El matrimonio aumenta la autoestima. Comentario del Evangelio para matrimonios: Lucas 21, 1-4

EVANGELIO
Vio una viuda pobre que echaba dos reales.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 1-4
En aquel tiempo, alzando Jesús los ojos, vio unos ricos que echaban donativos en el arca de las ofrendas; vio también una viuda pobre que echaba dos reales, y dijo:
-«Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.»

Palabra del Señor.

El matrimonio aumenta la autoestima.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Aquella viuda tenía menos que nadie, pero lo dio todo y eso la convirtió en la más grande.

Hablemos hoy de la autoestima: La autoestima no debe llevar al narcisismo. Es convencerse de que cada uno es portador de una alta dignidad que Dios le ha entregado, que somos irrepetibles y estamos llamados a realizar en el mundo una tarea que dará sentido a nuestra vida y que nadie puede hacer por nosotros.

En definitiva se trata de entender que somos administradores de los dones que Dios nos “presta”. Ni los míos son míos, ni los de los demás son suyos, y todos son para entregarlos y ponerlos a disposición de los demás para mayor gloria de Dios.

Muchos o pocos, los dones que se nos han concedido son suficientes para realizar la misión que Dios nos ha encomendado y que solamente nosotros podemos realizar. Son suficientes para llegar a la santidad. Aunque otro tuviese muchos más dones que yo, no podría nunca realizar mi misión, mi camino de santidad. Ese pequeño real (a los ojos humanos) que entrego, es un gran tesoro a los ojos de Dios, que ve en nuestro corazón como único espectador enamorado. A veces me toca dar incluso aquello que parece que no tengo: Me siento triste pero tengo que dar alegría, porque Dios que reside en mí, es todo alegría; a veces tengo poco tiempo, pero doy calidad en el tiempo que tengo con todo mi cariño, con una sonrisa, con una palabra amable; cuando estoy cansado y llega la hora de servir la cena, de ir a comprar después de un día duro de trabajo, de escuchar a mi esposo por su día duro… No mirarme, ni mirar mi cansancio y darme sin medida, con toda la energía que da el amor. ¿Todavía crees que tienes poco para dar? ¿Todavía tienes baja la autoestima?.

El mayor valor está en el sacrificio que se realiza con alegría, en la dulzura de la mortificación por mi esposo, el amor está en el silencio del corazón fiel, allí donde Dios ve, donde nadie más ve. Para Dios el lenguaje del latido generoso, silencioso del enamorado, no pasa desapercibido.

Soy por tanto, con mis dones pocos o muchos, el único que puede ser esposo de mi cónyuge y padre/madre de mis hijos. Eso sí, toca entregarlo todo, como la viuda. Nosotros tenemos dos reales: Hijos de Dios y esposos. Entreguémoslo todo y habremos dado más que nadie.

Oración:
Madre, mediadora de todas las gracias, acoge nuestra pequeña ofrenda y preséntasela a Jesús, adornada y embellecida con tu amor, para hacerla agradable a Sus ojos. Danos el convencimiento de que somos tus hijos y tú nos guías, estás con nosotros y nos llevas en tus brazos. No te pedimos más, sólo que nos arriesguemos a entregarnos más para ser auténticos esposos. Los matrimonios que llevamos el sello de Dios, debemos ser hermosos con la hermosura de nuestro Dios. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *