Archivo del Autor: Proyecto Amor Conyugal

Mi lista de motivos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 3, 1-6

EVANGELIO

¿Está permitido en sábado salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 3, 1-6

En aquel tiempo, entró Jesús otra vez en la sinagoga, y había allí un hombre que tenía una mano paralizada. Lo estaban observando, para ver si lo curaba en sábado y acusarlo.
Entonces le dice al hombre que tenía la mano paralizada:
-«Levántate y ponte ahí en medio.»
Y a ellos les preguntó:
-«¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?»
Ellos callaban. Echando en torno una mirada de ira y dolido por la dureza de su corazón, dice al hombre:
-«Extiende la mano».
La extendió y su mano quedó restablecida.
En cuanto salieron, los fariseos se confabularon con los herodianos para acabar con él.

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Anuncio en Marbella: 19 de enero. Parroquia Santo Cristo del Calvario. 20:30h
  • Anuncio en Córdoba: 20 de enero. Parroquia Ntra. Sra. de la Consolación 18h. C/ Historiador Dozy 20
  • Testimonio en Barcelona (Maribel y Marcus): 20 de enero a las 17h. Basílica de la Purísima Concepción. Aragó 299, Barcelona.
  • Breve testimonio en la Semana de la Familia de Sevilla:  27 de enero.
  • Anuncio en Sevilla: 28 de enero a las 11:30 en la Parroquia del Espíritu SantoCalle San Isidro Labrador. Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • Retiro para matrimonios en Madrid 2 a 4 de febreroCOMPLETO puedes inscribirte en lista de espera en el siguiente enlace: https://goo.gl/forms/7lUuhJUvnUbtos103

Para más información sobre el retiro pincha aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

Mi lista de motivos.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

¿Qué me está permitido? ¿hacer lo bueno o lo malo? ¿Salvar a mi esposo o despreciarle por sus limitaciones? Cuántas veces pueden cegarnos nuestras leyes, y ponemos nuestras supuestas obligaciones por encima de las personas.

¿Qué es más importante?
– La puntualidad,
– el orden,
– la limpieza,
– los detalles,
– su eficacia,
– sus habilidades,
– mi imagen ante los demás,
– lo que piensen,
– el dinero,
– algo material,
– mi tiempo,
– mis gustos o caprichos,
– mi atractivo físico,
– …
o mi esposo.

He pensado en ir complementando esta lista de motivos que me han hecho enfadarme con él/ella o recriminarle algo, para tomar conciencia de qué cosas estoy poniendo por encima de mi amor a mi esposo. Así me quedará más claro cuándo aplicar este Evangelio. ¿Te gusta la idea?

Aterrizado a la vida matrimonial:

(Luis llevaba un tiempo triste por su situación laboral, en el trabajo parecían no ir las cosas muy bien y tenía problemas con su jefe. La preocupación le tenía como paralizado).
Ana: (Piensa: Verás como cuando llegue a casa me encuentro que Luis no ha recogido el traje de la tintorería. Como no lo haya recogido…) Luis ¿Has recogido mi traje de la tintorería?
Luis: No, perdona, al final no he podido. He tenido mucho lío hoy.
Ana: ¿Que no has podido? ¡Tienes una cara que te la pisas! Estoy harta de ser yo quien tire de casi todo el peso de los niños y de la casa. Tú sólo piensas en tu trabajo, y no piensas nada en mí. ¿Me quieres decir qué me pongo mañana?
(Ana llama a su madre para desahogarse)
Ana: Mamá, otra vez pasando de mí. Estoy muy harta…
Su madre: Hija, no sé cómo le aguantas. Esta vez ni se te ocurra perdonarle, o me voy a enfadar contigo. Lo que tienes que hacer es mandarle ya a la m…
(Pero al día siguiente Ana recibió la llamada de su amiga Lucía que es una mujer de oración y que acoge la sabiduría de Dios).
Lucía: ¿Cómo estás Ana?
Ana: Te aseguro que no aguanto más a Luis. Está todo el día con un desánimo, pensando sólo en su trabajo. Y en casa todo el día como paralizado, se queda como atontado, mirando al infinito. ¡Me desespero! Mi madre dice que le deje de una vez.
Lucía: Ana, Dios viene a avivar esa llama que parece que se va a apagar. Tu marido no está ignorándote a posta, tu marido está preocupado y eso le tiene paralizado. Tienes que ser tú quien avive esa llama. Y eso no se consigue a base de golpes, sino por amor. Mira, haz una cosa: Ve, siéntate a su lado y pregúntale cómo está, dile que quieres comprenderle, ayudarle…
Ana: ¿Y a mí quién me comprende y me escucha…?
Lucía: Ana, eso no es amar. ¿Quieres aprender a amar? Empieza por entender que el que ama no se mira a sí mismo… Si amas en el Nombre del Señor y por Él, tragándote tu orgullo, Dios te ensalzará y levantará a Luis sanando su parálisis, y tú estarás mejor. Dios siempre libera los corazones.

Madre,

A ver si aprendo a poner las cosas en el orden que Dios quiere. Si ahogo el amor, acabaré confabulándome con los que pretenden echar a Cristo de nuestro matrimonio. Sería terrible. Madre de los esposos, ruega por nosotros. Alabado sea Nuestro Señor que es más fuerte que mi pecado. Amén.

El llavero está hecho para mi esposa. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 2, 23-28

EVANGELIO

El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 2, 23-28

Sucedió que un sábado Jesús atravesaba un sembrado, y sus discípulos, mientras caminaban, iban arrancando espigas.
Los fariseos le preguntan:
«Mira, ¿por qué hacen en sábado lo que no está permitido?»
Él les responde:
« ¿No habéis leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus hombres se vieron faltos y con hambre como entró en la casa de Dios, en tiempo del sumo sacerdote Abiatar, comió de los panes de la proposición, que solo está permitido comer a los sacerdotes, y se los dio también a quienes estaban con él».
Y les decía:
«El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado; así que el Hijo del hombre es señor también del sábado».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Anuncio en Marbella: 19 de enero. Parroquia Santo Cristo del Calvario. 20:30h
  • Anuncio en Córdoba: 20 de enero. Parroquia Ntra. Sra. de la Consolación 18h. C/ Historiador Dozy 20
  • Testimonio en Barcelona (Maribel y Marcus): 20 de enero a las 17h. Basílica de la Purísima Concepción. Aragó 299, Barcelona.
  • Breve testimonio en la Semana de la Familia de Sevilla:  27 de enero.
  • Anuncio en Sevilla: 28 de enero a las 11:30 en la Parroquia del Espíritu SantoCalle San Isidro Labrador. Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • Retiro para matrimonios en Madrid 2 a 4 de febreroCOMPLETO puedes inscribirte en lista de espera en el siguiente enlace: https://goo.gl/forms/7lUuhJUvnUbtos103

Para más información sobre el retiro pincha aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

El grifo está hecho para mi esposa.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Vivir este Evangelio, supone buscar una conversión gradual del alma y del cuerpo. Esa conversión empieza por el hombre interior y va emergiendo hacia el exterior llevándome a descentrarme de mí mismo para poner la mirada en el Amor como centro de mi vida.

Todos los matrimonios discutimos sobre casuísticas de nuestras vidas, y solo conseguimos con esto ponernos en oposición desde nuestras diferencias y mirándonos desde arriba el uno al otro. Con este Evangelio el Señor me exhorta a poner la mirada siempre en el amor. No debe ser mi yo, ni mis leyes, ni mis normas los que gobiernen mis decisiones y acciones. Debe ser el Amor el que gobierne mi vida y lo controle todo. Mi relación con mi esposo es una relación de amor. ¿Quién la gobierna? ¿Mi cabeza o mi corazón?.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ramón: Cariño, te dije que dejaras las llaves en la entrada. (10 min más tarde) Te has dejado la puerta del lavadero abierta y entra frío. (10 min más tarde) ¿Por qué metes mis calcetines siempre en el cajón de los niños? (5 min más tarde) Te has dejado goteando el grifo de baño, estamos tirando el agua, con lo carísima que está…
Marta: ¿Quieres dejar de agobiarme ya?
Ramón: ¡Pues haz las cosas bien! ¿Te vas a quejar encima?
Marta: Ramón, tengo que hablar contigo, las cosas no van bien. Estoy sufriendo desde hace tiempo, me tienes asfixiada. Mira, necesito tu comprensión…
Ramón: (Le corta) Tú siempre con tus lamentaciones. Yo me limito a decirte las cosas y eres tú la que no haces caso.
Marta: Ramón, sabes que soy despistada. Yo lo intento, pero no me sale.
Ramón: Eso es porque no pones interés.
(Pero Ramón lee este Evangelio y lo medita)
Ramón: (Rezando: El llavero está hecho para mi esposa y no mi esposa para el llavero, las puertas han sido hechas para mi esposa y no mi esposa para las puertas, el grifo ha sido hecho para mi esposa, y no mi esposa para el grifo…) Cariño, perdona!! Llevo tiempo poniendo mis leyes por encima del amor entre nosotros. Quiero poner como prioridad escucharte y comprenderte. ¿Podemos quedar esta noche y me cuentas?
Marta: ¡Gracias a Dios! Lo necesito mucho, Ramón. Te quiero mucho, pero estoy muy hundida con tantas correcciones. Me siento inútil…
Ramón: Perdóname, preciosa. Te quiero.

Madre,

A veces llevamos nuestro matrimonio con la cabeza y nos olvidamos del amor. Ayúdanos a centrar nuestros esfuerzos en lo importante. Al atardecer de la vida nos examinarán del amor. Te quiero, Madre. Te quiero, esposo.

El matrimonio que se hace nuevo cada día. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 2, 18-22

EVANGELIO

El esposo está con ellos
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 2, 18-22

En aquel tiempo, como los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando, vinieron unos y le preguntaron a Jesús:
-«Los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan. ¿Por qué los tuyos no?»
Jesús les contestó:
-«¿Es que pueden ayunar los amigos del esposo, mientras el esposo está con ellos? Mientras el esposo está con ellos, no pueden ayunar.
Llegarán días en que les arrebatarán al esposo; y entonces ayunarán en aquel día.
Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto – lo nuevo de lo viejo – y deja un roto peor.
Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque el vino revienta los odres, y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Anuncio en Marbella: 19 de enero. Parroquia Santo Cristo del Calvario. 20:30h
  • Anuncio en Córdoba: 20 de enero. Parroquia Ntra. Sra. de la Consolación 18h. C/ Historiador Dozy 20
  • Testimonio en Barcelona (Maribel y Marcus): 20 de enero a las 17h. Basílica de la Purísima Concepción. Aragó 299, Barcelona.
  • Breve testimonio en la Semana de la Familia de Sevilla:  27 de enero.
  • Anuncio en Sevilla: 28 de enero a las 11:30 en la Parroquia del Espíritu SantoCalle San Isidro Labrador. Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • Retiro para matrimonios en Madrid 2 a 4 de febreroCOMPLETO puedes inscribirte en lista de espera en el siguiente enlace: https://goo.gl/forms/7lUuhJUvnUbtos103

Para más información sobre el retiro pincha aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

El matrimonio que se hace nuevo cada día.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Muchas veces queremos que las cosas cambien, y si seguimos a Cristo, esos cambios se producen. Sin embargo podemos resistirnos a que sean definitivos, básicamente por dos motivos: La tibieza del corazón, hace que la conversión no llegue a producirse del todo, y se camina entre dos aguas. El segundo motivo son los prejuicios, es decir, que no reconozcamos los cambios presuponiendo que va a actuar o a pensar como actuaba y/o pensaba antes.

“A vino nuevo, odres nuevos”. No podemos mezclar pasado con presente, porque podemos hacernos daño o hacer daño. El perdón es importante, tanto para uno mismo como para el esposo porque nos permite reconocer un cambio en nosotros mismos o en nuestros esposos. El perdón permite que la conversión sea completa. Poco a poco, si Le seguimos, Cristo puede ir convirtiéndonos en Él. Esto que reconocemos por la fe, puede ser una realidad en nuestro esposo, y por la fe, tenemos que entender que mi esposo ya no es el que era. Cristo lo hace todo nuevo.

La conversión en la mayoría de los casos va siendo gradual, por tanto, es necesario que pasemos página día a día sobre el pasado de nuestro esposo. Que nos perdonemos mutuamente todos los días y nos demos la oportunidad mutuamente de ser odres nuevos capaces de contener el nuevo vino que nos sirve nuestro Señor.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Marga: Qué horror de película, qué desagradable ha sido. Desde luego, es la última vez que me trago una película así.
Antonio: Pero bueno, y ¿por qué la has visto entera y no me has dicho nada?
Marga: Porque si hubiera dicho algo, me habrías dicho que soy demasiado exigente con las películas, como ya has hecho otras veces.
Antonio: Marga, desde muy al principio de la película, te he dicho que me parecía muy rara y tenía pinta de ser desagradable, y te he preguntado expresamente si la cambiaba, y no me has contestado que “sí”. Te encogías de hombros como si te diese igual. ¿A qué viene esa queja ahora? Además, ojalá la hubiéramos quitado, porque a mí tampoco me ha gustado nada y me ha dejado muy mal sabor de boca.
Marga: Pues tienes razón, Antonio. Perdóname, por favor. He dado por supuesto que me dirías lo que me has dicho otras veces y te he prejuzgado, cuando tú es verdad que te has preocupado varias veces de preguntarme si la cortabas. Es cierto que últimamente te veo mucho más atento a mis gustos, y te lo agradezco mucho. Se nota que estás haciendo muchos esfuerzos por agradarme. Estoy muy contenta.
Antonio: Gracias, Marga. Me alegro de que te hayas dado cuenta. Te quiero mucho y solamente quiero hacerte feliz.

Madre,

Cuánto me sorprende que siendo Judas Iscariote el ladrón del grupo, el Señor le diese la bolsa con el dinero. Supongo que, no dejó de darle oportunidades hasta el final. Qué importante es restituir la confianza después de un perdón sincero. Si no, es imposible reconstruir la relación. Alabado sea el Señor, que sigue confiando en mí, a pesar de las muchas veces que le he fallado.

Experiencias que marcan. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 1, 35-42

EVANGELIO

Vieron dónde vivía y se quedaron con él
Lectura del santo Evangelio según san Juan 1, 35-42

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice:
«Este es el Cordero de Dios».
Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta:
«¿Qué buscáis?».
Ellos le contestaron:
«Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?».
Él les dijo:
«Venid y veréis»
Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; era como la hora décima.
Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice:
«Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo)».
Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo:
«Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro)».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Anuncio en Marbella: 19 de enero. Parroquia Santo Cristo del Calvario. 20:30h
  • Anuncio en Córdoba: 20 de enero. Parroquia Ntra. Sra. de la Consolación 18h. C/ Historiador Dozy 20
  • Testimonio en Barcelona (Maribel y Marcus): 20 de enero a las 17h. Basílica de la Purísima Concepción. Aragó 299, Barcelona.
  • Breve testimonio en la Semana de la Familia de Sevilla:  27 de enero.
  • Anuncio en Sevilla: 28 de enero a las 11:30 en la Parroquia del Espíritu SantoCalle San Isidro Labrador. Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • Retiro para matrimonios en Madrid 2 a 4 de febreroCOMPLETO puedes inscribirte en lista de espera en el siguiente enlace: https://goo.gl/forms/7lUuhJUvnUbtos103

Para más información sobre el retiro pincha aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

Experiencias que marcan.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Señor nos invita a vivir con Él. Nos llama a través de experiencias con Él, de esas que nos hacen recordar el día y la hora exacta en las que ocurrieron. Experiencias que traen como consecuencia un cambio de vida y que después dan fruto. Todo esto es lo que acompaña a una llamada de Dios.

¿Qué experiencia del Evangelio tengo en mi matrimonio? ¿Cómo está cambiando mi matrimonio a medida que voy madurando en la fe? Porque el Evangelio no es una lectura más, ni algo que se medita, el Evangelio se experimenta, se vive. Y vosotros, ¿qué buscáis?

Aterrizado a la vida matrimonial:

Juan: Recuerdo cuando intentamos vivir la pobreza introduciéndonos en un entorno humilde, y no nos arreglábamos apenas, y acabamos descubriendo que la pobreza no se vive así, que no teníamos que renunciar a nuestra educación y nuestro estilo de vida, sino que Dios nos llama a la pobreza de espíritu, que es ese desprendimiento de las cosas para hacernos libres para donarnos. Nos costó años, pero aprendimos.
Mª José: Recuerdo cuando fuimos perseguidos por defender el matrimonio como Dios lo pensó, y sufrimos muchísimo, y tuvimos que marcharnos de aquel lugar. Y lloramos, y nos quedamos solos, pero luego el Señor redimió todo aquello y Nuestra Madre hizo que el Proyecto de matrimonios se extendiera mucho más allá de las fronteras de aquel lugar y se hiciera más grande.
Juan: Y recuerdo cuando teníamos tanta hambre de salvar nuestro matrimonio y buscábamos, y buscábamos y la Virgen nos abrió el camino después de varios años de búsqueda. Y cuando lo encontramos en S. Juan Pablo, vibrábamos con cada catequesis y nos alimentábamos emocionados con cada descubrimiento que íbamos haciendo, y el Señor saciaba nuestra sed.
Mª José: Sí, hemos experimentado en nuestra vida las Bienaventuranzas, el Víacrucis, los misterios del Rosario, y tantas parábolas: La perla escondida, la curación de los leprosos, la lámpara del cuerpo es el ojo, lo de si vuestra justicia no es mayor que la de los Fariseos, el que quiera salvar su vida la perderá… Todo lo hemos practicado en nuestro matrimonio, lo hemos vivido y es real.
Juan: El Evangelio se hace vida, nos da realmente la Vida, porque está en consonancia con cómo hemos sido creados, con nuestra misión, con nuestra vocación. Es una pasada. Alabado sea nuestro Dios que se nos ha querido revelar a través de la Palabra.

Madre,

Cuántas experiencias del Evangelio vivirías Tú junto a Jesús. Era como tratar directamente con la Palabra. Cuántas cosas viviste que guardaste en Tu Corazón. Cuántas experiencias inolvidables. Hoy queremos, Madre, sentarnos a Tu alrededor, para que nos cuentes todas aquellas experiencias de Dios que marcaron Tu vida. Nos encantaría escucharte. Alabado sea el Mesías, el Cristo, que nos llama a seguirle.

A “arremangarse”. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 2, 13-17

EVANGELIO

No he venido a llamar a los justos, sino a pecadores
Lectura del santo Evangelio según San Marcos 2, 13-17

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a la orilla del mar; toda la gente acudía a él y les enseñaba.
Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dice:
-«Sígueme.»
Se levantó y lo siguió.
Sucedió que, mientras estaba él sentado a la mesa en casa, de Leví, muchos publicanos y pecadores se sentaban con Jesús y sus discípulos, pues eran ya muchos los que los seguían.
Los escribas de los fariseos, al ver que comía con pecadores y publicanos, decían a sus discípulos:
-«¿Por qué come con publicanos y pecadores?».
Jesús lo oyó y les dijo:
-«No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a pecadores».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Anuncio en Marbella: 19 de enero. Parroquia Santo Cristo del Calvario. 20:30h
  • Anuncio en Córdoba: 20 de enero. Parroquia Ntra. Sra. de la Consolación 18h. C/ Historiador Dozy 20
  • Breve testimonio en la Semana de la Familia de Sevilla:  27 de enero.
  • Anuncio en Sevilla: 28 de enero a las 11:30 en la Parroquia del Espíritu SantoCalle San Isidro Labrador. Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • Retiro para matrimonios en Madrid 2 a 4 de febreroCOMPLETO puedes inscribirte en lista de espera en el siguiente enlace: https://goo.gl/forms/7lUuhJUvnUbtos103

Para más información sobre el retiro pincha aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

A “arremangarse”.

Jesús nos enseña, que el hecho de que mi esposo sea pecador, no justifica que me aparte de él, que le desprecie o le minusvalore. Jesús me viene a decir hoy con este Evangelio: ¿Tu esposo es pecador? Pues arremángate que necesita ser sanado, yo quiero sanarle y tú eres el medio que necesito. ¿Cómo ser mediación? Come con él/ella. Establece esa relación cordial, de amistad, de conversar juntos. Empatiza. Eso es lo que haría Jesús ¿no?

Jesús llama al recaudador que se enriquece extorsionando a otros, muchos de ellos pobres que no tendrían ni para vivir, a ese que seguramente todos evitarían cruzarse para no tener ni que saludarle. Y le llama para comer con él. ¿Elegiría yo ese compañero de comida? Probablemente el pecado de mi esposo no sea tan grave, y por mucho menos, le estoy negando la palabra. Pues no, si mi esposo fuese perfecto, no me necesitaría. Precisamente porque no lo es, me necesita, así que, os dejo que voy a “arremangarme”. Tengo a alguien muy importante que necesita mi ayuda.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Daniel: Necesito de tu dirección espiritual. Son temas contigo, pero tú eres la persona que mejor me conoce y nadie me puede ayudar mejor que tú. Pero ya sabes, te pido que trates esta conversación desde el punto de vista de dirección espiritual, no de esposa.
Mercedes: Muy bien. ¿A qué hora quedamos?
Daniel: Si te parece bien, a las seis.
(A las seis, se reúnen Daniel y su esposa para tomar un café y charlar).
Daniel: La cuestión es que siento que no me soportas especialmente en mis debilidades, y en mi pecado. Lucho mucho contra esos impulsos que tengo y que estoy intentando controlar, pero no soy capaz de dominarlos. Necesito tu ayuda, no tus desprecios que me hacen fijarme en tus debilidades para verte tan frágil e imperfecta como yo. Y entonces me pregunto ¿por qué siente ese rechazo hacia mí si ella es tan pecadora como yo? No sé, quiero que me respondas qué querrá Dios decirme en este momento. No busco tener razón o no, pero esto es lo que vivo. Busco la voluntad de Dios. Te necesito.
Mercedes: Te diría que Dios quiere que sigas intentando amar, que sigas luchando, porque la perseverancia es la clave. El que persevere se salvará, dice el Señor. Los sarmientos unidos a la Vid, son los que dan fruto. Lo demás, pueden ser sensaciones, malas interpretaciones, otras veces puede que tengas razón, pero comprende que yo también estoy en esa lucha, y últimamente me cuesta especialmente ser misericordiosa con la miseria de los demás. Sé que está mal, pero me pasa como a ti, que intento superarlo y no soy capaz. Y le pido a Dios que me ayude, y le lloro, pero nada. Tenemos que entender que somos limitados ambos y Dios quiere que nos amemos con nuestras limitaciones. Lo que no quiere Dios es que perdamos la Esperanza en que Él nos perdona y Él nos salva. Él hará posible nuestro amor.
Daniel: Gracias, Mercedes. Gracias por tu sinceridad, tu humildad y ese chute de Esperanza que siempre me das. Te quiero.
Mercedes: Gloria a Dios. Te quiero.

Madre,

Necesitamos ser sanados, todos los días. Nuestro matrimonio necesita ser sanado, todos los días. Envíanos la Gracia del Espíritu para que nos purifique y seamos capaces de amarnos como el Señor nos ama. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.