A quien Dios elige. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 21, 15-19

Jesús eligió a mi esposa/o para mí y mi misión es amarla/o aunque me falle, como hizo Él con Pedro y conmigo.

EVANGELIO

Apacienta mis corderos, pastorea mis ovejas
Lectura del santo Evangelio según san Juan 21, 15-19

Habiéndose aparecido Jesús a sus discípulos, después de comer con ellos, le dice a Simón Pedro:
«Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?».
Él le contestó:
«Sí, Señor, tú, sabes que te quiero».
Jesús le dice:
«Apacienta mis corderos».
Por segunda vez le pregunta:
«Simón, hijo de Juan, ¿me amas?».
Él le contesta:
«Sí, Señor, tú sabes que te quiero».
Él le dice:
«Pastorea mis ovejas».
Por tercera vez le pregunta:
«Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?».
Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez: «¿Me quieres?» y le contestó:
«Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero».
Jesús le dice:
«Apacienta mis ovejas. En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras».
Esto dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios.
Dicho esto, añadió:
«Sígueme».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Anuncio en Valladolid: Viernes 25 de mayo, a las 20h en el Centro de Espiritualidad del Corazón de Jesús. Calle del Santuario, 26, 47002 Valladolid.
  • Retiro en Madrid: 8, 9 y 10 de junio.  Para informarte pincha aquí: https://wp.me/p6AdRz-FX
  • Retiro en Córdoba: Apertura de inscripciones mañana sábado día 19 de mayo a las 19h. Fechas 29 y 30 de junio y 1 de julio.

A quien Dios elige.

Algunos Padres de la Iglesia opinan que el Señor le preguntó a Pedro 3 veces que si lo amaba, por las tres veces que lo había negado. Pero la pregunta que yo me hago es ¿Por qué elige a Pedro como Pastor de la Iglesia Universal y no a Juan que estuvo fiel a los pies de la Cruz? Los hombres habríamos elegido a Juan por su fidelidad. Jesús en cambio escoge a Pedro porque era el que más le amaba, aunque le hubiera fallado. De hecho, dejó que cayera estrepitosamente en las tres negaciones para arrancarle ese orgullo vanidoso que le hacía confiar demasiado en sí mismo. Cristo sabe ver lo bello y lo bueno en Pedro, y sabe ver el amor de Pedro en lo profundo de su corazón.

También a mí me dejó caer estrepitosamente para después recuperarme, pero como dice el Señor, a quien mucho se le perdonó, mucho ama. Ahora que le amo, me envía para llevar el Evangelio en la vida a las personas que me ha puesto. Él eligió a mi esposo para mí, así que me dejaré de tonterías y me lanzaré a la misión que me ha encomendado de ser su esposo. Estoy preparado para amarle cuando me falle como hizo Él con Pedro y conmigo.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Laura: Yo veo al marido de Teresa, y me da una envidia… Siempre tan atento, se le ve tan enamorado… Yo se lo cambiaba, vaya.
Matrimonio Tutor: Pero tu marido, con todos sus defectos, te ama más. Probablemente, más que el marido de Teresa a Teresa.
Laura: Venga ya…
Matrimonio Tutor: Que tu esposo se equivoque o no cumpla con tus expectativas, no significa que no te quiera.
Laura: No tengo esa sensación.
Matrimonio Tutor: Te ha entregado su vida, es el único que lo ha hecho. Dios lo eligió para ti. Aprende a mirarle como Él le mira.

Madre,

Enséñanos a acoger nuestra misión sin juzgar a nuestros esposos. Enséñanos a descubrir lo bello y lo bueno en ellos. Y mantennos cerca de Jesús. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *