Cambio exigencias por gratitudes. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 19, 23-30

Tengo que cambiar las luchas de poder en el matrimonio y el orgullo, por la actitud de valorar al/a esposo/a como un don de Dios. Cambiar exigencias por gratitudes.

EVANGELIO

Más fácil le es a un camello entrar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de los cielos
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 19, 23-30

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
«En verdad os digo que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Lo repito: más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de los cielos».
Al oírlo, los discípulos dijeron espantados:
«Entonces, ¿quién puede salvarse?».
Jesús se les quedó mirando y les dijo:
«Es imposible para los hombres, pero Dios lo puede todo».
Entonces dijo Pedro a Jesús:
«Ya ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué nos va a tocar? ».
Jesús les dijo:
«En verdad os digo: cuando llegue la renovación, y el Hijo del hombre se siente en el trono de su gloria, también vosotros, los que me habéis seguido, os sentaréis en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.
Todo el que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.
Pero muchos primeros serán últimos y muchos últimos serán primeros».

Palabra del Señor.

Cambio exigencias por gratitudes.

Señor, en la primera lectura, de Ezequiel, nos muestras la historia del príncipe Tiro: Se enalteció su corazón y se erigió como dios, utilizando la inteligencia que Dios le había dado y las habilidades para hacerse rico, la belleza que le diste, para su presunción. Tú le anunciaste que provocarías su muerte indigna a manos de extranjeros, para mostrarle su mezquindad y su pequeñez, frente a Tu grandeza y Tu poder.

Cuando intento ponerme por encima de otros, bien sea con riquezas o abuso de poder, me encuentro con que Dios derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes elevándolos al trono de la gloria.

Por ejemplo, esas luchas de poder en el matrimonio, ese orgullo por controlar más o por llevar razón, esas exigencias que me llevan a intentar hacerme poderoso en la tierra y ser último en el cielo (Si es que llego). ¿Entonces cómo hago? Tengo que sustituir esas actitudes por las de valorar al otro como un don de Dios que no me merezco suficientemente. Cambiar exigencias por gratitudes.

¿Qué espera Dios de mí? Que me reconozca incapaz y mendigue Su Gracia, reconociendo su Amor de Padre en todo lo que me da, especialmente en mi vocación.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Carlos: Perdóname, Sofía. Tengo que reconocer que no te he sabido valorar suficientemente. Eres la única persona en mi vida que ha renunciado a todo por mí. Dejaste tus diversiones de soltera por entregarte a mí. Renunciaste a cualquier otro hombre, aunque fuese más rico, más guapo o más simpático. Me pusiste como prioridad frente a tus padres. Ya no tenías tiempo para ver revistas o tiendas de moda, porque estabas rezando conmigo o hablando conmigo o cuidando de nuestros hijos. Quisiste decirle que sí al Señor en tu amor a mí. Y tú, querida Sofía, me has dado lo más valioso del mundo para ti: A ti misma. Por eso, ahora eres lo más valioso del mundo para mí. Por todo ello, sé lo mucho que me amas. Gracias, Sofía.
Sofía: Yo Carlos, también te tengo que pedir perdón, porque tampoco he sabido valorar suficientemente el don que Dios me ha dado a través de ti. A cuántas cervezas con los amigos has renunciado, a cuántos partidos, cuántas horas de tiempo libre por trabajar, a tus hobbies, muchas de tus ideas también las has cambiado por amor a mí. Te hiciste mi esposo, y eso no tiene precio. Gracias, Carlos. Por todo ello, sé lo mucho que me amas.
Pedro, Julia, Fran y Marta (Hijos de Carlos y Sofía): (Aplaudiendo emocionados) Gracias Papá, gracias Mamá. Qué hermoso ejemplo de vida matrimonial nos habéis dado. Este día en que celebráis vuestro 40 aniversario, quedará grabado en nuestro corazón para siempre… porque nos habéis mostrado el camino del amor con vuestras vidas.

Madre,

En el fondo, es tan fácil y a la vez, tan difícil, como poner el amor a Dios por encima de todo. Esa es mi prioridad, y en mi vocación, eso se traduce en amar a mi esposo y como fruto de ese amor, a nuestros hijos. Para mí es imposible, pero no para Dios, y Él tiene mi sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *