¿El roce hace el cariño? Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 27-28

El Señor quiere la unión de nuestros cuerpos, nuestros corazones y nuestras almas. Sólo el matrimonio cristiano puede vivir esa experiencia.

EVANGELIO

Bienaventurado el vientre que te llevó. Mejor, bienaventurados los que escuchan la Palabra de Dios.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 11, 27-28

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a la gente, una mujer de entre el gentío, levantando la voz, le dijo:
«Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te criaron».
Pero él dijo:
«Mejor, bienaventurados los que escuchan la Palabra de Dios. y la cumplen».

Palabra del Señor.
Notas: Próximas misiones.

  • Anuncios en Sevilla:
    • Viernes 19 de octubre 20:30 h. Parroquia de San Sebastián (Salón San Juan Pablo II)
    • Sábado 20 de octubre 18:30 h. Parroquia Santiago el Mayor. Calle Ponce de León s/n. 41710 Utrera (Sevilla)
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana). Infórmate aquí: http://wp.me/p6AdRz-1mY
  • Anuncio en Madrid: 20 de noviembre 20:30h en la parroquia de San Juan Crisóstomo.
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)
  • Ver más en http://proyectoamorconyugal.es/misiones-y-noticias/

¿El roce hace el cariño?

Jesús nos empuja a vivir una relación más allá de la puramente carnal. Es verdad que “el roce hace el cariño”, pero el Espíritu de Dios nos hace UNO. Todo en la vida tiene dos maneras de mirarse: Desde el punto de vista terrenal o dándole una dimensión trascendental, desde la mirada de Dios. Cuando miramos desde los ojos de Dios, vemos todo bueno, muy bueno. Vivimos en Su reino.

No es lo mismo cuando veo un problema que cuando soy capaz de ver en él una cruz que será un medio para la salvación de muchos. No es lo mismo que m mire y mire a mi esposo como es ahora, con nuestros “pegotillos”, que mirar nuestro matrimonio con la esperanza de lo que estamos destinados a ser por la gracia de Dios. No es lo mismo aspirar a que me valoren, que aspirar a una intimidad entre nosotros y juntos con Dios.

El Señor quiere la unión de los cuerpos a la par que se unen nuestros corazones y se unen nuestras almas. Sólo el matrimonio cristiano puede vivir esa experiencia, y es que, el matrimonio cristiano es mucho más. Es bienaventurado.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ana: Antes aspirábamos a tener pactados los servicios que debíamos realizar el uno y el otro para que fueran equitativos. Ahora nos servimos el uno al otro como al Señor.
Juanjo: Antes aspirábamos a valorarnos por lo que hacíamos, ahora nos valoramos por la dignidad de hijos de Dios que Él nos ha dado. Antes podíamos aspirar a admirarnos mutuamente, ahora sentimos veneración el uno por el otro.
Ana: Antes aspirábamos a tener unas relaciones sexuales placenteras sobre las que pudiéramos hablar con naturalidad. Ahora vivimos una unión íntima con Dios, que nos hace llorar de alegría.
Juanjo: Antes buscábamos el premio a nuestros esfuerzos en el descanso de las vacaciones o de los fines de semana. Ahora vivimos con la esperanza de alcanzar algún día la vida eterna, juntos.

Madre,

Ser cristiano es aspirar a lo más alto, a lo más feliz, a lo más verdadero, al amor más grande. El camino es el de Cristo y la cruz, pero merece la pena. Alabado sea el Señor que nos ha mostrado el camino. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *