Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lc 1,39-56

La caridad no puede esperar.

Señor, ensancha mi corazón para que pueda desvivirme en caridad por mi esposo (genérico), a ejemplo de María con su prima Isabel, olvidándome de mí mismo y de mi comodidad, de mis miedos, egoísmos, intereses… para ir al otro, que me necesita.

Dice Kempis en su famoso libro Imitación de Cristo: “Quien ama, corre, vuela; vive alegre, está libre y nada le entorpece. A quien ama, nada le pesa, nada le cuesta, emprende más de lo que puede. El amor está siempre vigilante e incluso no duerme…Sólo quien ama, puede comprender la voz del amor”

Señor abre nuestros ojos del corazón para comprender Tu Amor.

Madre de Tu mano nos adentramos en el Proyecto de Amor de Dios para nosotros, los esposos y familia:
La reacción de María ante las maravillas obradas por Dios en su vida es un cántico de alabanza y gratitud. ¡Qué humildad! María no viene a creerse más importante que Isabel, pues la caridad no puede pavonearse ni ser vanidosa. La vanidad mancha la caridad y la pudre de raíz. María viene a reconocer que todo lo bueno que ella tiene viene de Dios, es de Dios, y que nada es mérito suyo. Ella es la Virgen evangelizadora de la buena nueva. Es la portadora de Cristo a sus semejantes. Ella no permanece pasiva en Nazaret; siente la urgencia de transmitir los dones recibidos. María no los retiene para sí, los comunica con generosidad.
María se sabe y siente en posesión de Dios, por eso exulta su corazón. Dios es grande, Ella es pequeña. Dios es la alegría, Ella es el recipiente de esa alegría de Dios, y lo comparte con nosotros.

Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor”. Es el recado de Lucas a las Comunidades: creer en la Palabra de Dios, pues tiene la fuerza de realizar aquello que ella nos dice. Es Palabra creadora, la que engendra vida en el seno de nuestro matrimonio, pobre, que la acoge con fe.

El cántico nos enseña cómo debemos cantar y rezar: María empieza proclamando la mutación que ha acontecido en su propia vida bajo la mirada amorosa de Dios, lleno de misericordia. Por esto canta feliz: “Exulto de alegría en Dios, mi Salvador”. Los esposos proclamamos juntos la transformación que ha acontecido bajo la mirada de Dios lleno de Misericordia, pues acogiendo juntos la Palabra, acogemos como María en nuestros corazones a Dios mismo en nuestra morada y es Él quien crea es sola carne, solo corazón y sola alma.

Inmediatamente después, canta la fidelidad de Dios para con nuestro matrimonio y familia como pueblo suyo, Iglesia doméstica y proclama el cambio que el brazo de Yavé está realizando a favor de nosotros esposos, que está convirtiendo nuestro amor limitado, interesado, hambriento de Amor verdadero, a imagen del Amor Trinitario.

La expresión “brazo de Dios” recuerda la liberación del Éxodo. Esta es la fuerza salvadora de Dios que hace acontecer la mutación: dispersa a los orgullosos. ¡Qué destructivo es el orgullo entre los esposos, ese gran enemigo de la comunión. Dios lo dispersa con su brazo. Si nos creyéramos ricos nos quedaríamos con las manos vacías.

La Buena Nueva viene no como recompensa por la observancia de la Ley, sino como expresión de la bondad y de la fidelidad de Dios a las promesas. Es lo que Pablo enseñaba en las cartas a los Gálatas y a los Romanos. El segundo libro de Samuel cuenta la historia del Arca de la Alianza: David quiso colocarla en su casa, pero tuvo miedo y dijo: “¿Cómo voy a llevar a mi casa el Arca de Yavé?” (2 Sam 6,9) David mandó que el Arca fuera para la casa de Obed-Edom. “Y el Arca permaneció tres meses en casa de Obed-Edom, y Yavé bendijo a Obed-Edom y a toda su familia” (2 Sam 6,11). María, embarazada de Jesús, es como el Arca de la Alianza que, en el Antiguo Testamento, visitaba las casas de las personas distribuyendo beneficios a las casas y a las personas. Va hacia la casa de Isabel y se queda allí tres meses. En cuanto entra en casa de Isabel, ella y toda la familia es bendecida por Dios.
Nuestro matrimonio es también arca de la nueva Alianza. Al visitar las casas de otros matrimonios, tiene que traer beneficios y gracias de Dios para ese matrimonio y ese hogar.

Oramos con el salmo: El Señor es mi Dios y salvador: confiaré y no temeré, porque mi fuerza y mi poder es el Señor, él fue mi salvación. Y sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la salvación. Dad gracias al Señor, invocad su nombre, contad a los pueblos sus hazañas, proclamad que su nombre es excelso. Tañed para el Señor, que hizo proezas, anunciadlas a todas las naciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *