¿Esposo cristiano?, una cosa te falta. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 10, 17-27

Una cosa nos falta para ser esposos cristianos. Nuestro “yo” sigue centrado en sí mismo, incapaz de entregarse totalmente. El matrimonio es una vocación en respuesta al inmenso Amor de Dios.

EVANGELIO

Vende lo que tienes y sígueme
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 10, 17-27

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó:
-«Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?»
Jesús le contestó:
-« ¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre».
Él replicó:
-«Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño».
Jesús se le quedó mirándolo, lo amó y le dijo:
-«Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dáselo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego ven y sígueme».
A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó triste, porque era muy rico.
Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos:
-«¡ Qué difícil les será entrar en el reino de Dios a los que tienen riquezas!».
Los discípulos quedaron sorprendidos de estas palabras. Pero Jesús añadió:
-«Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios».
Ellos se espantaron y comentaban:
-«Entonces, ¿quién puede salvarse?».
Jesús se les quedó mirando y les dijo:
-«Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones:

¿Esposo cristiano?, una cosa te falta.

Nos llama la atención la autenticidad. Alguien auténtico, nos cautiva. Un amor auténtico es lo que deseamos. La autenticidad exige la totalidad, y el amor entre esposos requiere la entrega en totalidad. No se puede amar al 90% o si no, el esposo buscará desesperadamente ese 10% que le falta.

El joven rico, no era un auténtico cristiano, una cosa le faltaba, renunciar a sus riquezas. ¿Qué me impide ser un esposo cristiano auténtico? ¿Qué me impide entregarme totalmente en mi matrimonio? Siempre resonarán en nuestros oídos esas palabras del Señor: “una cosa te falta”. ¿Será mi orgullo? Seguramente, puesto que el orgullo es la fuente de los demás males del matrimonio. No me entrego porque quiero salvaguardar algo de mí, como si me perteneciera.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Matrimonio Tutor: ¿Qué os impide o impedía entregaros totalmente el uno al otro?
Laura: Mi esposo no tiene fe, y eso hace nuestra relación imposible.
Ramón: Llego tarde de trabajar y cuando llego, mi esposa está ya dormida. Pero no puedo llegar antes porque podría perder el trabajo.
Lucía: No me comprende.
Jaime: No tenemos tiempo para rezar juntos y dedicarnos a nuestra relación.
Alicia: Es demasiado dependiente de su madre, y ella siempre se está metiendo en todo.
Andrés: No es capaz de olvidar lo malo que le hice.
Paula: No soporto que me mienta.
Javier: Es muy violenta y me dice cosas muy duras.
Matrimonio Tutor: No somos capaces de amar en cada una de esas situaciones, porque “una cosa nos falta” para ser esposos cristianos. Esposos cristianos son esposos que aman como Cristo en Su Pasión. Su Esposa ¿Tenía fe? ¿Le trató bien? ¿Le reconoció su entrega? ¿Fue para Él su prioridad?

Madre,

Nuestro “yo” sigue reclamando, sigue centrado en sí mismo, sigue siendo incapaz de entregarse totalmente en lo malo, sigue “midiendo” el amor del otro. No acabamos de enterarnos que el matrimonio es una vocación en respuesta al inmenso Amor de Dios. Enséñanos a amar, Madre. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *