Aprendiendo a recibir. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 17, 11-19

EVANGELIO

¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 17, 11-19

Una vez, yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Cuando iba a entrar en una ciudad, vinieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían:
«Jesús, maestro, ten compasión de nosotros».
Al verlos, les dijo:
«Id a presentaros a los sacerdotes».
Y, sucedió que, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias.
Este era un samaritano.
Jesús tomó la palabra y dijo:
«¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?».
Y le dijo:
«Levántate, vete; tu fe te ha salvado».

Palabra del Señor.

Nota: Retiro para matrimonios en BARCELONA: Accede a toda la información aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

Aprendiendo a recibir.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El agradecimiento es la relación normal que debe haber entre el bienhechor y el beneficiario. ¿Qué otro tipo de relación debería tener con Dios? Me pregunto cuántas veces no soy agradecido, cuando debería estar constantemente en esa actitud. Pero a agradecer, también se aprende. ¿Cómo? Aprendiendo a recibir. Hay gente que no apetece darle nada porque se sabe de antemano que no van a valorar lo que les des, y puede que esta sea mi actitud con Dios. Puede que esté más pendiente de los “peros” que pongo a lo que me ha dado, que de lo que he recibido.

Pero hoy quiero repasar la lista de lo recibido, Señor. Es interminable. ¿Qué hay en mí que no haya recibido? Y estoy tan contento con la vida, con el esposo que me has dado, con mis hijos, con la gente que me quiere, con lo que tengo, con lo que me espera, con Tu promesa… En esto de aprender a recibir, tengo que seguir mejorando. Alabado seas por siempre, Señor.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Jorge: Me quedé tan sorprendido de verlos tristes. Los dos jóvenes, sin apuros económicos, es más, bastante holgados. Físicamente bien parecidos, con varios hijos súper majos, su buena casa… Los dos personas profundas, cristianos, etc. Y son unos desgraciados.
Marga: Pues no lo entiendo. Que me dejen a mí en su lugar.
Jorge: ¿Ves? A esto me refiero. Tú estarías dispuesta a cambiarte por ellos ¿Por qué? ¿No valoras lo que tenemos?
Marga: Sí, pero a nosotros no nos sobra el dinero.
Jorge: ¿Y qué? La gente que lo tiene no es feliz tampoco. Te habitúas a lo bueno y dejas de apreciarlo. Y en cambio, a lo malo no hay manera de habituarse. Tenemos que aprender a dar gracias constantemente. No verás triste a nadie que dé las gracias. No verás quejoso a nadie que dé las gracias. No verás prepotente a nadie que dé las gracias. A lo mejor es esa actitud de agradecimiento la que nos hace vivir felices ¿No te parece?
Marga: Qué importante lo que dices. Pues tienes razón. A partir de hoy, voy a dar constantemente las gracias a Dios y a ti, por todo lo que me dais.
Jorge: ¿Sabes a dónde te llevará eso además de a la alegría?
Marga: No.
Jorge: A la humildad.

Madre,
Ahora entiendo por qué empiezas tu oración del Magníficat con esa frase: “Proclama mi alma la grandeza del Señor” Esa es tu actitud de agradecimiento que te llena el alma de alegría. Dame querida Madre el don de la gratitud, para que sepa siempre recibir como corresponde todo lo que Dios me da. ¡Gracias Señor! ¡Gracias! Alabado seas por siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *