Cara o cruz. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 11, 45-57

EVANGELIO
Para reunir a los hijos de Dios dispersos

Lectura del santo evangelio según san Juan 11, 45-57
En aquél tiempo, muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.
Pero algunos acudieron a los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús.
Los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron el Sanedrín y dijeron:
– «¿Qué hacemos? Este hombre hace muchos signos. Si lo dejamos seguir, todos creerán en él, y vendrán los romanos y nos destruirán el lugar santo y la nación.»
Uno de ellos, Caifás, que era sumo sacerdote aquel año, les dijo:
– «Vosotros no entendéis ni palabra; no comprendéis que os conviene que uno muera por el pueblo, y que no perezca la nación entera.»
Esto no lo dijo por propio impulso, sino que, por ser sumo sacerdote aquel año, habló proféticamente, anunciando que Jesús iba a morir por la nación; y no sólo por la nación, sino también para reunir a los hijos de Dios dispersos.
Y aquel día decidieron darle muerte. Por eso Jesús ya no andaba públicamente con los judíos, sino que se retiró a la región vecina al desierto, a una ciudad llamada Efraín, y pasaba allí el tiempo con los discípulos.
Se acercaba la Pascua de los judíos, y muchos de aquella región subían a Jerusalén, antes de la Pascua, para purificarse. Buscaban a Jesús y, estando en el templo, se preguntaban:
– «¿Qué os parece? ¿No vendrá a la fiesta?»
Los sumos sacerdotes y fariseos habían mandado que el que se enterase de dónde estaba les avisara para prenderlo.

Palabra del Señor.

Cara o cruz.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El pueblo de Israel estaba dividido. Unos creían en Él, otros iban a informar a los sumos sacerdotes. Unos le buscaban para seguirle y otros para matarle.

Jesús es signo de contradicción. Es verdad que o estamos con Él o contra Él.

También todos nuestros actos en la vida y nuestras decisiones, están con Él o contra Él. Porque las medias tintas no existen. Podemos intentar ocultarnos detrás de excusas, pero en cada acto estamos con Él o contra Él. Cara o Cruz.

En el matrimonio, para ser un solo Espíritu, para que no haya diferencias de opiniones y sigamos a un mismo Dios, tenemos que purificar nuestra imagen de Jesús y del Evangelio y a partir de ahí, discernirlo todo según este criterio. Adhiriéndonos a Jesús, seremos una sola carne, un solo corazón y una sola alma.

Tal como pide el Papa que hagamos a diario, oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.es/oracion-a-la-santa-familia/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *