos decir que si somos lo que debemos ser: Esposos, imagen del Esposo, irradiaremos al mundo entero la luz de Cristo Esposo. Como decían los obispos de la Subcomisión Familia y Vida el día de la Sagrada Familia: “El mismo «Cristo necesita familias para recordar al mundo la dignidad del amor humano y la belleza de la vida familiar»”

Pedimos para que cada hogar, esté ardiendo con el calor y la Luz que da el Espíritu Santo.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *