Encandilados y encandilando. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 6, 14-29

EVANGELIO

Es Juan, a quien yo decapité, que ha resucitado
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 6, 14-29

En aquel tiempo, como la fama de Jesús se había extendido, el rey Herodes oyó hablar de él.
Unos decían:
«Juan el Bautista ha resucitado, de entre los muertos y por eso las fuerzas milagrosas actúan en él».
Otros decían:
«Es Elías».
Otros:
«Es un profeta como los antiguos».
Herodes, al oírlo, decía:
«Es Juan, a quien yo decapité, que ha resucitado».
Es que Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel encadenado.
El motivo era que Herodes se había casado con Herodías, mujer de su hermano Filipo, y Juan le decía que no le era lícito tener a la mujer de su hermano.
Herodías aborrecía a Juan y quería matarlo pero no podía, porque Herodes respetaba a Juan, sabiendo que era un hombre justo y santo, y lo defendía. Al escucharlo quedaba muy perplejo, aunque lo oía con gusto.
La ocasión llegó cuando Herodes, por su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea.
La hija de Herodías entró y danzó, gustando mucho a Herodes y a los convidados. El rey le dijo a la joven:
«Pídeme lo que quieras, que te lo daré».
Y le juró:
«Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino».
Ella salió a preguntarle a su madre:
«¿Qué le pido?».
La madre le contestó:
«La cabeza de Juan el Bautista».
Entró ella enseguida, a toda prisa, se acercó al rey y le pidió:
«Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista».
El rey se puso muy triste; pero, por el juramento y los convidados no quiso desairarla. Enseguida le mandó a uno de su guardia que trajese la cabeza de Juan. Fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una bandeja y se la entregó a la joven; la joven se la entregó a su madre.
Al enterarse sus discípulos fueron a recoger el cadáver y lo pusieron en un sepulcro.

Palabra del Señor.

Avisos:

  • Adoración en Madrid por los matrimonios: HOY Viernes 8-feb de 20:10h. Paroquia Ntra. Sra. de la Visitación (Las Rozas). Inscríbete: https://proyectoamorconyugal.habil.tv/es/860687
  • Retiro en Sevilla: 15-17 de febrero en Betania. Rezad por los frutos.
  • Retiro en Salamanca: 22-24 de febrero. Rezad por los frutos.
  • ¿Retiro en Vigo?: Sondeo para abrir la posibilidad de hacer un retiro. Si te interesa, inscríbete. Una vez visto si hay demanda en la zona, nos pondremos en contacto con vosotros: https://goo.gl/forms/591yixYDxZGyarB82
  • Retiro en Madrid: 8-10 de marzo (Casa Oblatos) Para más información pincha aquí http://wp.me/p6AdRz-1Az

(De los siguientes retiros no se han abierto las inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Barcelona: 15-17 de marzo (Casa de Espiritualidad María Inmaculada, Tiana)
  • Retiro en Cádiz (Chipiona): (Inauguramos ciudad!!!) 10-12 de mayo, Santuario de Regla.
  • Retiro en Navarra (Javier): 31 de mayo, 1 y 2 de junio.

(Adoración en Pamplona por los matrimonios: 3os jueves de mes en Santa Maria la Esperanza de Doniantzu)

Encandilados y encandilando.

Según san Beda, Juan, el precursor de Cristo, muere mártir por defender la Verdad, la verdad del matrimonio. Él era el mensajero de Dios para Herodes, que quería hacerle reconocer el camino que le llevaría a la salvación. Releyendo la escena ¿Alguien puede pensar que Herodes era feliz con Herodías? Su relación con ella aparece más como un capricho sensual de una temporada que acabó convirtiéndose para él en una auténtica pesadilla. Esto es lo que quería evitar Juan. Dios no había creado a Herodías para Herodes, y por tanto, la cosa no podía salir bien. Por eso Juan, a pesar de estar preso, hablaba con Herodes con frecuencia, enseñándole la verdad. Lo sabemos porque Herodes muestra estima hacia Juan, lo defendía como justo y, ni más ni menos que ¡Santo!.

En cierto modo, san Juan Bautista había encandilado a Herodes con la belleza de la verdad, a pesar de sus diferencias de opinión. Pues esta es la actitud que nos enseña hoy a los esposos, sobre todo entre nosotros: Mostrar la verdad de nuestra unión sagrada y del Evangelio en el matrimonio, pero no imponiéndola como una ideología, sino seduciéndonos el uno al otro con la belleza de la Verdad en sí misma. Después, transmitamos esa Verdad al mundo para encandilarlo también en Su nombre. Porque una verdad que no encandila, que no transmite la belleza del Creador, no puede ser verdad.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ángela: Mi hermana está fatal con su marido. ¿Podéis ir a hablar con ellos?
(Unos días más tarde se reúnen con ellos)
Matrimonio Tutor: Cuando vivíamos el matrimonio como una mera convivencia en la que intentábamos no chocar demasiado el uno con el otro, porque habíamos desistido ya de revivir ese amor del noviazgo que intentábamos rescatar alguna vez en escapadas de fin de semana, y cuando empezamos a vivirlo según Dios lo había pensado, nuestra vida dio un vuelco. Todo empezó a cobrar sentido. Mirad, todo lo que Dios hace es extremadamente bello. No hay más que contemplar la naturaleza, las galaxias… Pero el matrimonio es lo más hermoso que Dios ha creado, porque el matrimonio es capaz de representar a Dios mismo como signo de Su amor. Sí, existe el amor, existe esa sensación de alegrarse porque el otro descanse, existe ese vivir con el otro lo que vive, existe ese ilusionarse con lo que al otro le hace ilusión, existe ese pedir perdón con dolor de corazón por haber hecho sufrir al otro y haberle puesto triste, existe ese salir en su rescate cuando está mal, existe esa necesidad de conocerle cada día más… Sí. El amor existe, y es lo más hermoso que Dios ha creado. Sólo que no habéis sabido construirlo con las armas de Dios ¿Queréis?

Madre,

Que entreguemos nuestra vida por mostrar al mundo la hermosura del sueño de Dios para el matrimonio. Y que cuando el Señor venga a llevarnos a Su lado, nuestros hijos y conocidos puedan decir: “Lástima que ya no estén entre nosotros, eran dos esposos justos y santos”. San Juan Bautista, mártir y santo por el matrimonio, intercede por los esposos cristianos. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *