Archivo de la categoría: Proyecto Amor Conyugal

Un escalofrío me recorría. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 11, 20-24

EVANGELIO

El día del juicio le será más llevadero a Tiro y Sidón y a Sodoma que a vosotras
Lectura del santo evangelio según san Mateo 11, 20-24

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho la mayor parte de sus milagros, porque no se habían convertido:
«¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza.
Pues os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras.
Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo.
Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy.
Pues os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti».

Palabra del Señor.

Notas: Próximas misiones.

  • Retiro en Madrid: 7, 8 y 9 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro en Madrid: 14, 15 y 16 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro Málaga y Mallorca en Málaga: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana. Se abrirá el plazo de inscripción el lunes 23 a las 19h.
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana).
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)

Un escalofrío me recorría.

(Como siempre, se usa “esposo” para designar tanto el masculino como el femenino)
Al leer este Evangelio, he sentido un escalofrío que me recorría el cuerpo de arriba abajo: “¿Piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo”. Es cierto que he dejado muchas cosas por el Señor, pero Él me ha dado ¡Tanto…! Y me queda tanto por darle… Ese orgullo y esa dureza de corazón que sigo teniendo, bloquea la escucha de Dios sobre la misión que me ha encomendado, y me incapacita para llevarla adelante. Hoy el Señor me dice “No te confíes, sigue luchando con todas tus fuerzas”.

Y mi esfuerzo tiene que ir especialmente orientado a mi “primer metro cuadrado”. Mi esposo. ¿Qué me ha dado el Señor? Un esposo que es Su hijo, que es amado por Dios, por sí mismo, que es mi Ayuda Adecuada, que es templo de Espíritu Santo, un esposo sagrado. El Señor me ha dado medios para conocer mi vocación, la sacralidad del Matrimonio, el Sacramento de la Eucaristía para alimentarme de Él… ¿Estoy respondiendo a tal entrega? Con mis actitudes hacia mi esposo ¿Pienso escalar el cielo?

Tus palabras no son amenazas, Señor. Lo sé. Son palabras para empujarme a ser mejor esposo. No sé cuánta vida habrás decidido que me quede por delante, pero pienso esforzarme más, y más. Para Tu mayor Gloria!!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Marga: Paco, ¿Qué te parece si los viernes nos damos una vuelta tú y yo y así tenemos un ratito juntos?
Paco: ¿Los viernes? No puedo, tengo partido.
Marga: Le das más importancia al fútbol que a mí. Eres un inmaduro. Te importa más jugar que nuestra relación.
Paco: Marga, no te ralles. El deporte es bueno y es también importante…
Marga: Pues el sábado no voy con tus padres, que lo sepas.
(En la oración)
El Señor: Marga, quieres mejorar la relación con tu esposo, y vas contra él. ¿Hacia dónde crees que te lleva ese camino?
Marga: Es verdad, Señor. Perdóname.
(Al día siguiente)
Marga: Paco, perdona. Deseaba estar contigo y lo he hecho fatal. Me gustaría que pasásemos al menos un rato juntos a la semana. ¿Qué te parece?
Paco: Me parece muy bien, Marga. Perdóname tú también. Por ti, estoy dispuesto a renunciar al fútbol o a lo que haga falta.

Madre,

Dios me ha creado por amor, para amar. No hay nada más importante que nuestro camino hacia Dios, y el mío es el de la Caridad Conyugal. Ayúdanos Madre a ser fieles a nuestra vocación, a responder a tanto amor recibido. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Dignos de Él. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 10, 34 – 11, 1

EVANGELIO

No he venido a sembrar paz, sino espadas
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 10, 34 – 11, 1

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:
«No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz: no he venido a sembrar paz, sino espada. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; los enemigos de cada uno serán los de su propia casa.
El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no carga con su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará.
El que os recibe a vosotros, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta, tendrá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo, tendrá recompensa de justo.
El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños, solo porque es mi discípulo, en verdad os digo no perderá recompensa».
Cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí para enseñar y predicar en sus ciudades.

Palabra del Señor.

Notas: Próximas misiones.

  • Retiro en Madrid: 7, 8 y 9 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro en Madrid: 14, 15 y 16 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro Málaga y Mallorca en Málaga: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana. Se abrirá el plazo de inscripción el lunes 23 a las 19h.
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana).
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)

Dignos de Él.

Hoy celebramos el día de Ntra. Sra. Del Carmen. Feliz día, Madre.
La primera lectura, de Isaías, es durísima: “No me traigáis más inútiles ofrendas, son para mí como incienso execrable. Novilunios, sábados y reuniones sagradas: no soporto iniquidad y solemne asamblea. …Dejad de hacer el mal, aprended a hacer el bien. Buscad la justicia, socorred al oprimido, proteged el derecho del huérfano, defended a la viuda».

Sólo hay un camino del bien, y es seguir a Cristo. Y lo que no sea seguirle, está en oposición con él. El Señor quiere que seamos misericordiosos con los débiles, con los pecadores. Amar especialmente a mi esposo cuando es más pecador, cuando está más alejado. Cuanto menos se lo merece, más me necesita el Señor para llevar Su justicia, y su justicia es la de rescatar, salvar, redimir.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Jaime (A solas con el Esposo Tutor): Merche es muy pesada. Todo día pidiéndome que rece, quiere que haga todo lo que ella hace. Y después no se comporta nada bien en casa. Con los demás pone voz de muy santa, pero en casa está insoportable.
Esposo Tutor: Jaime, ella está luchando por mejorar. Reza tanto para que el Señor le dé fuerzas. Y a ti te vendría bien dejarte influir por ella en ese sentido. Yo lo he hecho y mi esposa me ha ayudado a entrar en una dimensión espiritual que yo desconocía y es mucho más grande que vivir para trabajar, educar a los hijos y hacer las tareas del hogar. Nuestra vida tiene un sentido mucho más grande, más trascendental, y te lo estás perdiendo. No vayas contra tu esposa, únete a ella y aprende.
Merche (A solas con la Esposa Tutora): Jaime no reza nada. Estoy cansada de tirar de él. No le interesan las cosas de Dios.
Esposa Tutora: Y tú ¿Qué rezas?
Merche: Laudes, alguna novena que toque en el momento, el Ángelus, la Coronilla de la Misericordia, voy a Misa, al Santísimo cuando puedo… y por las noches el Evangelio una hora. También escucho los vídeos y rezo las oraciones que envían por los grupos de oración de whatsapp.
Esposa Tutora: Veo que estás enamorada del Señor.
Merche: Sí, le amo con todas mis fuerzas.
Esposa Tutora: Eso está muy bien. Pues el Señor quiere que, ante todo, no te creas mejor que tu esposo porque rezas más, sino que le ames más para que se convenza de que tu camino de oración es bueno para él. Toda tu oración tiene que tener un objetivo final: Coger fuerzas para amar más a Jaime. ¿De acuerdo?
Merche: De acuerdo. Si eso es lo que quiere el Señor, eso haré.
(Merche dejó de hacer algunas de las oraciones que hacía, pero se esforzó más por amar a su esposo y así agradó a Dios. Su esposo está ahora mucho más abierto a buscar a Dios).

Madre,

Si no nos hacemos uno, que es nuestra misión de esposos ¿A dónde vamos? Dios es muy duro hoy en la primera lectura, para que reaccione y ponga como primera prioridad el camino de Cristo, el de la donación, cargar con las culpas de los otros, no quejarse, no reclamar, buscar el bien de los demás a costa de su sufrimiento… Gracias Señor por reorientar nuestros caminos hacia el amor.

Bastones y Sandalias. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 6, 7-13

EVANGELIO

Los fue enviando
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 6, 7-13

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto.
Y añadió:
«Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, en testimonio contra ellos».
Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

Palabra del Señor.

Bastones y Sandalias

Jesús nos envía. ¡Sí! Es Él quien nos envía, porque nos necesita a todos los que hemos sido llamados (A ti también), para salvar a muchos matrimonios. Nos envía de dos en dos, porque sólo si hay una comunión entre nosotros, nuestra evangelización dará fruto. Y para ello nos dice que llevemos únicamente un bastón y unas sandalias. Podríamos decir que “bastón” es aquello que nos ayuda a caminar juntos, y “sandalias” es lo que nos protege para poder seguir caminando. Así que vamos a identificar nuestras “sandialias” y “bastones” ¿os parece?

Aterrizado a la vida matrimonial:

Posibles “sandalias”: Reducir o anular el tiempo que dedicamos a la televisión o internet (nos introducen ideas en la cabeza contrarias a nuestra vocación y reducen el tiempo de diálogo), evitar irnos por separado a la cama, evitar el desorden en los horarios para reservar tiempo para Dios y para nosotros, evitar comer o cenar separados, no escondernos cosas, evitar que la familia de origen afecte en nuestra unión (no dedicarles más tiempo a ellos, no sentirnos más responsables con ellos que con nuestro esposo, no permitir que se inmiscuyan en nuestros asuntos o que critiquen a nuestro esposo…), eliminar aficiones que nos desunen o nos quitan tiempo para centrarnos en nuestra unión, y un largo etcétera.

Posibles “bastones” para el matrimonio: La oración y los sacramentos (éstos no tienen discusión, es contar con la fuerza del Espíritu), recurrir al esposo para que nos ayude o recurrir a sus dones (es designio Divino), una dirección espiritual, la formación sobre nuestra vocación matrimonial (imprescindible), reunirnos con otros matrimonios periódicamente para auto obligarnos a perseverar y compartir conocimientos o experiencias, ponernos pequeñas metas para ir avanzando y revisarlas, etc.

Madre,

Gracias por acompañarnos en este camino. Nada sería igual sin ti. Nos reconforta saber que estás ahí siempre, cuidando de nosotros, guiándonos. Así da gusto caminar hacia la caridad conyugal. Que Dios te bendiga, querida Madre.

Nos liberó de nuestros miedos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 10, 24-33

EVANGELIO

No tengáis miedo a los que matan el cuerpo
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 10, 24-33

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:
«Un discípulo no es más que su maestro, ni un esclavo más que su amo; ya le basta al discípulo con ser como su maestro, y al esclavo como su amo. Si al dueño de casa lo han llamado Belcebú, ¡cuánto más a los criados!
No les tengáis miedo, porque nada hay encubierto, que no llegue a descubrirse; ni nada hay escondido, que no llegue a saberse.
Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a la luz y lo que os digo al oído, pregonadlo desde la azotea.
No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No; temed al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la “gehenna”. ¿No se venden un par de gorriones por un céntimo? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo: valéis más vosotros que muchos gorriones.
A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre que está en los cielos».

Palabra del Señor.

Notas: Próximas misiones.

  • Retiro en Madrid: 7, 8 y 9 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro en Madrid: 14, 15 y 16 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro Málaga y Mallorca en Málaga: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana.
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana).
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)

Nos liberó de nuestros miedos.

¿A qué aspiro en la vida? Jugamos constantemente a buscar alternativas al plan de Dios, como si fuésemos capaces de diseñar un fututo mejor para nosotros y para los demás. El resultado es nefasto. Hoy lo hablábamos con un matrimonio a propósito de los desórdenes sexuales. Nos parece que aconsejarle a alguien que actúe según él o ella vea o sienta, es el mejor consejo. Si así lo hacemos, nos aplaudirán, porque se supone que estamos siendo modernos y “solidarios”.

Pero el Señor nos anima a no tener miedo a decir la verdad, a decir que Dios nos creó hombre y mujer, para poder hacernos uno, precisamente gracias a esa diferencia sexual a la que Dios ha concedido las llaves de la humanidad. Y el que intente buscar otro camino, va a ser muy infeliz ¿Puedo permitirme esto? ¿Puedo hacerme responsable de la desgracia de alguien al que he mal aconsejado? Para no equivocarme, sólo debo dirigirme y guiar a otros hacia el plan de Dios para el matrimonio y la familia. ¿Y si siento otra cosa? Pues no hago caso a mis sentimientos traicioneros. Hago caso a la voluntad de mi Creador. Él me ama más que nadie y sabrá qué hacer para que me sienta pleno.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Teresa: Empezamos a colaborar en la Iglesia, con la intención de cambiar muchas cosas, porque nos parecía que estaba anticuada. Estábamos de acuerdo con los métodos anticonceptivos, el divorcio nos parecía que tenía sentido en algunos casos medidos por parámetros de evitar el sufrimiento y compensar la traición. Pensábamos que lo importante era “el amor” tal como lo entendíamos, que era más complacencia que entrega mutua.
Juanjo (Esposo de Teresa): Entonces empezamos a aprender sobre la verdad. Nos impresionó cómo todo encajaba. Y empezamos a vivir la verdad revelada tal como ponía en el Magisterio, a veces sin entenderlo mucho. Nos sorprendió cómo influía positivamente en nuestra vida y en nuestra relación, llegando a aspectos que aparentemente no tenían nada que ver con los cambios que habíamos adoptado.
Teresa: Y ocurrió que la Verdad nos hizo libres. Nos liberó de nuestras mentiras, de nuestros miedos, de nuestras angustias… Porque el yugo del Maestro es llevadero y la carga ligera. Eso lo hemos vivido nosotros. Lo que nos creíamos incapaces de llevar a cuestas, se convirtió en un premio que nos llevaba en volandas. En cada esfuerzo, Dios nos daba el ciento por uno.

Madre,

De los esposos, ruega por nosotros.

¿Perseguidos? Hasta apetece. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 10, 16-23

EVANGELIO

No seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 10, 16-23

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:
-«Mirad que yo os envío como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas.
Pero ¡cuidado con la gente!, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa, para dar testimonio ante ellos y ante los gentiles.
Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, porque no seréis vosotros los que habléis sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros.
El hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán.
Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará. Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra.
En verdad os digo que no terminaréis con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del hombre».

Palabra del Señor.

Notas: Próximas misiones.

  • Retiro en Madrid: 7, 8 y 9 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro en Madrid: 14, 15 y 16 de septiembre (Casa de espiritualidad de Cristo Rey) Completo.
  • Retiro Málaga y Mallorca en Málaga: 05, 06 y 07 de octubre. Casa Diocesana.
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana).
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)

¿Perseguidos? Hasta apetece.

Eso de ser perseguidos por causa de Jesús, no resulta muy apetecible, la verdad. Y el Señor lo sabe. Por eso, en esas circunstancias precisamente, nos hace un regalo. Si nos diera a elegir ¿Qué pediríamos? Ya nos hemos desapegado de lo material, hemos aprendido que recibir complacencias no da la felicidad. Entonces ¿Qué? Pues pediríamos lo más grande: Recibir el Espíritu Santo. Detrás vienen sus frutos: Paz, benignidad, paciencia… caridad.

Pues ese es precisamente el regalo que Jesús da a los perseguidos por Su causa. Tanto es así, que les dice: “No os preocupéis de lo que vais a decir… porque… el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros”. Es un momento en el que tenemos la seguridad de que el Espíritu estará especialmente con nosotros, atento a nosotros, interviniendo por nosotros. Por eso, los cristianos perseguidos, están tan llenos del Espíritu. Ahora casi, hasta apetece. Gloria a Dios!!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Julia: Después de que llegó tarde y no me quejé, le preparé la cena. Le puso toda clase de pegas a lo que le preparé. Luego le dije que estaba cansada que si se venía conmigo a la cama, y me dijo que no, que prefería quedarse viendo su serie favorita. Así que me quedé con él intentando participar de sus gustos. Me dijo que no me acercara tanto, que tenía calor… Desde el principio entendí que no era su día. Necesitaba tiempo, necesitaba calma, cariño. Yo le habría mandado a la “m”, y le habría dicho cuatro cosas, pero era mejor callar y dejar que actuase el Espíritu que estaba conmigo. Y noté su fuerza, noté que misteriosamente seguía amando a mi esposo, noté la fuerza del Espíritu. Nada de lo que hiciera o dijera me molestaba. Sólo pensaba en él y en Él. Fue una experiencia tan fuerte, que me ayudó la siguiente vez a volver a hacer lo mismo.
Raúl (Esposo de Julia): Aquel día venía alterado. Asqueado. Todo lo que veía a mi alrededor me parecía negativo. En mi esposa, me parecía todo falso. Pensé que la cena la había hecho rápido y a su gusto. Cuando me dijo de irnos juntos a la cama, pensé que sólo pensaba en ella y en su cansancio ¿Qué era del mío? Estaba incapacitado para ver lo bello y lo bueno. Pero ella permaneció en el amor, hasta que me sacó de aquel estado, de aquella ceguera. Había una fuerza en ella, como sobrenatural. Después no me podía explicar que hubiese aguantado tantos desprecios por mi parte. Reconocí la fuerza de Dios en sus actos, y caí rendido. Lloré, me arrepentí, le pedí perdón y le di las gracias por amarme tanto. Después me confesé y ya soy un hombre nuevo, listo para empezar otra vez. Gloria a Dios!!

Madre,

Muchas veces somos perseguidos por causa de Cristo, en nuestro matrimonio. Cada vez que cuidamos que no se pierda nuestra unión, contra viento y marea, por preservar la presencia de Cristo entre nosotros. Cada vez que recibimos una ofensa, una crítica, y seguimos decidiendo amar, somos perseguidos por Su causa. Normalmente pensamos en esos momentos en cómo defendernos, pero no. Cristo quiere que dejemos hablar al Espíritu, que seguro que Él sabrá qué es conveniente decir. Alabado sea el Señor que nos acompaña especialmente en esos momentos de dificultad.