Adondequiera que vayas. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 9, 57-62

Todo amor requiere de un compromiso, una alianza. Cuando nos casamos, me comprometo con mi esposo/a todos los días de mi vida, pase lo que pase. Sin excusas. Esto es amar, y no la complacencia de “sentir” amor.

EVANGELIO

Te seguiré adondequiera que vayas.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 57-62

En aquel tiempo, mientras Jesús y sus discípulos iban de camino, le dijo uno:
«Te seguiré adondequiera que vayas».
Jesús le respondió:
«Las zorras tienen madriguera, y los pájaros del cielo nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza».
A otro le dijo:
«Sígueme».
Él respondió:
«Señor, déjame primero ir a enterrar a mi padre».
Le contestó:
«Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios».
Otro le dijo:
«Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de los de mi casa».
Jesús le contestó:
«Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás vale para el reino de Dios».

Palabra del Señor.
Notas: Próximas misiones.

  • Experiencia de Amor Matrimonial Málaga y Mallorca, en Málaga y Campamento para los niños: 05, 06 y 07 de octubre. Rezad por los frutos.
  • Anuncio en Pamplona: Lunes 8 de octubre a las 20h en el Seminario de Pamplona.
  • Anuncios en Sevilla:
    • Viernes 19 de octubre 20:30 h. Parroquia de San Sebastián (Salón San Juan Pablo II)
    • Sábado 20 de octubre 18:30 h. Parroquia Santiago el Mayor. Calle Ponce de León s/n. 41710 Utrera (Sevilla)
  • Retiro en Barcelona: 26, 27 y 28 de octubre (Casa de Espiritualidad María Inmaculada. Tiana). Infórmate aquí: http://wp.me/p6AdRz-1mY
  • Retiro en Valladolid: 23, 24 y 25 de noviembre (Casa de Espiritualidad Sagrado Corazón)
  • Retiro en Pamplona: 14, 15 y 16 de diciembre (Casa de Javier)
  • Ver más en http://proyectoamorconyugal.es/misiones-y-noticias/

Adondequiera que vayas.

Eso sí que es una apuesta firme. Todo amor requiere de un compromiso, una alianza. Ser fiel a esa alianza demuestra que se es fiel a ese amor. Cuanto mayor es el amor, mayor es el compromiso, de manera que no es lo mismo comprometerme a dedicarte un rato cuando me venga bien, que comprometerme a entregarte mi pasado, mi presente y mi futuro. Por eso, no hay mayor amor que entregar la vida por los amigos. En nuestro caso, por nuestro esposo.

Decirle al Señor “te seguiré adondequiera que vayas”, es mucha tela. Pero cuando nos casamos, es lo que venimos a decirle en nuestro esposo: Nos comprometemos contigo, en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida. ¡Menuda alianza! ¡Es la caña! Un compromiso para todos y cada uno de los días de mi vida, pase lo que pase. Esté triste o contento, cansado o descansado, aburrido o emocionado… Sin excusas, como vemos en el Evangelio, sin dilación. Bien, pues esto es amar, y no la complacencia de “sentir” amor. Este compromiso es lo que nos hace grandes, nos da la dignidad de esposos.

Comentario del Evangelio para Matrimonios:

Paco: Niños, ¿Papá y Mamá se quieren?
Niños: Síííí
Paco: ¿Por qué sabéis que se quieren?
Niños: Porque os habéis casado y seguís juntitos.
Paco: Muy bien. Conozco a un chico que no se quiere casar con su novia. ¿Creéis que la quiere?
Niños: Noooo
Paco: Y una chica que dice que estará con su novio mientras las cosas vayan bien y ella esté a gusto con él. ¿Creéis que esa chica quiere a su novio?
Niños: Noooo
Paco: Y ahora, una pregunta difícil. Un hombre se casa, y pasados unos años, se va de casa y deja su familia para irse con otra mujer. Su esposa, sufre mucho, pero no le odia, sino que sigue rezando por él y esperándole, y ofrece sacrificios por él. ¿Creéis que esa esposa quiere mucho a su marido?
Niños: Sííí, ¡Mucho!
Paco: Pero ¿Mucho, mucho? ¿Por qué?
Niños: Porque se casó con él para siempre y le sigue queriendo para siempre, siempre.
Paco: Muy bien. Veo que lo tenéis más claro que muchos adultos de hoy en día. No dejéis que nadie os convenza de lo contrario.

Madre,

Qué pena que los jóvenes de hoy no quieran casarse, eso significa que no son capaces de amar. Son víctimas de una generación que les ha convencido de que el amor no existe. Madre, que seamos testigos del amor de Dios entre los esposos, para que los jóvenes vuelvan a recuperar la ilusión por amarse. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Un pensamiento en “Adondequiera que vayas. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 9, 57-62

  1. Petra

    El seguimiento de Jesús es exigente, pues se trata de seguir no un estilo o modelo, sino de seguirlo a él; no de estar en su compañía, sino de estar en él; no de compartir el tiempo, sino vivir de él; no de ofrecerle lo que tenemos, sino de llenarnos de él; no de anclarnos en la seguridad del pasado, sino de salir en su búsqueda. Se trata de estar en la más completa disponibilidad, de ponernos bajo su bandera y esperar en él.
    El matrimonio tiene que ser eso. Seguir a Jesús en el estado que nos indique. Si las parejas que creemos estar enaenamorado queremos estar juntos toda la vida, podemos descubrir que el enamoramiento no es otra cosa más grande sino que seguir a Jesús en un estado concreto sacramentalmente( orden sacerdotal; consagración; celibato; matrimonio; etc.), “otro gallo cantaría”… Es bonito creer estar enamorada cuando todo circula sobre ruedas… Es difícil, pero no imposible. Si realmente vemos claro que no todo será color de rosa, ni del color que queremos verlo individualmente, sino que queremos seguir a JJesús esa persona…, adelante, no nos faltará Su sostén para lograr ser feliz en nuestro matrimonio y demostrarlo a nuestro alrededor parque otras quieran realizarlo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *