De frente. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 21, 25-28. 34-36

EVANGELIO
Se acerca vuestra liberación

Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 25-28. 34-36
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán.
Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad.
Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.
Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra.
Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre.»

Palabra del Señor.

De frente.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El adviento es un tiempo de preparación para la venida del Señor. Realmente se centra en la 2ª venida, es decir, en el fin de los tiempos. Nos recuerda que todo esto se acabará algún día, y que debemos prepararnos. A la par nos preparamos para la Natividad: La venida del Niño Dios.

Ante las dificultades y los problemas, hay gente que se hunde y gente que se crece. Incluso, hay gente que se hunde en pequeñas cosas y gente que crece ante problemas graves de la vida. La diferencia entre ambos, es que los primeros intentan huir de los problemas, mientras que los segundos los afrontan y esto hace que se hagan más fuertes, se unan para luchar juntos y se enriquezcan.

Lo que Jesús nos traslada hoy, no es una amenaza, sino una advertencia de algo que ocurrirá más tarde o más temprano. Mirar nuestra muerte de frente, hace que nos fortalezcamos, nos pidamos ayuda y nos unamos para luchar juntos.

Se aproxima la Navidad. Quedan 4 semanas, y podemos dispersarnos con las compras y las luces o tomar conciencia de que viene el Salvador a liberarnos de todo aquello que nos impide amar y amarnos de verdad. Centrémonos en lo verdaderamente importante y preparémonos para la venida del Señor. Es un acontecimiento grande: La Encarnación. No hay misterio mayor.

¿Qué es lo único que realmente importa? Que en la segunda venida del Señor en el fin de los tiempos, mi esposo reciba Su abrazo. Todo lo demás no sirve.

Oración:
Señor ayúdanos a mí y a mi familia para mantenernos despiertos estos días de tantas luces y ruidos que adormecen el alma. Danos la gracia de mantenernos en pie, esperándote, como el enamorado que espera a su amado después de un tiempo sin verse.
Así deseo esperarte, Señor, sin perderme lo más mínimo de lo que venga de Ti. No dejes que mi alma se duerma, danos la “cafeína” espiritual para estar despiertos: Con un continuo esfuerzo por no pecar, no ofender a mi esposo y amarle, olvidándome de mí. Concédeme que le ayude a prepararse para recibir Tu abrazo Divino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *