El encuentro. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 2, 22-32

EVANGELIO
Mis ojos han visto a tu Salvador
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 2, 22-32

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones».
Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo.
Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:
-«Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz.
Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos:
luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel».

Palabra del Señor.

El encuentro.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Hoy celebramos la fiesta de la Presentación del Señor en el templo. Simboliza la presentación del Señor a la Iglesia y la acogida de ésta, representada por Simeón y Ana, que anhelan Su llegada.

Durante siglos ha sido una fiesta Mariana, a la que llamaban la Purificación de Ntra. Sra. Pero el Concilio Vaticano II sustituyo el nombre para darle más énfasis al protagonismo del Señor, aunque sin menoscabar la importancia de María, quien lleva al Niño en sus brazos y a la que se anuncia esa misión co-redentora simbolizada por la espada que atravesaría su Corazón. Antiguamente se le llamaba la Fiesta del Encuentro, el encuentro entre Jesús y la Iglesia, y ese es el espíritu de esta fiesta.

Señor, tú eres el Esposo, la nueva Alianza, la que restaura la nuestra. Hoy, María te trae en sus brazos, para presentarte también a Dios desde nuestro hogar, “Iglesia Doméstica” y para que te acojamos con la misma ilusión y entusiasmo que lo hicieron Ana y Simeón. ¡Por fin! El matrimonio ha sido redimido. Señor, ¿Veremos nuestro amor convertido en Tu Caridad Conyugal antes de morir?.

Tú nos preparas el camino para darnos la posibilidad de llegar al Padre con las manos llenas de ofrendas, que serán nuestras obras de amor. Y yo sé que necesito pasar por una purificación, un sufrimiento que como una espada atravesará mi corazón, participando del sufrimiento de Ntra. Madre a los pies de la Cruz. Pero no me importa. Estas ofrendas y estos sufrimientos son los que agradan al Padre, como en los días pasados, y nos acercan a lo que Él quiso para nosotros desde el principio.

El Niño no necesitaba ser presentado a Dios, pues era Dios, y la Virgen no necesitaba purificación, pues es Virgen. Pero Ntra. Madre nos enseña a hacerlo: Nosotros necesitamos de ambas, las ofrendas y la purificación por nuestros pecados, para acoger el verdadero Amor.

Madre,
Pasa a nuestro hogar, presenta a Jesús entre nosotros. Estamos dispuestos a entregar esas ofrendas. Estamos dispuestos a pasar por esa purificación para acogerle. Madre, no somos dignos de que entre en nuestra casa, pero una palabra Suya, bastará para sanarnos. Alabado sea mi Señor, luz para alumbrar a las naciones y gloria de los esposos y las familias. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *