En las mejores manos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 9, 18-26

Hay muchas heridas entre los esposos. Es hora de dejar de ir uno contra el otro y acercarse al Señor, con humildad, noche tras noche, hasta que al menos lleguemos a tocar Su manto y quedar curados.

EVANGELIO

Mi hija acaba de morir, pero ven tú y vivirá
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 9, 18-26

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un jefe de los judíos que se arrodilló ante él y le dijo:
«Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, impón tu mano sobre ella y vivirá».
Jesús se levantó y lo siguió con sus discípulos.
Entre tanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años, se le acercó por detrás y le tocó la orla del manto, pensando que con solo tocarle el manto se curaría.
Jesús se volvió y, al verla, le dijo:
«¡Ánimo, hija! Tu fe te ha salvado».
Y en aquel momento quedó curada la mujer.
Jesús llegó a casa de aquel jefe y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo:
«¡Retiraos! La niña no está muerta, está dormida».
Se reían de él.
Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se levantó.
La noticia se divulgó por toda aquella comarca.

Palabra del Señor.

Notas: Próximas misiones.

  • Retiro en Madrid: 7, 8 y 9 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Infórmate aquí: https://wp.me/p6AdRz-1fO 
  • Retiro en Madrid: 14, 15 y 16 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Sí, dos fines de semana seguidos. No es un error. Es una “locura de amor”.
  • Retiro Málaga y Mallorca en Málaga: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana.
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana).
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)

En las mejores manos.

El Señor es misericordioso. Todo el que se acerca a Él con fe, lo sana.

Hay muchas heridas entre los esposos. Es hora dejarse de reproches, dejar de culpar al otro intentando demostrar la propia inocencia, dejar de ir uno contra el otro, y acercarse al Señor, con humildad, para tocar aunque sea Su manto, aunque no consigamos esa intimidad con Él que se puede llegar a tener con el tiempo, acercarse a Él poco a poco, noche tras noche hasta que al menos lleguemos a tocar Su manto y quedar curados.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Paco: Mi esposa está otra vez pasando una mala racha. Me culpa de las cosas y está muy irascible.
Matrimonio Tutor: Y tú ¿Qué estás haciendo para amarla en este momento de dificultad?
Paco: Aprendí la lección que me enseñasteis de que en estos momentos es cuando más me necesita el Señor para que le ayude, y no respondo a sus ataques. Me cuesta mucho, pero me callo. También el Señor me está dando la gracia de mirarla con mirada misericordiosa, y la veo pequeña, débil, necesitada de mucho cariño. Pero ella no me deja ni que me acerque. Dice que no me soporta y no quiere saber nada de mí.
Matrimonio Tutor y ¿Qué más puedes hacer para seguir amándola?
Paco: Pues lo que también me dijisteis en otra ocasión. Ofrecer sacrificios y oración por ella, y poner esta situación en las manos de Dios.
Matrimonio Tutor: Muy bien, Paco. Vas por muy buen camino. Antes habías puesto el problema solo en tus manos y ahora lo has puesto en las mejores manos. Basta que tengas fe.
(Y un día, Laura, la esposa de Paco, vino a sus brazos llorando arrepentida)

Madre,

El amor se llama misericordia cuando entra en contacto con el pecado del hombre. El Señor nos ama tanto, que no puede evitar ser misericordioso. A todo el que se acerca a Él, lo sana y lo salva. Alabado sea el Señor, que nos ama infinitamente, eternamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *