Archivo de la categoría: Proyecto Amor Conyugal

Ji ji ji ji… Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas, 17, 20-25

EVANGELIO

El reino de Dios está dentro de vosotros
Lectura del santo Evangelio según san Lucas, 17, 20-25

En aquel tiempo, los fariseos preguntaron a Jesús:
«¿Cuándo va a llegar el reino de Dios?».
Él les contesto:
«El reino de Dios no viene aparatosamente, ni dirán: “Está aquí “o “Está allí”, porque, mirad, el reino de Dios está en medio de vosotros».
Dijo a sus discípulos:
«Vendrán días en que desearéis ver un solo día del Hijo del hombre, y no lo veréis.
Entonces se os dirá: “Está aquí “o “Está allí”; no vayáis ni corráis detrás, pues como el fulgor del relámpago brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su día.
Pero primero es necesario que padezca mucho y sea reprobado por esta generación».

Palabra del Señor.

Nota: Retiro para matrimonios en BARCELONA: Accede a toda la información aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

Ji ji ji ji…

El mundo busca fuertes sensaciones. En lo religioso, puede parecer que cuanto más llamativo, más de Dios es. Pero la realidad es que aunque Tú lo puedes todo y puedes hacer el milagro más llamativo, tu proceder es sencillo y silencioso. Cada día haces milagros en mí cuando estoy abierto a recibirlos, deseoso de buscarte y admirarte en cada momento. Deseoso de tenerte en cuenta y actuar como Tú sin dejarme llevar por mí. Entonces, haces el gran milagro y el más hermoso: Me haces avanzar un poquito hacia la santidad.

Jesús gracias por haber padecido tantísimo por mí y mi familia para dejarnos Tu Reino de Amor. Te pido perdón por las veces que no estoy dispuesto a padecer renunciando a mis tendencias egoístas.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Teresa (Hija de María): Mamá.
María: Dime hija.
Teresa: ¿Por qué se pelean tanto los padres? Ayer, en casa de Laura, sus papis se enfadaron mucho y se decían cosas muy horribles.
María: Vaya por Dios, pero ¿Estaban delante de vosotras?
Teresa: No. Estaban en su cuarto, pero se les oía mogollón. Como gritaban tanto… Vosotros no os enfadáis casi y si os enfadáis no decís cosas tan horribles y además os dura poquito y os pedís perdón en seguida. ¿Por qué vosotros no os enfadáis casi y los otros padres se enfadan mucho?
Teresa: Eso es porque rezamos juntos, y nos esforzamos por hacer lo que el Señor nos dice. Y también tenemos ese secreto de pedirnos perdón en seguida. Así no nos hacemos más daño y cuesta menos arreglarlo ¿Verdad?. Eso se llama hacer presente el reino de Dios en esta casa: Que reine Él y no hagamos lo que queramos, sino Su voluntad.
Teresa: ¡Qué guay! ¡El Reino de Dios! Que venga, que venga… ¿Sabes que no conozco a ningunos padres que se quieran tanto como vosotros?
María: ¿Ah sí?
Teresa: Sí. Estoy muy contenta de que estéis tan enamoraditos y os deis muchos besitos. Ji ji ji ji

Madre,

¡Oh dulce y bendita Madre! Tú que fuiste una con Jesús dile que queremos que nuestra única preocupación sea, cómo vivir bien cada momento según Él y así vivir el amor recíproco y la paz entre nosotros. En medio de este mundo, viviremos Su reino.

Aprendiendo a recibir. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 17, 11-19

EVANGELIO

¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 17, 11-19

Una vez, yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Cuando iba a entrar en una ciudad, vinieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían:
«Jesús, maestro, ten compasión de nosotros».
Al verlos, les dijo:
«Id a presentaros a los sacerdotes».
Y, sucedió que, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias.
Este era un samaritano.
Jesús tomó la palabra y dijo:
«¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?».
Y le dijo:
«Levántate, vete; tu fe te ha salvado».

Palabra del Señor.

Nota: Retiro para matrimonios en BARCELONA: Accede a toda la información aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

Aprendiendo a recibir.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El agradecimiento es la relación normal que debe haber entre el bienhechor y el beneficiario. ¿Qué otro tipo de relación debería tener con Dios? Me pregunto cuántas veces no soy agradecido, cuando debería estar constantemente en esa actitud. Pero a agradecer, también se aprende. ¿Cómo? Aprendiendo a recibir. Hay gente que no apetece darle nada porque se sabe de antemano que no van a valorar lo que les des, y puede que esta sea mi actitud con Dios. Puede que esté más pendiente de los “peros” que pongo a lo que me ha dado, que de lo que he recibido.

Pero hoy quiero repasar la lista de lo recibido, Señor. Es interminable. ¿Qué hay en mí que no haya recibido? Y estoy tan contento con la vida, con el esposo que me has dado, con mis hijos, con la gente que me quiere, con lo que tengo, con lo que me espera, con Tu promesa… En esto de aprender a recibir, tengo que seguir mejorando. Alabado seas por siempre, Señor.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Jorge: Me quedé tan sorprendido de verlos tristes. Los dos jóvenes, sin apuros económicos, es más, bastante holgados. Físicamente bien parecidos, con varios hijos súper majos, su buena casa… Los dos personas profundas, cristianos, etc. Y son unos desgraciados.
Marga: Pues no lo entiendo. Que me dejen a mí en su lugar.
Jorge: ¿Ves? A esto me refiero. Tú estarías dispuesta a cambiarte por ellos ¿Por qué? ¿No valoras lo que tenemos?
Marga: Sí, pero a nosotros no nos sobra el dinero.
Jorge: ¿Y qué? La gente que lo tiene no es feliz tampoco. Te habitúas a lo bueno y dejas de apreciarlo. Y en cambio, a lo malo no hay manera de habituarse. Tenemos que aprender a dar gracias constantemente. No verás triste a nadie que dé las gracias. No verás quejoso a nadie que dé las gracias. No verás prepotente a nadie que dé las gracias. A lo mejor es esa actitud de agradecimiento la que nos hace vivir felices ¿No te parece?
Marga: Qué importante lo que dices. Pues tienes razón. A partir de hoy, voy a dar constantemente las gracias a Dios y a ti, por todo lo que me dais.
Jorge: ¿Sabes a dónde te llevará eso además de a la alegría?
Marga: No.
Jorge: A la humildad.

Madre,
Ahora entiendo por qué empiezas tu oración del Magníficat con esa frase: “Proclama mi alma la grandeza del Señor” Esa es tu actitud de agradecimiento que te llena el alma de alegría. Dame querida Madre el don de la gratitud, para que sepa siempre recibir como corresponde todo lo que Dios me da. ¡Gracias Señor! ¡Gracias! Alabado seas por siempre.

¿A cambio de qué? Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 17, 7-10

EVANGELIO

Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 17, 7-10

En aquel tiempo, dijo el Señor:
«¿Quién de vosotros, si tiene un criado labrando o pastoreando, le dice cuando vuelve del campo:
“En seguida, ven y ponte a la mesa”?
¿No le diréis:
“Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”?
¿Acaso tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: cuando hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid:
“Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer”».

Palabra del Señor.

Nota: Retiro para matrimonios en BARCELONA: Accede a toda la información aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

¿A cambio de qué?

Hablemos del “merecimiento”. Me cuesta cumplir los mandamientos, pero es que, cuando me acerco a lo que Dios me pide, parece que le exijo un cambio a mejor en mí y en mi situación.

Él es el dador de todo, y mi misión es hacer lo que Él dice, con lo que tengo. Lo malo es no conformarme con lo que tengo y valorarlo como que me ha dado poco. A veces me puede entrar la tentación de dejarlo todo, porque como “no me sirve para nada…”. Me viene bien recordar esta frase de vez en cuando: “Soy un siervo inútil, he hecho lo que tenía que hacer”.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ana: Cariño, ¡Perdona otra vez!. Ayer la monté. Me puse como hacía tiempo que no me ponía. Parece mentira que me dejara llevar así… No lo entiendo. Rezo a diario, voy a la Eucaristía con frecuencia, me confieso cada 15 días… ¿Qué estoy haciendo mal? ¿Tendré que rezar más rosarios? El Padre Pío rezaba un número incalculable de rosarios…
Paco: Ana, no te preocupes por lo de ayer. Ya te has arrepentido, te has confesado y me has pedido perdón. Sigue rezando cuanto puedas, pero sin exigirle a Dios que te dé nada a cambio. No merecemos nada. Todo son dones gratuitos, y gratuitos significa dignos de dar gracias. Sé agradecida por lo mucho que Dios te ha dado y no seas vanidosa de pretender ser más de lo que eres.
Ana: Tienes razón. No merezco nada. Bastante me ha dado ya Dios… Me creó, me hizo Su Hija, me redimió… Y además me ha dado un esposo maravilloso que me ayuda en mi camino espiritual ¿Qué más quiero?
Paco: Me enamora mucho de ti que reconozcas las cosas y te dejes guiar. Te quiero.
Ana: Yo sí que te quiero. Has hecho que recupere la alegría.

Madre,

San Juan Pablo nos decía que estamos demasiado atentos a las sensaciones, que nos engañan, y nos olvidamos de los dones, que están en lo más profundo de nosotros y requieren de una interiorización. Que sepamos valorar todo lo que Dios nos ha dado. Alabado sea el Señor, que ha sido grande y generoso con nosotros. Amén.

Su Poder en mis manos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 17, 1-6

EVANGELIO

Si siete veces en un día vuelve a decirte: «Me arrepiento», lo perdonarás.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 17, 1-6

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Es imposible que no haya escándalos; pero ¡ay del que los provoca!
Al que escandaliza a uno de estos pequeños, más le valdría que le ataran al cuello una piedra de molino y lo arrojasen al mar. Tened cuidado.
Si tu hermano te ofende, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo; si te ofende siete veces en un día, y siete veces vuelve a decirte: “Me arrepiento”, lo perdonarás».
Los apóstoles le dijeron al Señor:
«Auméntanos la fe».
El Señor dijo:
«Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, y os obedecería».

Palabra del Señor.

Nota: Retiro para matrimonios en BARCELONA: Accede a toda la información aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

Su Poder en mis manos.

La fe se desarrolla en el área de la voluntad y del corazón. Desde esta perspectiva, son tres los elementos fundamentales: La obediencia, la confianza y la fidelidad. Para saber si soy testigo del amor de Dios, me pregunto si soy obediente a la voluntad de Dios, si confío realmente en Él y si permanezco unido a Él en todas las situaciones.

La ventaja de la fe, es que su poder es infinito: Da vida, salva, hace milagros… Si confío en Jesús, hago propia su fuerza sanadora. ¡Brutal! El poder que nos da Dios, si tenemos fe, es infinito. “Todo lo que pidáis en oración con fe lo recibiréis” (Mt 21,21-22) E “infinito”, aplicado a mi matrimonio, es mucho.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Andrés: Lo nuestro, no tiene remedio.
María: ¿Cómo que no tiene remedio?
Andrés: Lo único que podemos hacer es rezar.
María: Lo dices como si fuera una opción casi absurda. Como si no tuvieras nada de fe en ello.
Andrés: Hemos estado en sicólogos, en COF… y nada. Esto no lo arregla ni la Virgen de Lourdes.
María: Perdona, te estás refiriendo a la Madre de Dios. ¿De verdad crees que Ella no puede arreglarlo? Te propongo un reto. Tú y yo empezamos a hacer oración y sacrificios a partir de ahora por salvar nuestro matrimonio. Empezamos hoy mismo. Te doy un mes de plazo. Después me dices.
Andrés: Acepto el reto.
(Un mes más tarde)
Andrés: ¡Increíble! ¿Pero qué nos ha pasado? ¿Cómo es que me siento otra vez más unido a ti que nunca?
María: Nuestra Madre, Andrés. Eso ha sido, Nuestra Madre. Bendita sea. Gracias!!

Madre,

Estamos en Tus manos. En Ti confiamos, bendita Madre. Te queremos.

Y luego nos sorprendemos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 25, 1-13

EVANGELIO

¡Que llega el esposo, salid a su encuentro!
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 25, 1-13

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
«Se parecerá el reino de los cielos a diez vírgenes que tomaron sus lámparas y salieron al encuentro del esposo.
Cinco de ellas eran necias y cinco eran prudentes.
Las necias, al tomar las lámparas, no se proveyeron de aceite; en cambio, las prudentes se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas.
El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.
A medianoche se oyó una voz:
“¡Que llega el esposo, salid a su encuentro!”
Entonces se despertaron todas aquellas vírgenes y se pusieron a preparar sus lámparas.
Y las necias dijeron a las prudentes:
“Dadnos de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas.”
Pero las prudentes contestaron:
“Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis”.
Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta.
Más tarde llegaron también las otras vírgenes, diciendo:
“Señor, señor, ábrenos.”
Pero él respondió:
“En verdad os digo que no os conozco.”
Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora».

Palabra del Señor.

Nota: Retiro para matrimonios en BARCELONA: Accede a toda la información aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

Y luego nos sorprendemos.

La liturgia identifica el aceite con la Sabiduría de Dios. Es la que alimenta la fe, luz brillante que nos lleva a la esperanza y de la esperanza a la caridad. Sabiduría es ese conocimiento profundo que viene de Dios y que nos va mostrando cómo hacer para vivir correctamente, el camino correcto hacia nuestra plenitud.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Jaime: Por favor, dejadme ya. Tengo 20 años, ya no soy un niño. Es mi novia, y nos queremos. Punto.
Rafael (Padre de Jaime): Jaime hijo. Tienes mucho que aprender todavía. El noviazgo es una etapa muy seria. No es para que estéis todo el día por ahí de juerga. No digo que no sea lícito que lo paséis bien, pero sobre todo, tenéis que prepararos para algo grande, que es el matrimonio. Tenéis que aprender a renunciar, a conteneros, a estar unidos en las dificultades, etc. Y todo eso os lo enseña Cristo y nos lo enseña la Iglesia. Si no aprendéis, llegarán los malos momentos y no sabréis salir adelante.
(15 años más tarde)
Jaime: Marisa y yo estamos mal. Hace tiempo que ni siquiera intimamos. No sé qué nos ha pasado, con todo lo que nos queríamos…
Rafael: Hijo mío, cuánto lo siento. Pero no te preocupes, esto tiene remedio. Es cuestión de que empecéis a construir las bases que no construisteis antes. ¿Quieres aprender?
Jaime: Yo sí. Ya he escarmentado. Le preguntaré a Marisa…
Marisa: Sí, Jaime. Lo estoy pasando realmente mal. No estamos unidos y no sé cómo arreglarlo.
Jaime: Pero hay que poner a Dios en nuestro matrimonio. ¿Estás dispuesta?
Marisa: Ya me agarro a lo que sea.
Rafael: Bendito sea Dios. Aprended sobre el matrimonio, que no sabemos amar. Ya veréis cuántas sorpresas os lleváis.
(Jaime y Marisa empezaron un itinerario de aprendizaje, y poco a poco, se les iba iluminando el camino, y su esperanza en su matrimonio iba creciendo, y su amor, también).

Madre,

Qué poco nos ocupamos de nuestra vocación. Y luego nos sorprendemos de que las cosas vayan mal, y nos quejamos. La culpa es nuestra, que no nos ocupamos de llenarnos de la Sabiduría de Dios, de Su revelación. Alabado sea el Señor que ha compartido su intimidad con nosotros. Amén.