Aunque sientas que va mal. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 14, 1-6

EVANGELIO

En la casa de mi Padre hay muchas moradas
Lectura del santo Evangelio según san Juan 14, 1-6

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no, os lo habría dicho, porque me voy a prepararos un lugar. Cuando vaya y os prepare un lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino». Tomás le dice:
«Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?».
Jesús le responde:
«Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Próximos Anuncios: Madrid

  • 4 de noviembre, 20h. Parroquia Ntra. Sra. del Rosario Hoyo de Manzanares. Av. de la Paloma 1.
  • 5 noviembre 11-16:30h. Templo de Ntra. Sra. de Lourdes y San Justino. C/ San Juan de Mata, 30 Renovación Carismática
  • 6 de noviembre (Lunes), 21h. Boadilla. Parroquia Santo Cristo de la Misericordia C/ Miguel de Unamuno, 10

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Aunque sientas que va mal.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

“No se turbe vuestro corazón” Qué importante mensaje del Señor, y qué tranquilizador, sobre todo entendiendo que Jesús lo está diciendo en la tarde anterior al día de su Pasión. Imaginemos el ambiente tan enrarecido que vivían los discípulos en aquella situación. Yo a veces puedo vivir en mi vida momentos convulsos. Momentos de desasosiego, de no entender nada, de angustia, por las circunstancias, porque mi unión con mi esposo no es lo que esperaba o como desearía, o para lo que he sido creado.

Pero el Señor hoy me dice mirándome a los ojos: “No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí… os prepararé un lugar, volveré y os llevaré conmigo”. Dice San Pablo que nos gloriamos en la tribulación, porque genera paciencia, la paciencia virtud, la virtud esperanza y la esperanza no falla porque Dios ha derramado el Espíritu Santo en nuestros corazones. Amén.

Señor, hoy me dices que me tranquilice, que crea en Ti, que persevere. Tú eres fiel, y nada me separará de Tu amor. Por grande que sea mi mal, por grandes que sean mis dificultades, Tu amor es más grande. Confío en ti, Señor.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Pedro: No sé, con lo bien que íbamos, y de repente esta crisis.
María: Sí, te noto muy lejos de mí. He experimentado sentirte “hueso de mis huesos y carne de mi carne”, pero ahora, estás como nervioso y yo estoy triste. No siento que estés tú en mí y yo en ti.
Pedro: Sí, y yo tengo la sensación de que ya no soy importante para ti. Parece como si tuvieses la cabeza en otras prioridades…
María: Pues no es así… Pero no importa lo que sintamos o las sensaciones que tengamos el uno del otro. No podemos desfallecer. El Señor nos dice que no se turbe nuestro corazón. Él está con nosotros, porque no le hemos abandonado y seguimos contando con Él, así que confiamos en Él.
Pedro: Sí, los matrimonios también pasamos noches oscuras. Temporadas en las que no nos sentimos unidos, pero aun así, tenemos que seguir trabajando para ser fieles a la vocación que Dios nos ha encomendado. Aunque el Demonio se cuele, no vamos a desfallecer. Es una prueba para que demostremos que seguiremos amándonos en cualquier situación, así que continuaremos esforzándonos y no perderemos la Esperanza. En ti confiamos, Señor.

Madre

De los esposos, ruega por nosotros.
Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene, nada le falta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *