Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 4, 7-16

El Magníficat del matrimonio:

La oración del Evangelio de hoy, ha sido calificada por los entendidos como el Magníficat de Jesús. Jesús alaba al Padre porque los misterios del Evangelio, se los muestra el Padre a los sencillos, que son los que se ven necesitados de Dios, de su sabiduría, pues la reconocen diferente a la del mundo. Así los esposos alabamos al Padre porque es Él quien nos revela el misterio de nuestro matrimonio a través del Evangelio y le necesitamos. El mundo nos propone una forma de amarse falsa. Es obvio: no hay más que ver los resultados.

Ya vimos otro día que la tentación del Demonio consiste en exagerar lo malo o lo que nos falta por tener, para distraer nuestra mirada de la sobreabundancia de los dones que Dios nos ha dado, tal como ocurrió en la tentación de Eva en el Paraíso. Ver el don de Dios nos hace sentirnos agradecidos, y esto, nos saca del mal, del yo egocéntrico e insaciable e constantemente insatisfecho, que nos destruye y destruye las relaciones con otros.
La mirada oscura es el reflejo de nuestro corazón nos dice Jesús, pues la mirada oscura solo ve lo malo, no encuentra la sobreabundancia de Dios, por lo tanto no puede agradecerla, alabarle… La gratitud está íntimamente relacionada con la capacidad de ver desde la mirada de Dios, de la fe.

La dicha es alimentada por el Padre, es la bienaventuranza de los limpios de corazón (Mt 5, 8). Porque la fe en el Evangelio al igual que la indisolibilidad en el matrimonio, no se consigue a base de esfuerzo humano (ciencia, poder, psicología…), sino que es un don gratuito de Dios, que regala a los que le dicen Sí.
Éste es el motivo que arranca de Jesús la oración de alabanza al Padre y éste es el motivo también para arrancar la alabanza de los esposos. La alabanza y la acción de gracias son puntos esenciales en la oración de Jesús y por tanto en la nuestra, para nuestro matrimonio. Es fruto del reconocimiento de las maravillas que Dios realiza a favor de nosotros.

Son los sencillos y limpios de corazón, los que tratan de verlo todo desde la mirada de fe. Éstos saben que todo contribuye al bien de los que aman a Dios, de los que Él ha llamado según sus planes (Rom 8, 28). Dios es infinitamente generoso y nos da infinidad de bienes, si no lo vemos el problema no está en Dios, ni en mi esposo… está en mi corazón.

Una buena forma de apartar al Diablo, es la alabanza. El diablo no la puede soportar, porque es contraria a la tentación y a la mentira.
¡Probarlo! Cuando estéis pensando mal del esposo, entended que el Demonio intenta que engrandezcáis lo malo y no veáis la sobreabundancia de Dios. ¡Alabad a Dios por vuestro esposo! ¡Dad gracias a Dios por él/ella! Dad gracias por los dones que Dios ha puesto en él/ella, sin prestar atención a su metedura de pata.
Veréis cómo desaparece la oscuridad de tu corazón, si no puedes, no es en tu esposo en quien tienes que fijar tu mirada, sino en tu corazón para limpiarlo, pues nada que viene de fuera nos hace impuros. Pídele perdón al Padre y acude al sacramento de la reconciliación a limpiar tu corazón para que tu mirada pueda ver a Dios en él/ella.

La oración de alabanza y de acción de gracias. ¿La aplico con mi esposo (yo en él/ella y él/ella en mí)? ¿La practico? ¿Reconozco lo que el Señor me regala gratuitamente a mí, en mi esposo?

Te pedimos Padre, que nuestra vida matrimonial sea un Magníficat que reconoce y agradece.
Y como María, proclama nuestra alma la grandeza del Señor, se alegra nuestro espíritu en Dios, nuestro Salvador. Porque ha mirado nuestra pequeñez…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *