Atrévete a preguntarle. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 5, 31-47

EVANGELIO
Hay uno que os acusa: Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza
Lectura del santo Evangelio según san Juan 5, 31-47

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos:
«Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero. Hay otro que da testimonio de mí, y sé que es verdadero el testimonio que da de mí.
Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio en favor de la verdad. No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para que vosotros os salvéis. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y vosotros quisisteis gozar un instante de su luz.
Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: las obras que el Padre me ha concedido llevar a cabo, esas obras que hago dan testimonio de mí: que el Padre me ha enviado.
Y el Padre que me envió, él mismo ha dado testimonio de mí. Nunca habéis escuchado su voz, ni visto su rostro, y su palabra no habita en vosotros, porque al que él envió no le creéis.
Estudiáis las Escrituras pensando encontrar en ellas vida eterna; pues ellas están dando testimonio de mí, ¡y no queréis venir a mí para tener vida! No recibo gloria de los hombres; además, os conozco y sé que el amor de Dios no está en vosotros.
Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibisteis; si otro viene en nombre propio, a ése si lo recibiréis.
¿Cómo podréis creer vosotros, que aceptáis gloria unos de otros y no buscáis la gloria que viene del único Dios? No penséis que yo os voy a acusar ante el Padre, hay uno que os acusa: Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza. Si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero, si no creéis en sus escritos, ¿cómo vais a creer en mis palabras?»

Palabra del Señor.

Atrévete a preguntarle.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

“Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero”. Jesús quiere que creamos en Él, no por lo que Él dice de sí mismo, no lo que Él hace por sí mismo, sino porque el Padre da testimonio de Él. Ante el juicio de los Fariseos, Cristo presenta a Dios Padre como Su testigo, y a sus obras ya que, como dijo Nicodemo: “Nadie puede hacer las señales que tú haces, si Dios no está con él”.

Aun con todo, Cristo brillaba con luz propia, mientras que nosotros necesitamos del Espíritu Santo como el aceite que hace que alumbre nuestra lámpara. Pero como dice San Agustín, nuestra lámpara en la noche, lo único que hace es dar muestras de que existe la Luz y que el día llegará. No podemos apuntar a nosotros mismos, tenemos que apuntar necesariamente a la Luz.

¿Qué podemos deducir los esposos de todo esto?. Diríamos que tres cosas.
1. Que no puedo defender mi verdad por mí mismo, sin caer en un acto de vanidad que me dejaría en ridículo antes o después. Por tanto, necesito del testimonio de otros: Sería importante preguntarle a mi esposo si le parece que estoy siendo testigo del amor de Dios como esposo. Es cierto que su visión de mí no será perfecta, pero puede darme muchas pistas: ¿Testificaría a mi favor en el Juicio final? También es importante preguntarle a Dios en la oración, confrontándome con el Evangelio.
2. Que brillo con la luz de Dios: “Os conozco y sé que el amor no está en vosotros” es decir, que necesito de la Gracia para poder ser un auténtico esposo. Por tanto no soy autor de mis éxitos, sino testigo de las obras de Dios en mí.
3. Que con nuestro matrimonio no nos apuntamos a nosotros mismos, sino que apuntamos a la auténtica Alianza, la eterna, que es la de Dios con el mundo a través de Su Hijo. Apuntamos a la Santísima Trinidad.

Decía un sacerdote, que el mejor examen de conciencia lo hacíamos preguntándole a nuestro esposo: ¿Qué puedo mejorar? ¿Qué hago de mal? Si de verdad estás dispuesto a ir a Dios ¡Animo! Pregúntale a tu esposo

Madre,
Te ruego me des valentía para vivir en la verdad e ir a por todas. Hoy le doy gracias al Padre por todo lo Bueno que ha puesto en mi esposo y en nuestro matrimonio para que seamos testigos de Su amor. Alabado sea el Señor por siempre. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *