Descubrir cosas mayores en el matrimonio. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 1, 47-51

Cuando somos fieles a nuestra vocación, el Señor nos hace descubrir cosas mayores de las que podía haber imaginado. ¡Gloria a Dios!

EVANGELIO

Veréis a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre
Lectura del santo Evangelio según san Juan 1, 47-51

En aquel tiempo, vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él:
«Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño».
Natanael le contesta:
«¿De qué me conoces?».
Jesús le responde:
«Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi».
Natanael respondió:
«Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel».
Jesús le contestó:
«¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores».
Y le añadió:
«En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre».

Palabra del Señor.
Notas: Próximas misiones.

  • Experiencia de Amor Matrimonial Málaga y Mallorca, en Málaga y Campamento para los niños: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana. Infórmate aquí: https://wp.me/p6AdRz-1hs
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana). Infórmate aquí: http://wp.me/p6AdRz-1mY
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)
  • Retiro en Madrid: 25-27 de enero (Casa Oblatos)
  • Retiro en Sevilla: 15-17 de febrero en Betania
  • Retiro en Madrid: 8-10 de marzo (Casa Oblatos)
  • Retiro en Barcelona: 15-17 de marzo (Casa de Espiritualidad María Inmaculada, Tiana)

Descubrir cosas mayores en el matrimonio.

Dicen que Natanael estaba viviendo una tentación muy fuerte sobre su vocación, cuando el Señor le vio. Por eso Natanael se sorprendió tanto y creyó. Cuando somos fieles a nuestra vocación, Jesús nos hace la promesa: “Has de ver cosas mayores”.

Así es. Ser fiel a la vocación de esposos tal como Dios la pensó, a esa vocación que tiene nombre y apellidos, porque he sido creado para mi esposo, me hace descubrir la grandeza de este misterio del Sacramento Conyugal. Me hace descubrir cosas mayores de las que nunca jamás me podía haber imaginado que se pudieran vivir en este mundo. Gloria a Dios!!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Marina: (Piensa) Ahí está mi esposo, tirado en el sofá. ¿No se da cuenta de que le necesito? Parece que se conforma con estar ahí, viendo la tele sin hacer nada. Parece que no me necesita, me ignora.
Marina: (Corrige y redirige sus pensamientos) Pero aun así, Dios me pide responder como esposa en esta situación. Es el momento para glorificar a Dios, es el momento para amar a mi esposo. No se santifica uno en el pasado ni en el futuro, sino con la acciones del aquí y el ahora. Es el momento de la entrega por amor. Él me necesita, aunque no sea consciente de ello.
Marina: (Se acerca a su esposo, se sienta a su lado, se recuesta sobre su pecho y le susurra al oído mientras le acaricia introduciendo su mano por debajo de la camiseta que cubre su torso) “Amor mío, me gustas muchísimo”
Alfonso: Y tú a mí, cariño. Mmmm cómo me gustan tus caricias.
Marina: Abrázame, por favor. Me siento sola y te necesito.
Alfonso: (La abraza y apaga la tele) Yo también te necesito.
(Y pasaron una velada inolvidable juntos, hablando de sus cosas íntimas, una tarde-noche que acabó por fundirlos en un apasionado abrazo conyugal, mientras ambos alababan a Dios por tan inmenso don)

Madre,

Hemos sido creados para agradarnos el uno al otro. El demonio quiere alejarnos de este precioso plan de Dios, y nos tienta con apetitos y deseos mundanos raquíticos, pero inmediatos. Madre, que sepamos profundizar en el sentido de nuestra vida, que sepamos descubrir el don, que mantengamos nuestra motivación siempre en el plan de Dios. Es una pasada. Es una gozada. Lo que podemos vivir juntos, supera todas nuestras expectativas. Alabado sea el Señor por siempre. Gloria a Él por los siglos de los siglos. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *